Negociarán con los ministros una baja de hasta 20% en cargos políticos

Negociarán con los ministros una baja de hasta 20% en cargos políticos

183
0
Compartir


11:00 Marcos Peña convocará a los jefes de todas las áreas para que reduzcan sus estructuras y dar señales de austeridad

Por: Mariano Obarrio
Pasó la negociación con los gobernadores, ahora viene otra muy dura con el propio gabinete. El jefe de Gabinete, Marcos Peña , convocará a la Casa Rosada desde esta semana a todos los ministros por separado para negociar con cada uno un plan de recorte de entre el 15 y el 20% de cargos políticos.

“Está entre un 15 y 20% de cargos, atado a una reducción idéntica en la partida de salarios de la línea de jerárquicos”, dijo un ministro. Se anunciaría a mediados de diciembre próximo.

Según pudo saber LA NACION de fuentes oficiales, hay unos 3000 cargos en toda la administración pública nacional, entre ministros, secretarios de Estado, subsecretarios, directores y coordinadores. Si se respetara el porcentaje de ajuste, se eliminarían entre 450 y 600 nombramientos políticos, muchos de esta gestión. El requisito es que se ajusten todos los niveles: de secretarios a coordinadores.

Se pretende dar una señal de “austeridad y eficiencia” en la gestión. El proyecto es parte del “reformismo permanente” lanzado por Mauricio Macri y que incluye reforma tributaria, pacto fiscal con las provincias, reforma laboral y simplificación de burocracia estatal.

“El objetivo es mostrar que nos ajustamos el cinturón nosotros también, dar eficiencia a la gestión, evitar la duplicidad de funciones y bajar el déficit fiscal”, dijo a LA NACION un allegado a un ministro.

El que convocará a los ministros será el vicejefe de Gabinete Mario Quintana, que está a cargo del rediseño de la estructura junto al ministro de Modernización, Andrés Ibarra. En la reunión de gabinete del martes último, Quintana oficializó el plan que había adelantado LA NACION hace dos semanas. En las reuniones participarán Ibarra, Peña y el otro vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui.

Como parte de la “optimización de las estructuras jerárquicas del Estado”, Peña pidió en esa reunión del gabinete “mayor austeridad”.

En el Poder Ejecutivo hay 20 ministerios, 87 secretarías, 207 subsecretarías y 687 direcciones. Por debajo de las direcciones, miles de coordinaciones.

Por ejemplo, bajo un director de área puede haber un coordinador de Estudios y Análisis de Gastos en Personal, otro de Información y Evaluación de Costos Salariales y otro más de Impacto Presupuestario de las Negociaciones Colectivas. O un coordinador de Centros de Integración Comunitaria de Móviles de Conectividad Ferro-Fluvial y otro de Centros de Integración Comunitaria de Móviles de Conectividad Terrestre.

Ibarra, Quintana y Lopetegui negociarán con cada ministro la reducción de ese 15 o 20% de cargos políticos y un porcentaje igual de esa masa salarial. No se reducirán los ministerios, pero sí las secretarías de Estado, subsecretarías, direcciones y coordinaciones.

“Cada ministro podrá definir dónde recorta, pero debe ser en todos los niveles. No sólo coordinaciones, por ejemplo. Y eso debe traducirse en un ajuste de la masa salarial de jerárquicos”, dijeron en la Casa Rosada.

“La sociedad ya se ajustó el cinturón y tenemos que mostrar que no tenemos privilegios”, dijo Macri al gabinete. Cada ministro dirá qué necesita y elegirá a los prescindibles, por desempeño o menor confianza. En la Casa Rosada, originalmente, se evaluó cortar toda una franja de cargos jerárquicos y eliminar, por ejemplo, todas las subsecretarías de Estado. Pero era complicado porque las funciones debían pasar a los cargos superiores o inferiores. Se optó por un porcentaje a definir esta semana.

Se preservarán los cargos que por eficiencia, necesidad o confianza cada ministro privilegie. El objetivo es tranquilizar a los ministros: el tema generó tensión entre funcionarios y subalternos.

También se buscará reducir trabajadores que no cumplan objetivos de desempeño y presentismo bajo la modalidad de contratos temporarios por el artículo 9 de la ley de empleo público. Vencen año a año y la mayoría se renueva en forma automática. Hay unos 60.000 en el Estado. El criterio de Ibarra y de Macri es que si cumplen su función, y tienen buen presentismo, deberían continuar.

El desempeño y el presentismo se están midiendo con diversos sistemas dentro del Estado. También habrá un plan de reducción de empleados de planta permanente a través de retiros voluntarios y jubilaciones. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta