Thyssen-Krupp tomó distancia, las baterías no se cambiaron y nos acercamos a...

Thyssen-Krupp tomó distancia, las baterías no se cambiaron y nos acercamos a la teoría del desastre inducido

6198
21
Compartir


10:30 – El día 21 de este mes publicamos una nota donde nos preguntábamos si el ARA San Juan no había sido víctima de la corrupción K, del relato, de la vanalogrización política fácil, el exitismo gaucho y el populismo que tanto mal nos hizo y nos hace a los argentinos dentro y fuera del país. Claro está que con cargo mayor al gobierno anterior quien tomó la iniciativa de mandar al submarino al escalón de media vida en talleres nacionales, pero sin esquivarle al bulto de responsabilizar al actual que hace dos años está operando estas máquinas y todas las Fuerzas Armadas del país, sin decidir si las quiere, cómo las quiere y para qué las quiere.

Dicho esto y en virtud de los negros nubarrones que se ciernen sobre el destino de la nave, ya que transitamos el 8vo día, con la flota de la OTAN y sus alrededores peinando el fondo marino sin resultados positivos y el agravante de tomar cuerpo el concepto fatídico de “Anomalía acústica”, que lleva a pensar en una explosión, las miradas comienzan a girar hacia los constructores del submarino y preventivamente la empresa Thyssen-Krupp salió a dejar las cosas en claro, tal como hoy detalla Clarín: “El ARA San Juan’, un submarino del tipo TR 1700, fue construido en nuestra antigua planta Nordseewerken de Emden y entregado al cliente en 1985“. Lacónico el mensaje, deja claro una cosa: a partir de 1985 Alemania dejó de tener injerencia en la máquina y el más importante de los escalones preventivos, no se hizo en fábrica.

El eslabón perdido

No es una presunción, en la web de Tandanor en el apartado “Grandes obras”, figura la reparación de media vida, corte, re motorización y energía del ARA San Juan y en la sección “Baterías”, dice expresamente: “También se le realizó un replacado y la reparación integral de cada una de las 960 baterías que hacen funcionar al submarino y se repararon las válvulas y demás mecanismos del submarino para alcanzar su condición original”.

En los sitios especializados del mundo, se puede encontrar suficiente información sobre el avance en materia de acumuladores de energía, que han dejado de utilizar los ácidos reactivos y el plomo para la excitación de las placas y se han sustituído por componentes menos peligrosos, materiales más livianos, volúmenes más pequeños y capacidades de almacenamiento mayor que aquellas viejas baterías de 500 kilos cada una, buenas para su época pero superadas hace 30 años.

En el ARA San Juan las baterías nunca se cambiaron, sino como dice Tandanor, se procedió al “replacado”. Como mala comparación es parecido a la vieja tradición de los años 70/80 cuando en el país se vendían las baterías para auto “acondicionadas a nuevas”, que costaban la mitad. Para tal fin, el Ministerio de Defensa, hizo un convenio con la fábrica de baterías “VARTA” y como señala hoy clarín, asignándole cargo a una fuente naval, dice: “La Armada tenía “un convenio con Varta y capacitan en forma permanente a personal de la Armada para las tareas de reemplazo porque las baterías pueden perder hidrógeno, que es muy peligroso”.

Hoy ya trasciende con carácter de hecho consumado, que el problema de la “anomalía acústica” está asociado a una explosión, producto de un cortocircuito, como consecuencia de una deficiencia en las baterías.

El diario la Nación expresa hoy: “Una de las versiones más verosímiles es la de una explosión producto de un cortocircuito en el bloque de 960 baterías que dan energía al TR-1700. Ese cortocircuito habría generado un arco voltaico entre las baterías y el casco de la nave. Algo así como un relámpago en un recinto cerrado, un relámpago imparable. De haber ocurrido eso, la onda expansiva podría haber tenido consecuencias letales dentro de la nave, aun cuando no hubiese puesto necesariamente en riesgo de colapso el barco”.

La lógica ciudadana

Un asiduo lector de OPI Santa Cruz y distinguido forista del espacio de discusión que admite nuestro medio, el señor Javier Walter Sofía, escribió ayer un posteo al pie de nuestra nota “Ecos falsos y tiempo exiguo”, que por su claridad y puntual objetividad en destacar los puntos más importantes de este hecho, creímos necesario reproducirla para lectura relacionada con el tema que hoy nos preocupa. Aquí transcribimos de manera textual, su contenido (Algunas frases/conceptos fueron resaltadas por OPI para destacarlas)

Javier Walter Sofía: Disculpen la crudeza, pero entre los imbéciles de un lado y otro de la mesa discutiendo lo hipotético y blandiendo teorías de conspiración, docenas de expertos en asuntos que nada tienen que ver como los 33 mineros y las torres gemelas, y una interminable prole de descerebrados diciendo cualquier cosa por las redes sociales y en los comentarios de las noticias de prensa; detrás de ellos en el dintel del edificio Libertad están parados, desesperados y desamparados los familiares de los tripulantes.

La prensa ha demostrado, una vez mas, su bajeza y mediocridad tal como lo hizo con el avión extraviado del aeropuerto de San Fernando, con Maldonado y otros tantos sucesos que contemporáneos nos han dolido a todos.

Ninguno de los políticos de la “década ganada” abrió la boca para decir algo, y como lo dije antes me juego que los políticos del “cambio”, seguro de la mano de su asesor espiritual (exactamente como lo hizo con Maldonado) se estará refregando las manos para aprovecharse del tema políticamente, no por nada la única comunicación oficial de carácter político fue por Twitter.

Pero lo fáctico se lo han pasado bien por el orto, hemos asistido a un “no hay problema, es solo problema de comunicación, el submarino debe estar en superficie al garete” por parte de voceros de la Armada, cuando lo correcto hubiera sido enviar DE INMEDIATO a una nave de apoyo cuando el S-42 (ARA San Juan) declaró una avería.

¿O acaso no sabían que en las reparaciones de Tandanor se declaró (literalmente) que “la situación del navío requirió una intervención de esta magnitud para mejorar la calidad de navegación deteriorada por las emisiones de hidrógeno de sus baterías que ponían en riesgo a la tripulación y al propio submarino”? (aprovechen y vean el video antes que lo saquen de la página de Tandanor). 

¿Tampoco sabían que esas fueron las mismas baterías que se “reacondicionaron” y que se reemplazaron por baterías iguales y de la misma antigüedad en depósito?, claro, comprar baterías de alta tecnología, nuevas y que no fueran de plomo/ácido significaba un costo relativo de cerca del 30% del valor de la nave, cosa que parece que nadie estuvo dispuesto a afrontar… total ninguno de los políticos corruptos habrían de jugarse la vida dentro del S-42. 

Y digo esto porque si leemos en detalle los manuales técnicos del modelo TR 1700 de Thyssen Nordseewerke (el fabricante del S-42, ARA San Juan), veremos que recomiendan el cambio cada 5 años de los bancos de baterías por unidades nuevas. Como añadidura ya para el año de los trabajos de media vida existían baterías de alta tecnología mucho más livianas, seguras y de mejor rendimiento que las que fueron reinstaladas en el ARA San Juan, en raro que a las que pusieron no las hubieran -además- atado con alambre. 

Ya la cadena alemana DW ensayó en lavado de manos cuando declaró que “las baterías del submarino fueron reparadas en un astillero argentino”, cosa seria viniendo de los alemanes.

La ignorancia supina se derramó, otra vez, sobre el sufrimiento de las familias; un conductor de televisión llegó a preguntar “si el submarino está a 100 metros de profundidad ¿pueden abrir una escotilla y salir a la superficie?”, una burla absurda, una falta de respeto tanto para la tripulación como para sus familiares.

El desconocimiento del mar, de lo mas elemental de él demuestra que estamos de espaldas a ese territorio que por argentino podría representar el futuro del país, pero claro, allí no hay votos y los pocos que lo navegan son solo “milicos” como dijera aquel gobernador promotor de la obra pública inconclusa olvidándose del Comandante Luis Piedra Buena, un marino que la hizo en Patagonia y que sin su coraje -y el de otros- estas tierras tendrían otra bandera.

¿Qué queda?, tal vez callarse la boca y rezar por que la tripulación vuelva a sus hogares, porque lo otro ya es conocido: en esta nuestra querida Argentina nadie se hace responsable de algo, nuestra vida vale nada tanto para salir a un parque a disfrutar el verde y ser asesinado por un moto chorro como para internarse en la dureza del océano en un nave que por ninguna razón debería haber recibido la orden de “seguir a puerto” con sus antecedentes.

Ya lo dije: ¿ustedes pensaron que las consecuencias de la corrupción, la falta de previsión y la incompetencia se terminaron por haber cambiado de partido político?, voy a decepcionarlos, todavía faltan muchos años y mucho sufrimiento para que llegue a su fin. 

Y sí, acá hay responsables pasados y presentes pero dudo mucho que tengan los cojones bien puestos para hacerse cargo. (Agencia OPI Santa Cruz)

21 Comentarios

    • Esperá a que el próximo “submarino” se llame ATUCHA II, donde hicieron el mismo tipo de berretadas que en el ARA San Juan.

  1. Sofía publicó un reporte extensísimo en la red privada JWRed el día de ayer, en uno de los apartados titulado “la química del mar” describe con exactitud los procesos físicos y químicos de los componentes de las baterías con la atmósfera interna del submarino y con el espacio marítimo, incluye además los procesos de compresión del metal a grandes profundidades; concluye con algo terrible que fue comentado por miles de usuarios y criticados por otros y que ahora la Armada confirma, él dice: “el hidrógeno que pueden perder las baterías es explosivo”.
    Agregó ayer además con una letra cargada de dolor un dato recibido anteayer sin confirmar la fuente, dijo: “ya hace una semana se busca al submarino, pero no se ha tenido en cuenta que las unidades de profundidad de la red sísmica global y la red de sensores subacuáticos instalados en la dorsal atlántica registraron una onda de presión submarina que surgen de un punto por debajo de la plataforma continental argentina y en la pendiente del talud submarino que cae a profundidades abismales, esta onda puede representar una explosión submarina y esto debe ser comunicado a los familiares pues puede tratarse de una ruptura violenta de la geología submarina o del propio S-42 ya que sucedió justo en la zona del último contacto”.

      • Ud. no puede hacerlo si no es un miembro inscripto directo, familiar o invitado de cualquiera de los 900 Mill. de usuarios, ya lo expliqué en otra oportunidad.
        Tal vez a partir del año 2020, esto está sonando recientemente, la red privada se convierta en red pública calificada, pero son solo rumores.
        A mi opinión individual, y me hago cargo de esto que digo, me parece bien que la JWRed sea privada porque se conserva en su entorno la seriedad de la información y sus fuentes que son de alta calidad y confiables.
        Tal vez se haya dado cuenta Ud. Sr. Diego que hasta el día que se publicó el comentario incrustado en esta nota, exclusivo de OPI Santa Cruz, los avisos relativos a la corrupción del servicio del ARA San Juan incluso los que hizo este medio, habían pasado desatendidos por todos los medios nacionales.
        No fue sino hasta la intervención de J.W. Sofía y la valiosísima gestión de OPI Santa Cruz que la noticia general incluyó lo que se ha transformado en una verdad a todas voces y desde la cual han surgido revelaciones de los años 2005, 2007, 2010, 2011 y 2014 donde esta situación técnica ya se advertía y donde se denunciaron procesos de coimas desatendidos por la justicia en aquel momento y por el actual gobierno.
        Solo para referirla la importancia de la privacidad de JWRed, mencionaré un mensaje emergente que nos aparece cuando ingresamos a ella y que queda activo mientras navegamos, dice: “Usted no debe considerar los contenidos de JWRed como un juego, el buen manejo de estos es uno de los aspectos más serios de nuestra vida diaria porque la información es en si misma un poder que en buenas manos e intenciones puede construir en beneficio de todos”.

        • esa red es un verso mi estimado…. no existe en ningún lado. no hay en el mundo red que no esté registrada y esta es imposible de encontrar aún buscandola con la Deep web, por eso nunca se postea un link donde acceder. El verso de que es privada para darle un tinte de seriedad se cae solo

  2. YA DEBERIAN RENUNCIAR TODAS LAS KUPULAS DE LA MARINA ARGENTINA Y DE LA ARMADA , LOS JERARKAS Y TODA LA KADENA DE MANDO SI TUVIERAN DIGNIDAD Y NOBLEZA HUMANA Y COMO PROFESIONALES QUE SON DECIR : ” HEMOS FALLADO ” DAR UN PASO AL KOSTADO PONERSE A DISPOSICION PARA LA INVESTIGACION Y QUE ENTRE GENTE FRESCA DE MENTE E IDEOLOGIA NEUTRAL AL SERVICIO DE LA PATRIA YSUS INTERSES Y AL SERVICIO DE SUS BOLSILLOS, ESE SERIA UN GESTO QUE ESPERAMOS TODOS LOS ARGENTINOS Y NO QUE SE ATRONILLEN A SUS SUELDOS Y KOMODIDADES KOMO LOS POLITICOS ARGENTINOS . SERIA UN GESTO AL MUNDO ENTERO . PORQUE SI SE QUEDAN NOS VERAN A TODOS LOS ARGENTINOS COMO UNOS ATORRARRANTES Y SINVERGUENZAS

  3. Estan acomodando el relato, ya que si logran sacarlo de donde está, el agujero se va a notar y no van a saber disfrazarlo. No ha habidpo explosión, la explosión fue del torpedo de le asestó un submarino ruso o norcoreano que patrullan esas aguas, algunos cuidando los falsos pesqueros. Pero hay que hacer la pregunta ¿el submarino iba solo? siempre van acompañados de una corbeta de apoyo en la superficie ¿no había o las características de la misión lo impedían? Comienzan de a poco con el cuento de la explosión, que digan de una vez que fue torpedeado, pero claro, flor de “quilombo” diplomático. Vivimos de mentira en mentira, como nos han vacunado en estos 34 años de democracia y seguimos pagando ineptos en los más altos cargos.

  4. Leímos con pena el reporte de Sofía ayer, hoy se confirmaron letra por letra muchos de sus contenidos, ¿Cómo es posible que alguien en el borde del mapa aquí en el sur patagónico pueda haber hecho tales análisis de situación, no ayer sino desde el mismo día que se perdió contacto y el estado con toda su infraestructura haya dado vueltas como trompo por mas de una semana permitiendo que la desinformación haya sido el factor predominante que hoy le explotó en la cara con la angustia de los familiares?.
    Yo leí las más de 700 páginas del reporte y Elías, y OPI si me permite, me gustaría reproducir solo un breve párrafo con el que hace la introducción, crudo, doloroso pero la verdad que hizo que mi esposo y yo miembros de la familia naval no pudiéramos menos que conmovernos.
    Javier W. Sofía escribe “La Argentina, nuestro querido país, sin diferencias de posición social ni económica, sin diferencia de edad ni lugar de residencia; y nosotros, todos y cada uno de nosotros despertamos cada mañana y vivimos nuestros días sumergidos en un charco de sangre producto de la corrupción y la incompetencia en la administración del estado. Se nos ha dicho que ya no hay que mirar al pasado para construir el futuro, ¿no es así Presidente Macri?, yo pregunto ¿Qué futuro puedo ver cuando al evasor Cristóbal López que se quedó con más de 8000 millones de todos y cada uno de nosotros se le hace la vista gorda y encima se le dan obras públicas? e insisto ¿Ese dinero no habría servido para comprar submarinos nuevos cero kilómetro para la Armada?; y miro hacia el otro lado y escucho el silencio ominoso y vergonzoso de ex funcionarios ¿no es así Doctora Kirchner? que se han llenado la boca con modernidad y desarrollo y que mañana se lavarán las manos como hicieron con todos los ex empleados que están en prisión. Esta no es la Argentina que querían los próceres, ni los pioneros, ni quienes desde el anonimato dieron y dan su vida por el bien común; esta Argentina de la noticia fácil y rápida, del “total después lo arreglo” y de cambiemos pero respetemos los negocios corruptos de los que todavía hay cientos en todo nuestro territorio, no es definitivamente la que nos pondrá a la par de las grandes potencias del mundo. Y si alguien lo duda, señores! 2 años si bastan para cambiar las cosas, pero solo si quiere hacerse, y aquí no se ha querido todavía más allá de exprimirnos a todos los argentinos nuestros bolsillos. Nada se sabe con certeza del S-42, ARA San Juan, submarino TR1700 Thyssen N., pero si este se perdiera en la profundidad del océano con él se iría otro pedazo del corazón de las familias y de todos quienes pensamos y sentimos que nos merecemos algo mejor que esto que hoy vivimos día a día.”.

  5. Sr Lasagno la página de OPI està jackeada o algo así, cada vez que quiero entrar ,primero dice que es un virus o pàgina maliciosa

    • Julio: con ese Nick es díficl que entres… Ok, están trabajando en eso, hay una amenaza muy fuerte y tratan de anularla. Saludos

  6. Leo con detenimiento la nota y los aportes del Ing. Gómez y la Sra. Ema.
    Muchos de la familia naval, que comprendemos y acompañamos a los colegas argentinos, estamos afincados como miembros activos de la red privada JWRed, la que por suerte ha sido designada como no pública y gracias a ellos no está contaminada por la influencia mediática irresponsable, trolls de turno y combates ideológicos espúreos del momento.
    El escrito de Javier W. Sofía, a quien en el último día lo han torpedeado de todas las orillas en las redes sociales, y que seguro ninguno de esos piratas se ha atrevido a decirle algo en el rostro, es un documento revelador.
    En una de estas críticas mas replicadas por la red de la chantada de 120 caracteres alguien dice “este señor debe vivir en Arabia, no sabe nada de política”; debo decir cuánto se equivoca el calumniador: primero esto no es política, se trata de profesionalismo naval oxidado por la corrupción pasada y la falta de oportunidad y madurez actual en Argentina; segundo debo decir que Sofía no tiene nada de “señor”, él no los usa pero tiene toda una bodega de títulos profesionales que lo hacen lo que es… un verdadero especialista en muchos temas; y tercero desde que entre en la red jamás en la vida había leído tantos documentos precisos y bien informados del mar como los que allí están de la pluma de Sofía.
    El asunto es que allá por 2016, inicios de año, Sofía escribía tal vez con la misma tinta prestada por visionarios de antaño lo que hoy son realidades y que golpean duro a la familia naval amiga de Argentina, él expresaba “¿Vieron mis amigos las LEBACS?, nueva forma de plata dulce proto financiera de Argentina, pues bien, ahora no la sienten pero para dentro de 3 años el país deberá pagar entre 500.000 y 800.000 millones de pesos -como va la mano- en intereses de estos mamotretos donde se engordan los que mas tienen y pagarán los que menos tienen con aumentos constantes de servicios e impuestos super agregados por la inflación creciente. Toda esta montaña de dinero podría servir para muchas cosas, por ejemplo para construir un nuevo rompehielos, pero nuevo de verdad y con la tecnología de punta que puede fabricarse en el país porque el cerebro está pero las ganas no, no vaya a ser que dentro de algunos meses alguien diga que hay que reducir el personal de los talleres navales para ahorrarle algunos pesitos al estado. Y me la juego señores que nadie piensa en construir barcos en Argentina, tal vez alguno siga comprando barcos usados de hace 40 o 50 años, recauchutados con pintura nueva pero con la chorrera de corrosión por debajo. Y no me olvido mis queridos amigos de los sumergibles argentinos, Uds. no lo saben pero el que lleva el nombre de mi provincia, el ARA Santa Cruz casi se fue al fondo por problemas técnicos y vaya que sirvió para recuperar algunas piezas para el otro submarino, el ARA San Juan que en lugar de mandarlo a Alemania a reparar lo pusieron en las mismas manos de los que decidieron los retornos de Once con el desenlace que ya conocemos. Escuché la payasesca frase “pato al agua” cuando se presentó el ARA San Juan “rejuvenecido” y me hizo acordar mucho a aquella bajeza de “vamos, prontito porque por ahí viene una formación y nos lleva por delante” en un estúpido discurso en Once, en el mismo lugar donde perdieron la vida 52 argentinos como Ud. o como yo”.
    2016, está claro que Sofía no deja títere sin cabeza y me parece bien que así sea, basta ver los temas y las previsiones que este hombre ha hecho en muchos órdenes y que de haberse atendido como corresponde, porque además -lo dice él- es tan hicha pelotas que no puede dejar de mandarle los artículos importantes a los responsables del estado.
    Un funcionario nacional aún en funciones allá por 2016, tambien miembro de la red privada exclamó “Ignorante!, nada de esto es cierto”, Sofía le respondió “Esperemos que no lo sea, porque lo que está en juego es la vida de personas, argentinos tan valiosos como cualquiera, y está en juego la verdad de la que hablan, y está en juego cada una de las familias de quienes deben hacerse a la mar obedeciendo órdenes y por imperio de sus vocaciones en embarcaciones que en cualquier país del mundo ya estarían amontonadas para el deshuase, sere ignorante pero miro la verdad a los ojos, esa verdad que Uds. solo declaman frente a las cámaras pero que después la juegan a los dados financieros.”.
    ¿Cuántos de nosotros podemos decir lo mismo?, estemos o no en Argentina.
    Mis respetos a OPI, si no se dieron cuenta todo su país leyó esta nota, en ella se encuentra la columna vertebral de lo que pasó con el ARA San Juan.

  7. Todo este asunto de las baterías está muy interesante y claro, evidente es, que era un trasto del año de ñaupa con tecnología de propulsión de la segunda guerra. Lo que ningun experto parece notar es que, por mas bellas que sean las baterías de Litio-fosfato, Litio-polimero, Zebra y demás, los submarinos tienen un balance, una estatica y una dinámica a respetar y se diseñan en ese sentido alrededor de las masas del sistema de propulsión. Poner baterías mas ligeras altera la estabilidad estática.
    El debate debería orientarse en torno a la pregunta ¿Que puedo hacer hoy para ser menos corrupto y que este pais sea menos corrupto? Las soluciones técnicas vendrán luego solas; quizás, dejando a los capaces diseñar y construir submarinos y cortando con la política de los “retornos”.

    • Solo para dar un marco de referencia soy Ingeniero Naval (MtPr 019987 USIC), especialista en diseño naval, Master en Metalurgia Naval (CrTc 9887 HUC), Master en Sistemas Electromecánicos e Hidráulicos Militares (CrTc 109001 TNV) y tengo un Doctorado en Estructuras Subacuáticas de Uso Militar y de Investigación (CrTc 28875 EUNVC).
      Además soy miembro de media docena de organizaciones tecnológicas internacionales en materia naval, diseño de estructuras, sistemas de a bordo y sistemas militares navales.
      Por añadidura soy miembro activo de la red privada JWRed desde 2014.
      Lo que Ud. dice Sr. Rodríguez no es correcto, no dudo de su buena voluntad y aporte pero aconsejo asesorarse mejor antes de emitir una opinión sobre asuntos tecnológicos de esta índole.
      Ningún sistema ni integración de dispositivos de un submarino es medido según la “estabilidad estática”, de hecho este término no se aplica a esta clase de navíos.
      En un submarino y otros sumergibles, todos los componentes estructurales se diseñan en función de las características dinámicas del entorno interior y exterior, por solo poner un ejemplo toda la estructura de un submarino se comprime con la profundidad en tal forma que el metal y los espacios interiores cambian de tamaño literalmente haciéndose más pequeños a medida que la profundidad es mayor.
      La presión hidrodinámica del océano también es dinámica porque no solo incide en ella la profundidad sino además las corrientes y contracorrientes marinas, desplazamientos geológicos subacuáticos que crean ondas de presión, también dinámicas, y muchos otros factores asociados.
      Es perfectamente posible y deseable instalar bancos de baterías modernas, la prestación eléctrica es el corazón de la buena operación de un submarino de esta clase, y esto se compensa en los sistemas de inmersión rediseñando las capacidades de carga.
      Incluso en modernos diseños se instalan giroscopios y acelerómetros aplicados a balancines navales que permiten incrementos sustanciales de seguridad y desempeño.
      El reporte de 698 páginas en la red privada JWRed incluyen simulaciones relativas a este tema en particular, realizadas en una de las computadores más avanzadas que operan hoy en día, incluso estas simulaciones se extienden al diseño actual del submarino en un entorno oceánico real, con un clima real, que analizan la posibilidad de deriva o garete del navío.
      Yo supongo que estos asuntos han sido considerados por los especialistas gubernamentales y militares de Argentina, pero tenga Ud. en cuenta que el fondo oceánico es tan complejo que en el planeta es la región más inaccesible con medios humanos.
      Algo sí es cierto, la tecnología del submarino se corresponde con ingeniería y materiales relativamente (y remarco relativamente) modernos pero basados en principios constructivos de la década de 1940.
      Actualmente se invierte más en desarrollo aeroespacial que en desarrollo subacuático, entre ambos existe una diferencia de inversión aplicada de casi un siglo.

      • Vos, el almirante de arriba, Ing. Elías Gervasio Gómez, y la tal Emma gozan del privilegio de ser los exclusivos miembros de la JWRed (en realidad Jonhy Walker etiqueta roja) de la que el resto de los mortales estamos excluidos, no se como no gobiernan el mundo tan ilustres personajes

  8. Interesantisimo y con mucho contenido, vuelvo a leer a Javier Sofía y me pregunto si no es el hombre que hacía periodismo hace años en diarios y radio, me impresionó la dureza y el respeto con el que trata el tema y de hecho esta nota creo que fue el detonante del tema de la corrupción por las reparaciones a nivel nacional.
    Me pareció terrible que el Ministro de Defensa estuviera solo 2 veces con los familiares, una para comunicar cosas sin contenido y la otra para decirles que ya no los buscaban con vida, eso no es propio de alguien con sensibilidad ni respeto por el dolor ajeno, a mi entender debería haber ido todos los días y estar con los familiares porque es él quien representa a Macri, es su imagen, y el Presidente se ha engordado con la gente primero y no se cuantas cosas más.

Dejar una respuesta