Bullrich advirtió que no aceptarán negociar con la RAM

Bullrich advirtió que no aceptarán negociar con la RAM

372
1
Compartir


10:00 Responsabilizó al grupo por “70 atentados en el último tiempo”; respaldo a Prefectura

Por: Santiago Dapelo
No habrá tregua ni negociación. El Gobierno trazó una línea: no hablará con los miembros del Lof Laufken Winkul Mapu, vinculado presuntamente a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), y no permitirá que las fuerzas de seguridad, requeridas por la Justicia para realizar los operativos en la zona, participen de acciones sin armas de fuego.

Fue un mensaje de respaldo hacia la Prefectura, pero también de presión para al juez federal Gustavo Villanueva, a cargo de la investigación del hecho. Es que el Gobierno rechazó la convocatoria a una mesa de diálogo realizada por el magistrado junto con el obispo de Bariloche, monseñor Juan José Chaparro, representantes de la APDH y en la que también está involucrado el dirigente social Juan Grabois.

“No vamos a permitir que vuelvan a palpar a un policía, un prefecto o un gendarme. Tampoco vamos a enviar fuerzas de seguridad desarmadas contra un grupo violento, preparado en tácticas militares y con armas de fuego”, dijo un integrante del gabinete.

En el Gobierno aún está fresca la imagen de los mapuches requisando a los policías en plena investigación por el caso de Santiago Maldonado. “Es una advertencia”, expresaron fuentes oficiales. En ese sentido, ayer la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , adelantó que las fuerzas de seguridad “no van a aceptar ninguna orden ilegal y antijurídica”.

Es decir, no participarán de desalojos donde se puedan producir enfrentamientos sin contar las armas reglamentarias. Además, desde el Gobierno cargaron contra la inacción del juez Villanueva. “Cada vez van a quedar menos pruebas porque en el lugar están los grupos violentos que le mintieron al juez porque dijeron que se iban a entregar ayer y no se entregaron”, manifestó Bullrich.

Tras una larga negociación con los mapuches, la justicia federal había acordado ingresar ayer al predio ocupado en Villa Mascardi para levantar rastros y realizar los peritajes criminalísticos en la escena donde el sábado murió baleado Rafael Nahuel, en circunstancias que aún están siendo investigadas. Finalmente, sin dar explicaciones, los miembros del Lof Laufken Winkul Mapu no permitieron el ingreso. Ahora dicen que será dentro de cuatro días.

“Estamos frente a grupos violentos que han escalado esta situación. Grupos que no respetan la ley y no reconocen a la Argentina, el Estado, la Constitución, los símbolos y se consideran como un poder fáctico, que pueden resolver con una ley distinta a la de todos los argentinos”, dijo la ministra de Seguridad, que precisó “70 atentados en el último tiempo” en la Patagonia.

Según un informe de las fuerzas de seguridad, los mapuches tenían “armas de grueso calibre”. “Las armas están ahí o ya las sacaron. Porque no se pudo entrar más, la patrulla bajó y fue desarmada”, consideró la funcionaria.

Al igual que con la Gendarmería, Bullrich apoyó la acción de la Prefectura en el violento enfrentamiento con la comunidad mapuche en Villa Mascardi, que terminó con la muerte del joven Nahuel. “La versión de la Prefectura es de carácter de verdad para nosotros. La Prefectura fue a enfrentarse con un grupo violento”, sostuvo la funcionaria, acompañada por el ministro de Justicia, Germán Garavano.

La decisión de salir a defender a la fuerza y rechazar el diálogo con los violentos, identificados como integrantes de la RAM, se tomó ayer tras una reunión en la que participaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui; Garavano, y Bullrich.

“Nos quieren invertir la carga de prueba. No vamos a dejar que nos caguen a tiros…”, se defendieron cerca de Bullrich, que más temprano describió el trabajo de los prefectos como “legal, legítimo, totalmente enmarcado en la ley frente una acción ilegal, violenta e inaceptable para la democracia de un pueblo que quiere vivir en paz”.

Desde el Gobierno explicaron que el Estado está “totalmente abierto al diálogo con grupos pacíficos que tengan una protesta o reivindicación”, pero siempre y cuando “quieran resolver el problema en el marco de la ley”. Y subrayaron que el Gobierno no dialogará “con grupos violentos que violan la ley”, como identifica a los integrantes de la RAM.

La autopsia de Rafael Nahuel determinó que el joven, de 22 años, oriundo de Bariloche, murió por una bala calibre 9 mm. El calibre del proyectil se corresponde con el usado por la patrulla Albatros, el grupo de elite de la Prefectura Nacional. Además, el sábado otros dos mapuches resultaron heridos. (La Nación)

1 Comentario

  1. “Dentro de la ley todo, fuera de la ley, nada” es lo que reza LA DOCTRINA PERONISTA (J.D.Peron)
    Así debe ser y así debió ser siempre. Hasta que llegó el gobierno más PODRIDO que podrá recordar la Historia Argentina.
    Muy bien señora PATRICIA BULLRICH métale nomás, que cada vez más gente se suma en contra de la barbarie que instalaron los Korruptos.
    Estos psicópatas quieren enlodarlo todo y lo que están consiguiendo, es que la gente apoye cada día más al Gobierno y a sus Fuerzas Armadas.

Dejar una respuesta