Los gobernadores dieron el aval a través de una foto

Los gobernadores dieron el aval a través de una foto

389
0
Compartir


11:00 La Casa Rosada les advirtió que sin la reforma se complicaban sus recursos; aceptaron retratarse, pero evitaron declaraciones

Por: Santiago Dapelo
Ante un escenario de paridad y de tensión, se trasformaron en la llave para alcanzar el número necesario para sesionar. Tan sólo dos horas antes de que comenzara el debate, el Gobierno consiguió el respaldo de la mayoría de los gobernadores para impulsar la reforma previsional.

La presencia de los mandatarios provinciales en el Congreso fue también el gesto que exigió el Gobierno. Es que estaba en juego el pacto federal que suscribieron 23 de los 24 gobernadores hace sólo unas semanas. Incluso, también fue el requerimiento que plantearon en privado algunos diputados de la oposición para dar el quorum y permitir el debate de la ley.

“Fue muy importante para mostrar uniformidad”, dijeron fuentes oficiales. En el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, estuvieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que hizo una “arenga” y les “agradeció” su presencia. Lo escucharon María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires), Juan Manzur (Tucumán), Domingo Peppo (Chaco), Hugo Passalacqua (Misiones), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manuel Urtubey (Salta), Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Sergio Casas (La Rioja).

“Nosotros no le vamos a sacar el hombro a los gobernadores. No vamos a ser parte de ninguna opción que quiera ser gobierno apostando al fracaso de este gobierno”, argumentó ayer el diputado salteño Pablo Kosiner, jefe de la bancada del interbloque Argentina Federal, que integran los legisladores que responden a los mandatarios provinciales.

La negociación comenzó el viernes último, también en el Parlamento. Frigerio, Monzó, Mario Quintana (vicejefe de Gabinete) y Nicolás Dujovne (Hacienda) les explicaron a Peppo, Urtubey, Bertone, Bordet, Gutiérrez, Morales, Vidal y Rodríguez Larreta los alcances de la ley. Los objetivos económicos y también los políticos.

Ahí se acordó que los gobernadores también asuman el costo político del acuerdo que habían firmado ante una ley que generó el rechazo de parte de la sociedad. Por eso, el Gobierno jugó a fondo para que estuvieran presentes. Era un pacto de necesitados. El gobierno nacional necesitaba aprobar la reforma previsional que modificó la fórmula de actualización de los haberes jubilatorios, mientras que los gobernadores se garantizaron fondos frescos en obras. En la Casa Rosada, la ecuación que hicieron y le plantearon a los gobernadores fue sencilla: si no se aprobaba la reforma previsional, se caía el pacto. “Si no juegan bien van a tener que pagar las cuentas con la de ellos”, avisaron a los mandatarios provinciales. Ayer, después del encuentro con los gobernadores, se esperaba un mensaje en el que iban a manifestar su respaldo al bono de compensación a los jubilados, pero se decidió suspender la conferencia de prensa, que se iba a realizar en el Salón Azul de la Cámara de Senadores. Los mandatarios provinciales no quisieron exponerse antes de la votación de la ley. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta