Reforma previsional: Diputados aprobó la ley en un día cargado de violencia

Reforma previsional: Diputados aprobó la ley en un día cargado de violencia

488
0
Compartir


10:00 Tras 12 horas de debate, la ley fue sancionada con 127 votos a favor, 117 en contra y 2 abstenciones.

Por: Guido Braslavsky
A las 7.05 esta mañana, el oficialismo de Cambiemos y la Casa Rosada pudieron festejar: la reforma previsional se convirtió en ley en la Cámara de Diputados, con 127 votos a favor, 117 en contra y 2 abstenciones. Fueron diecisiete horas de sesión, sin interrupciones, con los ecos en el recinto de los graves enfrentamientos en las calles a lo largo del lunes y un cacerolazo de miles de manifestantes que se movilizaron ya de noche hasta los vallados que impidieron acercarse al Congreso.

La reforma previsional fue sancionada con el voto de 107 diputados de Cambiemos y una veintena de Argentina Federal, el interbloque del peronismo dialoguista que responde a los gobernadores. Ya es historia la ley de movilidad jubilatoria, cuya fórmula de cálculo de incremento de los haberes jubilatorios se reemplazará por una nueva que según denunciaron los que rechazan la ley, significará un recorte de ingresos para los jubilados.

El Gobierno deberá ahora sacar por decreto -según el compromiso que asumió para cerrar filas internas y conseguir apoyo del peronismo dialoguista-, el bono compensatorio que por única vez se dará en marzo y para los jubilados que ganan hasta 10 mil pesos, ante la pérdida que significará la nueva fórmula de cálculo. Muestra de la relevancia que la Casa Rosada le dio a este proyecto, toda la noche a pasos del recinto siguió el debate el ministro del Interior, Rogelio Frigerio -principal negociador con los gobernadores- junto a su segundo, Sebastián García de Luca. También estuvo varias horas el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

La sanción destraba el tratamiento de los proyectos económicos pendientes. Sobre todo el Consenso Fiscal y la Responsabilidad Fiscal acordada como parte de ese paquete entre la Casa Rosada y 23 gobernadores.

Pasadas las 12 y media de la noche los opositores a la reforma habían hecho el último intento serio para frenar el proyecto. Primero el kirchnerista mendocino Guillermo Carmona pidió un cuarto intermedio. Y la massista Graciela Camaño acomodó más las cosas: hizo moción de orden para que el proyecto volviera a comisión. Entraron a las apuradas al recinto las bancadas del FpV, y de Cambiemos, para la votación.

Si fue un testeo, mostró que el oficialismo estaba en alerta, y que la alianza con los gobernadores seguía en pie: la moción fue rechazada por 127 a 107. Los diputados oficialistas, se comentó en algún momento de la noche, habían sido instruidos de no cruzar siquiera al edificio anexo, para estar a un paso del recinto ante cualquier jugada opositora. El debate siguió toda la noche.

“Inventaron este caramelito que le llaman bono, la verdad que no resuelve nada”, aseguró en el cierre, cuando ya había amanecido, el jefe de la bancada K, Agustín Rossi.

“No compensa para nada lo que van a perder los jubilados a partir de esta reforma. Está claro que perjudica a los jubilados porque necesitan los 100 mil millones de pesos que quieren recaudar”. E instó a “no votar un proyecto que entrega a los jubilados”.

A su turno, el radical Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos, fue muy breve: “La oposición responsable no reparte fósforos donde se anda con nafta. Señor presidente, mande votar”. El tablero marcó el triunfo ajustado pero sin riesgos que Cambiemos esperaba y había negociado con el interbloque peronista que votó dividido. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta