El juez sospecha que el gobierno de Cristina ayudó a encubrir el...

El juez sospecha que el gobierno de Cristina ayudó a encubrir el asesinato de Nisman

724
0
Compartir


10:30 Ercolini citó la carta que la ex presidenta publicó en Facebook donde habló de suicidio y el hecho de que la Prefectura hizo la denuncia en el fuero penal ordinario y no en el federal para tapar la investigación.

Por: Daniel Santoro
De un primer análisis de la resolución de 656 páginas surge que el juez Julián Ercolini sospecha que el gobierno de Cristina Kirchner deliberadamente desde el principio alimentó la idea de que Alberto Nisman se había suicidado en coincidencia con declaraciones de Diego Lagomarsino y de dos de los cuatro custodios procesados.

Uno de los indicios de ese “encubrimiento” fue la carta que la presidenta publicó en Facebook -un día después de que apareciera el cadáver del fiscal de la AMIA el 18 de enero del 2014- sosteniendo que se había quitado la vida, aunque luego se rectificó.

Para Ercolini, un magistrado nombrado por Néstor Kirchner, el encubrimiento del crimen comenzó cuando la Prefectura Naval Argentina hizo la denuncia por la “muerte dudosa” de Nisman en la justicia penal ordinaria en vez de hacerla en la justicia federal ya que se trataba de un fiscal federal que apareció muerto un día antes de tener que ir al Congreso a ampliar su denuncia contra Cristina.

Aunque la resolución se centra fundamentalmente en sospechar el procesamiento de Lagomarsino como partícipe necesario de un homicidio simple, en varios puntos se encuentran referencias al gobierno de la ex presidenta e incluso a la causa en la que Cristina Kirchner, la semana pasada, fue procesada por el juez federal Claudio Bonadio por encubrimiento agravado de Irán en el atentado por la AMIA en base a la denuncia de Nisman.

Para el juez Ercolini, Lagomarsino prestó, además del “arma amiga”, la logística y la información privilegiaba que manejaba por ser empleado y amigo de Nisman desde por lo menos 2007. Y dos de los custodios, desde el mismo 18 de enero empezaron a esparcir la idea del suicidio sin tener información confirmada.

La primera parte de la resolución tiene una cronología de los hechos, luego cita pruebas hasta la página 340 y después los descargados de los cinco imputados. Recién en la 400 empieza a desarrollar su justificación de por qué fue un asesinato y ahora le falta encontrar a los autores materiales del crimen.

En su resolución, Ercolini dice desde el principio “comenzó a impulsarse públicamente la idea del suicidio, la que quedó instalada rápidamente con una serie de situaciones que se multiplicaron y que cimentaron con el tiempo una cuasi unívoca certidumbre pública de que Nisman se había quitado la vida”.

A su criterio, hacer la denuncia en ante la justicia ordinaria y le fiscal de de ese fuero Viviana Fein fue para “acotar la investigación del hecho a un suicidio y así descartar cualquier otra hipótesis. Piénsese que con que sólo se hubiera barajado al inicio y formalmente la ocurrencia de una muerte dudosa –algo que es muy común en las prácticas– debería haberse comunicado y atribuido el hecho al fuero federal, ya que se trataba, nada menos, de la muerte con origen dudoso de un fiscal federal abocado a la investigación del atentado a la AMIA”.

Entonces, puede “afirmarse que por diversas razones habría existido una intencionalidad, cuanto menos desde algún sector oficial, de instalar la idea de una muerte voluntaria, privada y en soledad de Nisman, y el primer paso habría sido precisamente encorsetar la investigación a la suposición de una decisión unilateral de Nisman de quitarse la vida”.

La causa pasó a fines del año pasado al juez Ercolini por una decisión de la Corte ante una apelación de la querella de las hijas de Nisman. Luego, Ercolini enumeró que el encubrimiento se vio en “el acompañamiento posterior con afirmaciones públicas de diversos funcionarios oficiales abonando la idea de suicidio o de confusión y de algunos medios cercanos al oficialismo en ese momento”.

“Sólo a modo de ejemplo, recuérdese un largo texto publicado por la misma presidenta de la Nación, cuando todavía no habían pasado 24 horas del hallazgo oficial, donde insinuaba –aunque con algunas afirmaciones algo confusas– que el Fiscal se había suicidado”, resaltó.

Aunque luego acató que “un par de días después, afirmando la tesis del homicidio; mientras que interregno o con posterioridad algunos comunicadores afines se permitían discrepar con las afirmaciones de la presidenta”. El entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, fue uno de los fogoneros de la idea del suicidio que fue difundida por los medios kirchneristas como C5N que manejaba el empresario K Cristóbal López.

También destacó Ercolini: “Aparecían versiones de explicaciones de Lagomarsino a través de terceras personas en entrevistas en diarios, entre muchas otras publicaciones que reflejaban en aquellos días y consolidaban la creencia generalizada sobre el suicidio”.

En ese contexto, “no puede dejar de mencionarse la conferencia de prensa que se organizara en el estudio de los abogados de Diego Lagomarsino, en la que –según se supo- pactó con los acreditados que aportaría su relato de los hechos, sin responder a preguntas” y dio la idea del suicidio.

Cuando fundamentó su conclusión de que Lagomarsino manejaba información privilegiada sobre los movimientos de Nisman, Ercolini recordó que en su indagatoria el técnico informático explicó que “en el 2014, unos ocho meses antes de la muerte, el magistrado tenía un fajo de papeles y le manifestó en referencia a ellos “con ésto me llevo puesta a Cristina” -en referencia a Cristina Fernández de Kirchner- tras lo cual al preguntarle si iba a realizar investigaciones con respecto a ella, él le respondió como enojado si también era de los que pensaba que estaba loco”. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta