martes, enero 19, 2021
10 C
Río Gallegos

El FPVS sacó las uñas, Aguiar se olvidó del poncho, del campo y se acordó de la puta oligarquía

El poncho santacruceño entregado al Gobernador Daniel Peralta
03/06 – 07:00 – La orden fue tajante: abroquelarse y salir en grupo a pegarle fuerte al campo. Por eso este lunes mediante una solicitada y colgante cartelería con la que amaneció adoranda la ciudad, las Unidades Básicas de Río Gallegos hicieron “saludo uno” y se alinearon con el paranoico discurso K. Solo un detalle: aquí somos pocos y nos conocemos mucho. ¿Cómo volverán estos pichones de políticos a recomponer sus lazos con los productores, cuando pase el temblor? ¿Qué dirán sus discursos futuros cuando tengan que ponderar el sacrificio de los ganaderos que venden al mundo el mejor corderito de la Patagonia? ¿Cómo hará Miriam Aguiar para reivindicarse con el poncho?

En consonancia con el discurso oficial salido a remezones desde la Casa Rosada, las huestes kirchneristas en esta provincia (en realidad, lo que queda) no podían estar más tiempo excluídas del “compromiso” expreso de respaldar al matrimonio presidencial al que tanto le deben (literalmente hablando).

Por este motivo, a pesar que el conflicto del campo lleva más de 80 días, resultaba llamativo que desde Santa Cruz no se hubieran expresado algunos “referentes” del kirchnerismo santacruceño, que como dijo Luis Juez hay que hacerles una traqueotomía para sacarle la media de la garganta.

A todo o nada

Lo que parecía raro dejó de serlo este lunes cuando aparentemente luego de un llamado desde la nave nodriza, alguien objetó la ausencia de apoyo a la presidenta y al autorreferenciado “presidente” (claro, que del PJ) Néstor Kirchner y le ordenó a la conductora espiritual y ex diputada Miriam Aguiar, ser punta de lanza en el ataque frontal a la puta oligarquía local y foránea.

Por ese motivo se montó una operación que nosotros denominamos “tiro al cogote del capón” (el nombre proviene de la vieja reverencia que guardan por el tufiento animalito) donde 34 militantes con rostros firmes y cementados, practicaron un acto de exhibicionismo mediático poniendo su nombre al pie de una solicitada pagada rigurosamente y como corresponde, en los medios gráficos de la provincia, al menos en Lupinión Austral, con el solo propósito de repetir como loritos la consigna ignominiosa que le dictaron desde el ombligo del país: “ahora péguele al campo, y que duela”.

Con mucha fruición los 34 militantes parecen haber redactado el bando casi como un ultimátum para los herejes agropecuarios que se le oponen al gobierno en el norte y de paso (cañazo) le tiraron líneas a los oligarcas de la Sociedad Rural de Río Gallegos y alrededores que se han rebelado ante el amo del feudo, aquel mismo que tantas veces socorrió a los pobres ganaderos entre la nieve, la ceniza volcánica y las sequías ruinosas que siempre le dieron un motivo a los insurrectos para manguearle algunos créditos bien blandos.

¿Así me pagan…?

Y claro, no es para menos; el pase de factura a los ruralistas de Santa Cruz viene casi con rima de tango: “tanto te di y me pagaste con un engaño…”, porque lo que en realidad harán en la próxima embestida los muchachos de las unidades básicas que se juntaron para firmar el ultimátum, es sacarles los trapitos al sol a los campesinos que año a año le ataron el nudo a Poncio Pilatos para que el banco provincia les tirara un cabo, o la provincia les facilitara alguna ayuda cuando las papas se empezaban a tostar por abajo, más de la cuenta.

Carteles y pasacalles que amanecieron colgados en la ciudad

Un eterno referente del sindicalismo vernáculo que parece haberlo tragado la tierra, en épocas de Sergio Acevedo describió magistralmente la costumbre asistencialista del gobierno de Santa Cruz a los del campo en cualquier situación que fuera, a veces (entendía este dirigente de la UOCRA que nunca había conocido una cuchara de albañil) en detrimento de otros sectores, como el que él representaba.

Apoyado en la piedra filosofal que encontró en un obrador de Gotti Hnos, Raúl Beluschi, un día de profunda inspiración y algo de calentura dijo “el gobierno siempre tiene un motivo para ayudar al campo y los ganadero (se omite la “s”) siempre tienen un motivo para pedirles susidios (no es error, es transcripción). Cuando hay sequía porque no tienen agua y cuando hay inundacione (se omite la “s”) para comprarle botas de goma a las ovejas”.

Sin embargo es bueno recordar que la relación campo-gobierno nunca ha sido mala por estos lugares, pero como todos somos amigos hasta que el poncho desaparece, los que hasta ayer fueron incondicionales defensores de los productores de Santa Cruz en distintas tribunas, como en la Cámara de Diputados o el Concejo Deliberante, se olvidaron de un plumazo que el campesino lanero de Santa Cruz es el más sufrido y le cambiaron el cartel por el de golpista y puto oligarca (ojo, todo junto, sin coma al medio).

En ese espejismo de realidades controvertidas que pinta la maleable política kirchnerista se miraron este fin de semana 34 militantes, algunos de ellos desconocidos, otros que recién asoman el pescuezo al semillero político provincial, algunos re-contra quemados en la arena del desierto que dejó el 2007 en Río Gallegos y otros que hicieron gala de un telúrico amor por las cosas nuestras, sin embargo en esta coyuntura prefirieron dejar al campo sin abrigo.

Y el poncho no aparece

Nos referimos a la Sra Miriam Aguiar, diputada que supo defender a capa y espada las inconmensurables mentiras del oficialismo que se aprobaban en la Legislatura (hoy no es la excepción) por medio de la mano resorte, una condición casi excluyente para quien quiera ser parte activa de una banca en el FPVS.

Miriam fue la autora de un proyecto para la creación del “poncho santacruceño”, todo un ícono del ser y el sentir provincial, más si se tiene en cuenta que la entonces legisladora en los fundamentos expresados no dejó un minuto de recodar que la inspiración nació del fuerte apego a la tierra, las reminiscencias aborígenes, la estepa y la lucha denodada del hombre de campo que hizo grande esta pequeña patria.

Aguiar fue la misma que aquel 2006 con ojos encendidos le expresó enfáticamente a un boquiabierto presidente de la Cámara, en ese momento de nombre Carlos Sancho, lo que representaba para la provincia tener como identificación cultural una prenda artesanal que está construida con un paño denominado “campo moro” donde el blanco representa la producción ovina de los esforzados campesinos patagónicos y el negro la minería y el petróleo.

La ex diputada Mónica Kuney pegando carteles contra los docentes en una noche del 2007

Pero cuando el presidente del Cuerpo aún no había alcanzado a cerrar su amplia boca de tanta sorpresa, la legisladora le remarcó que allí no terminaba la cosa, porque los colores amarillos estaban reflejados en el paño para que todo el país recuerde las estepas santacruceñas, el verde a nuestros valles y el morado a los frutos de calafate.

Finalmente y como uno de los logros más recordados de la Cámara de Diputados, donde quedó plenamente establecido que en algo estaban de acuerdo, por Ley 2799 el poncho pasó a ser emblema oficial de la provincia, uno de cuyos ejemplares le fue ofrecido al actual gobernador Daniel Peralta el día de su asunción y que ilustra nuestra foto tomada en aquella oportunidad.

¿Dónde se rompió mi corazón?

Esta misma ex legisladora firmó el fin de semana una solicitada donde se repudia al campo y en sintonía con el decálogo del inefable D`Elía tira al vuelo con munición gruesa y sin apuntar, a cualquier cosa que se mueva delante suyo que tenga olor a campo.

Frases como “repudiamos a los sectores que representan al campo y sus demandas” salen de la voluntad de 34 personas utilizadas para refrendar una consigna tan fundamentalista como irrespetuosa con un sector que en más de una oportunidad fue la joya de la abuela que expusieron ante organismos nacionales e internacionales cuando trataron de convencer al mundo que la producción ovina de la Patagonia es la mejor del mundo y la de Santa Cruz, en especial, proviene del esfuerzo encomiable de los productores que se enfrentan con las adversidades del clima extremo para solventar una parte importante de la economía provincial.

Ante la solicitada firmada por estos representantes de las distintas Unidades Básicas de la capital, cabe preguntarse dónde queda el orgulloso discurso político que sacan del bolsillo cuando aseguran que el mundo envidia nuestras carnes y el cordero patagónico (especialmente el de Santa Cruz) hace las delicias de las mesas europeas?. ¿O los corderos también se volvieron oligarcas y golpistas porque los crían ganaderos desestabilizadores?.

La otra cuestión que nos queda por averiguar es cómo harán los firmantes de este ultimátum, para hacer un discurso, elaborar una idea o dirigirse al campo que ningunearon hoy desde el atril desvencijado de la política del enfrentamiento, cuando pase el temblor y el matrimonio Kirchner (se supone) arregle sus diferencias con los agropecuarios y todo vuelva a la calma y las cosas a su lugar.

Esto es chico, la ciudad es muy pequeña y la provincia es territorialmente grande pero es tan poco habitada que nos contamos con solo salir a la vereda. ¿Con qué cara podrán mirar a los productores locales a quienes ofendieron con estos panfletos, carteles y pasacalles, personas como la propia Aguiar, la Sra Adriana Reyes, actual presidenta del HCD de Río Gallegos, Mauricio Gómez Bull, Concejal del FPVS; Pablo Grasso, actual Concejal con aspiraciones a Intendente; José Hidalgo, también Concejal recién elegido, Francisco Mansilla, ex candidato fallido por segunda vez a Intendente de Río Gallegos; Mónica Kuney ex diputada nacional, autora de las pegatinas en contra de los docentes en el 2007 cuando una de nuestras cámaras la sorprendió en plena noche adosando a un paredón de la ciudad consignas en contra de los maestros en huelga, sólo por nombrar algunos de los más conocidos?.

Las palabras dictadas

“Como Unidades Básicas integrantes del Frente para la Victoria expresamos nuestro más enérgico repudio hacia las políticas golpistas que buscan llevar adelante las entidades rurales”, arranca diciendo la publicación en un diario local.

Luego de sostener que nos les extraña la actitud de los sectores que pretenden un país para pocos, asegura “no hace más que retrotraernos al sangriento golpe militar de hace treinta y dos años donde sectores oligárquicos apoyaron el golpe militar del 76”

Finalmente y luego de una clase magistral de chupamedismo resaltan que apoyan a la presidenta y “repudian a los sectores que representan al campo y sus demandas, por cuanto no es otra cosa que un proyecto oligárquico de exclusión” y concluye con un “La patria somos todos” (lapsus: los que pienses como nosotros, claro).

Es imposible creer que en este lugar, provincia donde por ser pocos debieran unirse las voluntades en búsqueda de un objetivo común, el sector político – y en este caso más precisamente del FPVS – se despegue tanto de la gente.

Firmantes de la solicitada

Y podremos tener muchas diferencias entre nosotros, pero si la clase política o al menos aquellos brotes verdes que intentan insertarse en las preferencias públicas, queman sus naves nada menos que con aquellos que trabajan la tierra, acudiendo a la ofensa gratuita, a la descalificación y a la burda repetición de clichés premoldeados por su padre político, sin medir consecuencias, seguramente no van a gozar de un buen futuro en el consenso popular.

Porque no hay peor imagen para un político que mostrarse conducido de la nariz y arrastrarse, aún en contra de sus convicciones, con el objetivo incierto de seguir una quimera que como tal no sabe dónde lo llevará. Si las lealtades se deben cocinar en la hoguera de las consecuencias irremediables que les traerá aparejado semejante descalificación a un sector tan importante como el campo en Santa Cruz, uno debe preguntarse hasta cuándo se puede ser tan leal con quienes no miden en sacrificarlos como corderos ante la opinión pública?.

Será bueno seguir a futuro las conductas de los que firman esta solicitada para comprobar con el tiempo como irán acomodando su discurso y adaptándolo a la circunstancias y corroborar si los grandes pioneros campesinos de Santa Cruz, hoy convertidos en oligarcas, golpistas y desestabilizadores del gobierno nacional, mañana por conveniencia y oportunidad no pasan a ser nuevamente la mejor oveja del Pastor.

Casi seguro que eso pasará, lo bueno es que estaremos aquí para recordárselo. (Agencia OPI santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos