sábado, enero 16, 2021
16 C
Río Gallegos

¿Qué se creen que son?

El matrimonio Kirchner en el escenario en Plaza de Mayo
19/06 – 11:15 – Estamos cansados de escuchar como un jingle televisivo, de la boca del matrimonio presidencial, de los Fernández y también ahora del Vicegobernador de Santa Cruz, la frase-blindaje “si quieren cambiar, armen un partido político, compitan y ganen”, palabras más palabras menos es lo que todos repiten como loritos.

Hay que decirle a los funcionarios y representantes que están equivocados pensando como piensan y mucho más expresándolo en cada discurso; porque el hecho de haber sido elegido por un sector de la sociedad (eso de mayoría es una falacia) o colocados en funciones por aquellos que representan a los electores, les genera la obligación de gobernar para todos, aún para aquellos que no pusieron su voto a favor del partido que representan.

No es lógico ni sirve como argumento de peso mandar a todo aquel que proteste por las decisiones unívocas de un gobierno, a que forme un partido político para que cambie las cosas. Está en el derecho de cada ciudadano exigirles a sus representantes que cumplan con el objeto para el que fueron elegidos y controlarlos de que no se desvíen de su camino.

En ningún caso el voto les da un cheque en blanco y los habilita para hacer lo que quieran, claro que en la práctica abundan los ejemplos donde el partido dominante, en este caso el PJ, no representa a nadie más que a los intereses partidarios.

Mientras no se establezcan mecanismos de remoción de aquellos legisladores que han arribado a su banca mediante la mentira y el engaño y luego de atornillado en el asiento de una Legislatura o el Congreso se constituyen en meros escribamos de las leyes que pasan a ser títulos de propiedad del Ejecutivo, esta democracia de la que tanto se ufanan muchos desde el atril, será más imperfecta que nunca y ¿Saben qué?, una democracia tan imperfecta se acerca tanto a otras formas aborrecibles de gobierno, que no sirve al pueblo: sirve a la corporación política y a cuatro vivos que se llenan los bolsillos a espaldas de la gente.

No es procedente que un vicegobernador como el de Santa Cruz haya dicho en relación con los que critican la actitud del gobierno y se ponen a favor del campo “mejoren la propuesta y esperen el próximo turno electoral”. Es lo mismo a decir, ahora estamos nosotros, hacemos lo que queremos y no jodan, esperen el 2011 y allí medimos fuerzas. Mientra tanto, la expresión tácita que se desprende de sus palabras es: “estos cuatro años son nuestros ¿Y qué?”, con todo lo que ello implica, entre otras cosas los negociados, la corrupción institucionalizada, las prebendas y el ocultamiento de acciones que debieran ser transparentes y públicas.

Por lo tanto, que un político del gobierno nos mande a formar un partido político cada vez que criticamos una acción o discutimos un pensamiento o una opinión de los gobernantes, tiene una carga de soberbia y de infantilismo que no está a la altura de las investiduras.

Porque si vamos a razonar por el absurdo también podemos decir que muchos están allí no solo por el consenso popular, sino ayudado por las chicanas armadas en el sistema electoral con la ley de lemas, la compra de votos o la falsificación de avales. Esto también es parte de la realidad y el Vicegobernador antes de mandar a conformar un partido para oponérsele a sus principios, tendría que empezar por ejercer una férrea autocrítica y revisar por qué hay mucha gente que acompaña al gobierno, que de no estar la ley de lemas vigente y de funcionar la Justicia, jamás podría haber obtenido un lugar en la representación popular. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos