lunes, enero 18, 2021
13.9 C
Río Gallegos

“Es el día más difícil de mi vida”, dijo y votó en contra el proyecto del Ejecutivo


17/07 – 04:30 -Tal como estaba previsto, se produjo el empate en 36 votos y el Vicepresidente de la Nación y Presidente del Senado tuvo que emitir su voto. Dubitativo en la actitud, nervioso, visiblemente quebrado por la responsabilidad, dio un paso fundamental en su vida política. Seguramente después de esto Cobos no seguirá siendo el mismo. Dijo: “Quiero seguir siendo Vicepresidente”, como para blindarse de lo que viene.

El Senado terminó arrojando un resultado inimaginable para el oficialismo, cuando la pizarra electrónica marcó paridad en 36 votos a favor y en contra del proyecto de la Resolución 125 tal como había sido enviada desde Diputados.

La última alocución fue la del Senador Pichetto quien se jugó como último bastión kirchnerista tratando de cerrar un discurso que tenía, obviamente, el objetivo de impulsar la decisión de sus pares de bloque en apoyo a la presidenta y a su vez influir en el ánimo del Vicepresidente en caso que se diera un empate. Y el empate se dio.

De allí en más Julio Cobos vio claramente que los ojos del país se posaban en su rostro a través de los televisores que han permanecido encendidos más de 16 horas. Ante lo inminente buscó una salida llamando a un cuarto intermedio, para darle a las partes la posibilidad de buscar la compatibilidad de los proyectos presentados, iniciativa que el propio Cobos sabía de antemano que no prosperaría, pues como luego lo dijera el mismo Pichetto lo que no se había resuelto en tanto tiempo de discusión en Comisiones, no se podría acordar en horas.

Sin más escapatoria que cumplir con su deber institucional y luego de hacer un largo preámbulo donde recorrió los momentos más difíciles de su vida, puso sobre la mesa la necesidad del consenso, dijo que apoyaba el proyecto político de la presidenta (a quien nunca nombró) y finalmente refiriendo en más de una oportunidad a sus hijos y al país que estaba dividido, dijo que no iba a votar positivamente el proyecto que bajó desde la Cámara de Diputados, es decir ni más ni menos: rechazó una decisión tomada por el matrimonio Kirchner, con todo lo que ello implica.

El nerviosismo hizo que Cobos se levantara inmediatamente y se retirara del recinto sin haber cerrado la sesión como corresponde.

Afuera están los del campo festejando la nulidad de la Resolución 125 que ahora deberá reingresar a Diputados; hacia adentro, en el gobierno comienzan a vivir una nueva historia donde seguramente y por los antecedentes que tenemos en Santa Cruz, muy pocos Senadores del FPVS, operadores políticos, Ministros y Secretarios escaparán a la furia del matrimonio que sufrió la primera gran derrota política de su administración.

Sin duda a partir de hoy no van a vivir horas fáciles, aquellos que rodean a la presidenta y mucho menos quienes tuvieron la responsabilidad de alinear la tropa y no fueron capaces de cumplir con el mandato.

Para Cobos, seguramente, comenzarán horas difíciles. Sin embargo su responsabilidad institucional está cumplida, ahora deberá buscar el método para convivir con un gobierno que le será hostil y no cumplir con lo que dijo nunca haría: renunciar. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos