miércoles, enero 20, 2021
15 C
Río Gallegos

Diputados que no trabajen podrían perder sus bancas


17/11 – 09:00 – Esto forma parte de un proyecto que fue presentado hace un año pero que ahora tiene dictamen favorable con el apoyo del Partido Justicialista, claro que no es en Santa Cruz, no; es en Chubut y forma parte de un nuevo reglamento interno elaborado por el Jefe del Bloque Oficialista Javier Touriñán.

Permanentemente vemos en la Cámara de diputados de Santa Cruz, las continuas deserciones de legisladores que ya hacen del faltazo una regla y la excepción es su aparición pública, generalmente forzada, apurada y motivada por algún proyecto ordenado desde el Ejecutivo que necesite o una fundamentación sobrealimentada, como las que hizo Billoni con el proyecto PAE o bien la necesidad de cubrir con manos arriba algún dictamen favorable para cerrar una decisión que interesa a la corporación política que gobierna la provincia o el país, único motivo que traía a su banca, de vez en cuando, al ex diputado Asset.

Por este motivo es elogiosa la iniciativa que ha tenido el legislador oficialista de El Chubut Javier Touriñán que con el apoyo del PJ y del partido Proyección Vecinal del Chubut impulsan un reglamento interno cuyo cambio más fuente, de acuerdo a lo informado por el matutino Jornada, es el Artículo 12 en su capítulo 2 titulado “De los Diputados”, que advierte que los Legisladores Provinciales «que estuvieren ausentes sin justificación o permiso de la Legislatura en más del 25 por ciento de las sesiones plenarias y/o reuniones de las comisiones que integren en un año calendario pierden de pleno derecho el mandato conferido de conformidad con lo normado en el artículo 129 de la Constitución Provincial». O sea que si los Legisladores faltan, dejan de serlo, resalta el medio chubutense.

Refiriéndose a la forma en que se puede implementar el control señala que se creará una Nómina de Asistencia según la cual, “abierta la sesión, la Secretaría Legislativa deberá registrar la nómina de los Diputados presentes y ausentes indicando, con relación a estos últimos, cuáles se encuentran ausentes con y sin aviso, comunicándoselo a la Presidencia”. Además, si no se obtiene quórum, «inmediatamente deberá comunicarse esta nómina a la Presidencia de la Legislatura».

Para que haya sesiones especiales se agregan requisitos. Es que según el renovado artículo 18, “serán convocadas por el Presidente de la Legislatura a solicitud de no menos de la mitad de los integrantes de la Cámara”. El pedido deberá ser escrito explicando el motivo de la Solicitud. Y el Presidente fijará día y hora para realizarla. “La citación se hará por lo menos con 72 horas de anticipación a la fecha fijada para la
sesión»”.

Luego agrega, si en el debate un diputado pide una sesión especial y lo apoya la tercera parte de los presentes, “la moción será puesta a votación por el Presidente sin más discusión”. Si el pedido es aprobado por la mayoría simple de votos, la Legislatura fijará día y hora para la sesión y se supondrá que los presentes ya están notificados. Como sea, el artículo 20 advierte que en las sesiones especiales «sólo podrán tratarse los
temas que dieron lugar a la convocatoria, salvo la decisión de incluir otro, avalada por el voto afirmativo de la mayoría absoluta de la Cámara”.

Otro dato interesante que incluye el proyecto es específicamente el manejo de los fondos de la Legislatura. En Santa Cruz sabemos que eso es arbitrario y resorte exclusivo del Presidente del Cuerpo y que tal como lo informáramos hace unos días nadie sabe absolutamente en qué se invierte el dinero, cuál es el pago que se hace por conceptos de inversión, cuánto se paga en publicidad oficial, cuánto se eroga en concepto de sueldos y nada de ello puede saberse por la sencilla razón que el presidente de la Legislatura de Santa Cruz mantiene en secreto todas sus Resoluciones y no pone a consideración pública los números del presupuesto.

En Chubut apuntan a modificar las funciones del Presidente de la Cámara y en este punto modifica el reglamento actual de esa legislatura al indicar que quien sea cabeza de Cámara tendrá la atribución de “administrar los fondos fijados por la Ley de Presupuesto para el Poder Legislativo” y Touriñán agrega como nueva función del Secretario Habilitado en el remozado artículo 47: “Suscribir conjuntamente con el Jefe Contable y Tesorero las órdenes de pago libradas para la atención de gastos del Poder Legislativo. En caso de ausencia del mismo, será reemplazado por el Secretario Legislativo”.

Una iniciativa absolutamente de avanzada y con criterio de transparencia que intenta poner a los legisladores en el lugar para el que fueron elegidos, para legislar en nombre del pueblo y no para tomar la banca como plataforma de su impulso político, como vacaciones pagas o como caja cautiva de un Estado que graciosamente no hace nada para exigirles el cumplimiento de sus obligaciones y terminan tomando sus bancas como trofeos de guerra en la seguridad de que por cuatro años, al menos, tienen la impunidad ganada con el voto popular.

Tal vez el punto más importante que falta en este proyecto de Chubut, que consideramos es de un avance significativo hacia la normalización de las Cámaras de Diputados, es la revocatoria de mandato. Este mecanismo debiera instrumentarse definitivamente en todos los niveles de gobierno y la gente tendría que tener en sus manos la posibilidad de quitarle al mal político las facultades y las prebendas que a veces en base a mentiras, engaños y fraudes logran para asegurarse impunidad y quedar fuera del alcance de la ley que juzga indefectiblemente a todos los otros mortales. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos