sábado, enero 16, 2021
11 C
Río Gallegos

Campillo y Mascheroni: ministros floridos y de banana pisada


23/12 – 13:30 – Pocas veces abordamos aspectos coloridos del gobierno de la provincia, pero teniendo en cuenta el duro apriete económico al que hizo mención el propio Gobernador Peralta, queremos resaltar algunas de las excentricidades que muestran funcionarios de primera línea, cuyos gustos suelen resultar caros, más aún en épocas de crisis y cuando las vacas dejaron de pastar en los campos de la abundancia, al menos de acuerdo al mensaje que desde el gobierno le hacen llegar a la gente. No todo pinta como se ve en el cuadro.

Funcionario por dos

El más pintoresco indudablemente resulta ser el Ministro de Economía, el Contador Juan Manuel Campillo, un histórico de las finanzas públicas en Santa Cruz, impuesto por Néstor Kirchner y uno de los pocos que puede dar fe de la ruta de los Fondos que el ex Gobernador y ex presidente puso en el exterior.

Sucede que Campillo fue siempre el hombre que manejó la economía provincial, independientemente del Ministro de Economía que pasara por las distintas gestiones como las de Icazuriaga, Acevedo, Sancho o la actual de Peralta.

Si bien Campillo habitualmente se desempeñó con la cobertura del cargo segundón de “Secretario de Hacienda”, ha sido desde hace más de 15 años el verdadero hacedor de las finanzas provinciales, reduciendo a los circunstanciales ministros a meros sellos con obligación de firmar cualquier expediente que llegara desde su oficina.

Campillo es un refinado funcionario del gobierno que tiene algunas excentricidades que no dejan de llamar la atención, más allá que en alguna oportunidad molesten a los empleados que tienen directa participación en la preparación de sus gustos diarios.

El Ministro de Economía no quiere migrar definitivamente a la oficina del Ministerio, renunciando a su viejo amor, la oficina de Hacienda y tal vez sea por eso (o quizás por algunas otras cosas más) que preserva los dos aposentos, impidiendo que algún invasor le ocupe los sillones que mantiene calentitos en uno y otro lado, alternando su uso cuando las necesidades protocolares así se lo exigen.

A tal punto ha llegado el sentido de pertenencia desarrollado por Campillo con ambas oficinas, que ha tenido más de una discusión con el propio Gobernador Peralta, cuando éste quiso colocarle un Secretario de Hacienda, a lo cual Campillo se ha negado sistemáticamente. Los mal pensados creen que en realidad el enojo del funcionario no es solo por ver ocupado su espacio físico, sino por ver controlado u observado sus números contables.

Algunos empleados confiesan que de acuerdo a quien solicite una audiencia con Campillo, se asigna uno u otro despacho para la reunión. En general la oficina del Ministro se usa para encuentros más protocolares y el acogedor recinto del Secretario de Hacienda, para aquellos encuentros donde se necesita un ambiente más personal y de mayor confidencialidad.

En nombre de la rosa

Un detalle infaltable a la hora de hablar del Ministerio de Economía, es la rutina diaria que aplica Juan Manuel Campillo para hacer más amena la dura tarea de afiliar los números del presupuesto y controlar los fondos derivados a la obra pública que manda De Vido para que en su mayoría terminen en las manos de Lázaro; nos referimos al delicado gusto del Ministro por mantener en cada uno de sus despachos (léase Secretaría y Ministerio) una rosa que alegre el ambiente, suavice las ondas negativas y perfume el aire endurecido que proviene de las maderas, las alfombras y las pinturas aterciopeladas que decoran los rincones.

Sin embargo la orden de Campillo es tajante; los empleados deben colocar en cada despacho y sobre el escritorio, una rosa roja, grande, con tallo largo y con una sola hoja como detalle imprescindible. La misma debe (obligatoriamente) mantenerse fresca y tiene que ser retirada y sustituida por otra, cuando el paso de las horas hace mella en su lozano aspecto.

Otro de los habituales gustos de Campillo tiene que ver directamente con su salud y la estricta dieta que lleva para mantener su figura estilizada; es que diariamente el Ministro manda al personal a comprar una banana (fresca) y un yogurt natural.

Esta sana dieta viene precedida de todo un rito, pues el personal de maestranza debe pisarle la banana y llevarle en una bandeja la fruta debidamente acondicionada, junto al yogurt perfectamente cerrado y fresco.

Este momento tan importante en la dieta del Ministro se cumple indefectiblemente a las 10:30hs de cada mañana, cuando la empleada debe traspasar la puerta del despacho con la bandeja, colocarla en la mesa y antes que el Contador ataque ceremonioso a su sana alimentación, delicadamente y ante los ojos de Juan Manuel, la mujer debe probar la banana pisada, como prueba de fe de que la comida es buena y no tiene ningún agregado indeseable.

Lo social es lo primero

El Ministerio de Asuntos Sociales a cuyo frente se encuentra el Dr Jorge Mascheroni, célebre por la operación ilegal llevada a cabo contra una médica del hospital regional y por no haber renunciado a pesar del increíble error ético y de procedimiento en el que incurrió, sufre también, como toda la administración pública provincial, de los recortes presupuestarios que destruyen los objetivos loables de la acción social.

Actualmente el M.A.S le ha recortado a su personal hasta las posibilidades de sacar fotocopias, excepto las justas y necesarias, cortando de raíz el dispendio de fondos que años anteriores fueron moneda corriente en el organismo, que se debe encargar de bregar por el bienestar de la gente como fin último.

Sin embargo, al igual que el Ministro Campillo, el Dr Mascheroni tiene sus pequeñas excentricidades o si se quiere pequeños gustos personales y como aquel siente enorme inclinación por el Feng Shui. Por tal motivo ha ordenado que diariamente en su escritorio y en los despachos de los dos Subsecretarios que lo secundan, luzcan frescas azucenas que inunden el ambiente de una suave fragancia primaveral.

Las hermosas azucenas deben ser repuestas todos los días bien temprano y todas las mañanas llegan radiantes traídas por las gentiles manos de los empleados de la florería que por este servicio le factura al Ministerio de Asuntos Sociales la suma de 5 mil pesos mensuales.

Sin perjuicio de este detalle, el grupo de trabajo que rodea al Ministro Mascheroni, mantiene todos los martes reuniones de ministerio, pero no en el edificio de calle Salta sino en el restaurante La Guanaca Azul, donde departen y comparten con cenas bien regadas de blanco o borgoña, según corresponda, la planificación de las acciones sociales que van a encarar cada semana.

No obstante, algunas cuestiones de orden funcional se le escapan al Ministro Mascheroni, por cuanto hace muy pocos días un grupo de operadoras sociales denunciaron que el Ministerio tiene a 300 personas en negro cumpliendo esta importante tareas y lleva un mes de retraso en el pago de sus haberes.

Las operadoras sociales son las encargadas de hacer el trabajo de contención de los necesitados o gente enferma y cobran por ello 7 pesos la hora, sumando mensualmente entre 350 y 450 pesos cada uno, sin ningún tipo de aportes.

Tal como consta en las denuncias personales que hicieron públicas algunas mujeres, el M.A.S lleva más de un mes de atraso en el pago de sus salarios que abona con cheques y han manifestado su preocupación porque serán echadas si protestan por la situación que les toca vivir.

Si hay crisis, que no se note

Son detalles de una coyuntura económica y financiera de la provincia donde el propio Gobernador Peralta se ha encargado de hacer público el ajuste. Santa Cruz enfrenta una crisis pocas veces vista en los últimos 18 años, por ese motivo el mandatario ha ordenado recortes presupuestarios que afectan decididamente a muchas áreas de la administración pública donde ni siquiera se proveen insumos para trabajar en las tareas básicas.

También ha ordenado bajar las pautas publicitaria de los medios gráficos y radiales, sin embargo en este ítems también hay discrepancia con la realidad, pues actualmente el gobierno de la provincia le sigue abonando, al menos a un grupo selecto de medios que oportunamente daremos a conocer, jugosos montos que recaen siempre en los mismos operadores que históricamente han recibido la mayor parte de la pauta que se ha liquidado en Santa Cruz.

Esta dicotomía entre necesidad y despilfarro hacen poco creíble el verdadero estado de necesidad por el que atraviesa la economía provincial, no obstante no es ajeno al conocimiento público que el Gobernador se ve presionado por los compromisos salariales del sector público, por lo cual debe recurrir al auxilio nacional y por la merma de las regalías que por diversos factores inciden en la disponibilidad monetaria.

Sin embargo pequeños detalles como los comentados en esta nota, dan cuenta de que no todos piensan en la misma sintonía ni están alineados con la verdad de la crisis que se propala; porque si bien hay gastos que por nimios suelen ser de bajo impacto en un presupuesto tantas veces millonario como el de Santa Cruz, la política también se construye con gestos y si estos son contradictorios con el discurso, la gente comienza a desconfiar de que todo lo demás, también es mentira. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos