Inicio Economía y Finanzas El déficit fiscal se duplicó en julio respecto del año pasado

El déficit fiscal se duplicó en julio respecto del año pasado

45
0
Compartir

El déficit fiscal se duplicó en julio respecto del año pasado
23/08 – 10:00 – El resultado primario, previo al pago de deuda, dejó el mes pasado un saldo negativo de $25.714,6 millones, un 112,5% más que en julio de 2015

Por: Juan Gasalla
La Secretaría de Hacienda informó el resultado de la Base Caja de la Administración Pública Nacional correspondiente a julio, mes que dejó un déficit presupuestario primario sin rentas financieras de 25.714,6 millones de pesos.

Este saldo significa un incremento del déficit primario de 112,5% respecto de los $12.102,5 millones del mismo mes del año pasado.

En cuanto al resultado financiero, posterior al pago de vencimientos de de deuda, el rojo se reduce a $27.584,2 millones, aunque se amplió en $26.547,8 millones respecto de julio de 2015.

Además del pago de intereses de la deuda pública, en el resultado financiero la cartera de Hacienda computa los ingresos por rentas financieras originadas en las utilidades distribuidas por el BCRA y las producidas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS, que reducen el saldo negativo.

El informe oficial apuntó que en el séptimo mes del año, mientras los ingresos primarios aumentaron $25.958 millones, un 22% interanual, el gasto primario lo hizo en $39.570,1 millones, con un incremento de 30,7% respecto de julio de 2015.

Un análisis del IAE Business School de la Universidad Austral apuntó que “el ritmo de crecimiento de la recaudación tributaria se deteriora y sigue cayendo en términos reales como consecuencia tanto de las modificaciones en el sistema impositivo como por la caída del nivel de actividad”.

Al respecto, el informe de la Secretaría de Hacienda refirió que afectó a los ingresos “la moderación de recaudación del impuesto a las ganancias y de las retenciones a las exportaciones”, que reflejan “el esfuerzo fiscal que representa la reducción de la carga sobre la economía de impuestos distorsivos”.

Del lado de los gastos, la secretaría a cargo de Gustavo Marconato reconoció que en julio pesó el aumento del concepto “Prestaciones de la Seguridad Social”, en razón del efecto movilidad en estos haberes y por la mayor cantidad de casos cubiertos por moratoria previsional, así como las “Transferencias corrientes al sector privado”, por el incremento de los subsidios de carácter social como de finalidad económica.

El rojo fiscal de julio presentó una profundización del desequilibrio de las cuentas públicas, pues en términos interanuales se disparó por encima de la inflación.

Al analizar la evolución de la Base Caja de los primeros siete meses del 2016, el resultado primario sin rentas financieras fue deficitario en $146.917,7 millones, un 37,1% más que en el acumulado entre enero y julio de 2015.

El último informe del IAE Business School señaló que “las cuentas fiscales continúan deteriorándose aunque no en términos reales. Si bien los gastos siguen creciendo por encima de los ingresos, en relación al año pasado el déficit fiscal se incrementó por debajo de la inflación”.

El IPC Congreso marcó en julio una inflación acumulada de 46% en doce meses, mientras que en los primeros siete meses de 2016 sumó un 30,2 por ciento.

En el mismo sentido, la Secretaría de Hacienda resalta que al comparar el resultado primario de enero-julio de 2016 con el mismo período de 2015 “medido a precios constantes”, es decir considerando la inflación, “muestra una reducción de $1.966,9 millones o 1,8% en términos reales” en la comparación interanual.

“De esta manera la trayectoria fiscal del enero-julio 2016 se encamina hacia el objetivo previsto en el programa fiscal 2016″, indicó Hacienda, con “una reducción del déficit primario desde 5,4% del PBI en 2015 a 4,8% del PBI en 2016”, que representa una caída del orden del 12% en términos reales.

No obstante, si se excluyen las rentas de la propiedad del Banco Central y de la ANSeS, en los primeros siete meses del año el Gobierno registró un déficit financiero de $248.119,7 millones, un 62% más que en el mismo lapso de 2015.

Un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), consideró que “el fallo de la Corte sobre la readecuación tarifaria implica que la estrategia de reducir déficit fiscal vía recorte de subsidios llevará más tiempo del planeado. Por lo tanto aumenta la pertinencia de revisar otros componentes del gasto público”.

IDESA estimó, de todos modos, que es posible mejorar las cuentas fiscales abordando gastos en otras áreas, pues los subsidios económicos constituyen un 15% del gasto público primario, una proporción similar al pago de salarios y funcionamiento del Estado (16%). El grueso de los recursos de la Administración Pública Nacional los demandan los gastos de carácter social, como previsión social, salud, educación, vivienda e infraestructura básica, que representan un 63% del total, mientras que el 6% restante se destina a inversión pública.

“En este sentido, reformar el sistema previsional y desmantelar intervenciones nacionales superpuestas con funciones provinciales no solo resultan prioritarias sino que, después de la intervención de la Justicia, pasan a ser urgentes”, añadió el informe de IDESA, entidad que dirige Jorge Colina.

“El gasto público sigue muy elevado. Consideramos que hay un excedente en la dotación del personal para disponer de una productividad lógica. Sobra personal en el Estado. Es un seguro de desempleo encubierto. La tasa de desempleo corregida por este efecto es de dos dígitos”, indicó Eduardo Luis Fracchia, del IAE Business School de la Universidad Austral.

A la vez, IDESA advirtió que “los recursos fiscales asignados a subsidiar la energía, el transporte y las empresas públicas representan prácticamente un cuarto del gasto social, lo mismo que se gasta en salarios públicos y más del doble de lo que se asigna a obra pública. Se trata de una enorme cantidad de recursos fiscales que en la mayoría de los casos beneficia a personas de ingresos medios y altos, produce ineficiencias y oportunidades de corrupción y ha llevado a la crisis del sector energético”. (Infobae)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here