Blanqueo: polémica entre Prat-Gay y los bancos por la escasa adhesión

0
839

La carrera por el dólar contagió al paralelo y le hizo marcar un nuevo récord: $ 13,15
04/10 – 09:50 – El ministro los acusó de “no cooperar” con la operación; Adeba contestó con datos; “está desinformado”, dijo

Por: Javier Blanco
La escasa adhesión que logró hasta ahora el blanqueo de capitales generó ayer un fuerte contrapunto entre Alfonso Prat-Gay y los bancos. El ministro de Hacienda y Finanzas los acusó de no “cooperar” para que funcione el sinceramiento patrimonial sobre el que el Gobierno apostó casi todas sus fichas para ampliar la base impositiva, lograr mayores ingresos y poder fomentar el gasto el año próximo (el de las elecciones de medio término) sin agravar desequilibrios fiscales.

“No hay cooperación por parte de los bancos”, lanzó el ministro, al ser consultado respecto del avance del proceso de exteriorización de activos durante una entrevista concedida a Radio Mitre.

“Creo que está algo desinformado. Todos los viernes nos venimos reuniendo con el Banco Central y representantes de la AFIP y la UIF para analizar los avances del plan y pulir los detalles que sean necesarios para hacerlo ejecutivo. Si eso no es colaborar, no sé que és”, dijo a LA NACION, sorprendido por la acusación, Daniel Llambías, presidente de Adeba, la cámara que representa a los bancos de capital privado local.

Según el ministro, los bancos “dificultan” el trámite de adhesión al blanqueo. “Piden papeles que nadie les pide a los bancos. Aparentemente tienen temor de que algún día alguien vaya a investigar más allá”, se quejó el funcionario.

“Pareciera ser que el que más dificulta este proceso de sinceramiento son los mismos bancos que debieran beneficiarse, porque esos fondos, que están enterrados o guardados, al banco le conviene que ingresen al sistema, porque después los pueden prestar o sacarles una renta”, abundó Prat-Gay.

“Hoy en la mayoría de los bancos el trámite de adhesión al blanqueo se puede hacer por home banking. Por esa vía puede pedirse la apertura de cuentas y conseguir el número de CBU que permite luego acudir a la AFIP para generar la boleta de depósito. No tengo el dato preciso, pero ya hay unas 10.000 cuentas abiertas para adherir. Y muchos ofrecen asesoramiento a sus clientes para blanquear”, retrucó Llambías, para quien la automaticidad que se le dio al proceso es la mejor muestra de la colaboración que hace el sistema financiero para tratar de que avance.

La controversia tiene eje en las prevenciones que los bancos tomarían para evitar posibles problemas futuros con la Unidad de Información Financiera (UIF), en el caso de que los fondos blanqueados provinieran de ilícitos. Por eso ayer Prat-Gay les pidió “leer la ley, que dice que mientras no haya un delito diferente del de evasión, está totalmente saldada la deuda con el fisco, hay secreto fiscal y secreto bancario”.

Pero los banqueros insistieron en destacar que el trámite de adhesión al régimen es casi automático, por lo que no tienen intervención en él, siempre que quien blanquee sea cliente de la entidad. “De hecho, luego tenemos hasta 150 días para informar un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) a la UIF, por lo que no creo que estemos actuando como una barrera. Más bien supongo que están algo inquietos porque los primeros números no fueron lo que esperaban, pero la mecánica diseñada para adherir ayuda mucho a eso”, remarcaron en otra entidad, en relación al incentivo a postergar el ingreso que supone todo corrimiento al alza del dólar, ya que el tipo de cambio de conversión quedó fijado en $ 14,90.

Llambías incluso recordó que algunas de las trabas que enfrenta el blanqueo pueden surgir de la falta de adhesión al régimen de algunos fiscos provinciales. “En esos casos sí pueden aparecen problemas, pero no por culpa de los bancos” remarcó.

El avance del blanqueo es monitoreado semanalmente por un comité en el que confluyen representantes de los distintos organismos oficiales que intervienen en el proceso. Dicho comité es coordinado por funcionarios del BCRA, que todos los viernes intercambian información con los representantes que los bancos envían a esos encuentros. Y quienes allí confluyen aseguran que en ese ámbito se han logrado grandes progresos, “por lo que desde ningún otro ente se escuchan reclamos como los que sorpresivamente lanzó el ministro”, apuntó Llambías. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí