Sin reacción: la industria y la construcción siguieron cayendo en octubre

0
943

Se perdieron casi 90.000 empleos en relación de dependencia
01/12 – 09:20 – La producción fabril cayó 8% en su peor mes del año, y por primera vez bajaron todos los sectores; las obras se derrumbaron 19,2%

Por: Francisco Jueguen
En diferentes actos, el Gobierno busca mostrar que la reactivación económica es inminente, alentando a confiar en que el futuro será mejor. Pero los datos oficiales contradicen, al menos por ahora, esas predicciones.

Hay ejemplos de este fenómeno extraño. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, cortó ayer la cinta para anunciar inversiones por US$ 200 millones de la empresa Andreani en su plataforma logística, y hoy inaugurará líneas de producción de Whirlpool en La Tablada. Sin embargo, Herzo, uno de los proveedores de Puma en el país, decidió anteayer cerrar su planta y echar a 200 empleados por una “merma en las ventas, cambios en los esquemas productivos y nuevos hábitos de consumo”. Allí impactaron las importaciones.

Los números oficiales avalan esta última imagen de crisis sin signos vitales a la vista. El Estimador Mensual Industrial (EMI) mostró en octubre los peores números del año, según informó ayer el Indec. El derrumbe interanual fue del 8% y acumuló así una caída del 4,9% en el año. Por primera vez en 2016, todos los sectores del complejo industrial -fuertemente afectado por la situación de Brasil, el desinflado mercado interno y la falta de competitividad- mostraron caídas.

La actividad no repunta y los “brotes verdes” se deshacen y preocupan al Gobierno. En coincidencia con los datos oficiales, ayer la consultora FIEL informó que su índice de producción industrial mostró en octubre una caída interanual del 7,1%, mientras que el acumulado de 10 meses dio -5,2%. Un dato positivo fue que, según FIEL, el IPI del mes pasado subió 2,4% respecto de septiembre en términos desestacionalizados.

El Indec informó también ayer que la actividad de la construcción cayó 19,2% en octubre con relación al mismo mes del año anterior. En el año ya acumula una retracción del 13,5%. Sin embargo, algunos ven un piso para la caída de este sector en el crecimiento de los permisos para construir y la leve mejora intermensual del empleo en agosto y septiembre. El Ministerio del Interior, en tanto, la semana pasada sentó en una mesa a funcionarios, empresarios y sindicalistas para motorizar la obra pública, aún desdibujada en las estadísticas oficiales. “La obra pública va a explotar el año que viene. Estamos haciendo dos licitaciones por día”, anunció el ministro Rogelio Frigerio la semana pasada en la cumbre de la Unión Industrial Argentina.

Tanto construcción como industria son sectores importantes de la economía, sobre todo por su impacto en el empleo. “Si se mira la serie de ambos indicadores es el peor ajuste desde 2002”, afirmó Martín Polo, economista jefe de la consultora Analytica. “La obra publica no arrancó y el sector privado tampoco está aportando a la construcción. El rubro está padeciendo un cambio de régimen, con una apuesta al ahorro interno como base del crecimiento, y las inversiones en ladrillos pierden atractivo”, agregó. El economista rescató el aumento del 19% durante octubre de la superficie cubierta autorizada por los permisos de edificación. No obstante, todos los insumos cayeron respecto del año pasado, cuando el sector crecía a valores récord por el impulso oficial ante las elecciones presidenciales. En las mediciones mensuales la consultora LCG ve mejoras en las ventas de acero, hierro y despachos de cemento.

Por primera vez, el sector automotor no fue el ancla de la industria, aunque cayó 19,1%. Esta vez, el rubro del tabaco cayó un 26,9%, mientras que el bloque textil se derrumbó 26,7%. Pero lo que más preocupa a los expertos es que la producción de alimentos, altamente competitiva, siga cayendo. Esta vez bajó 3,5%. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí