El Gobierno apuesta ahora a dilatar el debate por Ganancias

0
869

El Gobierno admitió que debería subir el piso de Ganancias, pero aclaró que hoy no es posible
12/12 – 09:50 – Espera que el PJ no logre mayoría pasado mañana en el Senado y que el proyecto vuelva a la Cámara baja

Por: Jaime Rosemberg
Como esos equipos que cuidan el empate hasta el último minuto, y a través de sus referentes legislativos y funcionarios, el Gobierno trabajó todo el fin de semana largo con los gobernadores y los legisladores que le responden con un objetivo en mente: quebrar el sólido bloque de senadores del PJ y dilatar el tratamiento del proyecto opositor aprobado por la Cámara de Diputados que establece sustanciales modificaciones al impuesto a las ganancias.

“Si el proyecto termina saliendo, pero con cambios sustanciales, para nosotros es un triunfo”, afirmaba ayer un operador del oficialismo en relación con el proyecto que el Senado comenzará a tratar mañana en comisión, con la anunciada presencia de los mandatarios provinciales.

Los ministros de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y del Interior, Rogelio Frigerio, encabezan las negociaciones con los senadores del PJ, centradas en morigerar los efectos de los impuestos a la actividad minera y al juego, que sostiene el proyecto que encabezaron el Frente Renovador y el kirchnerismo.

“Los gobernadores necesitan tener claro que no los van a perjudicar con esos impuestazos”, afirmaron cerca de Frigerio. En el Gobierno festejaron las declaraciones del senador Rodolfo Urtubey (PJ-Salta), que ayer advirtió: “Podría aprobar [en general] el proyecto, pero creo que hay que modificarlo (…) Voy a firmar un dictamen con disidencia y proponer en el recinto modificaciones”, dijo el senador.

Apuesta final

El Gobierno apuesta a que los gobernadores que considera más cercanos (Hugo Passalacqua, de Misiones; Sergio Uñac, de San Juan; Domingo Peppo, de Chaco, y Gustavo Bordet, de Entre Ríos) “convenzan” al menos a un senador peronista de votar contra la iniciativa que salió de Diputados y así impedirle al PJ lograr los dos tercios que necesita para tratar el proyecto el miércoles. La apuesta es doble: que el tratamiento del proyecto se postergue para la semana próxima y que ese día (podría ser el martes 20 o el miércoles 21) se apruebe, aunque con modificaciones, con lo que volvería a la Cámara de Diputados, con un final impredecible.

“Estamos en un escenario de paridad, con doce senadores sin definición”, afirmaron desde el Ministerio del Interior. Desde la Cámara alta, en cambio, la percepción es que la posición del senador Urtubey es “minoritaria” y que desde el bloque del FPV, que encabeza Miguel Pichetto (FPV-Río Negro), no se aceptarán modificaciones. El aval de la flamante conducción de la CGT al proyecto, explicitada por Héctor Daer el viernes pasado, parece haber abroquelado a los senadores peronistas detrás del proyecto aprobado en Diputados. Ni los legisladores ni la mayoría de los mandatarios provinciales parecen dispuestos a pagar el costo político de dilatar o rechazar el proyecto. Sergio Massa, que también conversa con los protagonistas del debate en la Cámara alta, pretende hacerle pagar al presidente Mauricio Macri el costo de tener que vetar el proyecto luego de su aprobación legislativa.

“Esperemos que en el Senado esta vez haya espacio para debatir con responsabilidad y tiempo algo tan importante y delicado como un cambio en el sistema impositivo”, afirmó anteayer Frigerio, que está regresando de su viaje por China para asegurar inversiones en el país.

La táctica oficialista de “pegar” a Massa con el kirchnerismo por su postura común en el proyecto de Ganancias va a continuar en las próximas horas. De hecho, en la Casa Rosada se preocuparon por remarcar la “defensa” que Máximo Kirchner hizo del tigrense en declaraciones radiales. “Que le diga impostor de esa manera… llama la atención la poca templanza”, dijo el hijo de Néstor y Cristina Kirchner en referencia a la acusación de “impostor” lanzada por el propio Presidente contra Massa, horas después de aprobado el proyecto, que lleva el mínimo no imponible a $ 33.500 brutos para trabajadores solteros y a $ 44.000 brutos para casados con dos hijos.

En el Gobierno analizaban la factibilidad de una llamada de última hora a los ministros de Hacienda de todas las provincias para la noche de hoy. “Seguimos conversando”, se esperanzaban los funcionarios, horas antes de otro debate crucial. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí