López quedó cerca del juicio oral en la causa por enriquecimiento ilícito

1
600

Para el fiscal Delgado, hay que unificar las causas de José López y "la ruta del dinero K"
21/12 – 11:00 – La Cámara Federal confirmó los procesamientos contra el ex funcionario y complicó la situación procesal de la hermana Inés

Por: Maia Jastreblansky
El ex secretario de Obras Públicas José López quedó cerca del juicio oral en la causa en la que se lo investiga por enriquecimiento ilícito. La Sala II de la Cámara Federal confirmó los procesamientos tanto del ex funcionario como de su esposa y de dos empresarios que habrían actuado como testaferros del matrimonio. Además, los camaristas dispusieron el procesamiento de Celia Inés Aparicio, la religiosa que ayudó a introducir los bolsos con dinero al convento de General Rodríguez durante la madrugada del 14 de junio.

Los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun rechazaron todos los recursos de apelación de las defensas. Horacio Cattani no firmó por estar de licencia.

Respecto de la hermana Inés, el juez federal Daniel Rafecas había dictado falta de mérito, a la espera de tomar nuevas declaraciones testimoniales. Pero la Cámara Federal ordenó su procesamiento, tal como lo había requerido el fiscal Federico Delgado, y le solicitó al magistrado que disponga un embargo contra la religiosa. Los camaristas consideraron que Aparicio incurrió en contradicciones cuando manifestó que desconocía la función que tenía López en el Gobierno, ya que su firma apareció estampada en una nota dirigida al ex secretario de Obras Públicas en la que se solicitaban fondos para el convento.

La maniobra del chalet

La Sala II consideró probado que el chalet de Tigre que habitaba López era suyo y que simuló alquilarlo para esconder que formaba parte de su patrimonio. Señalaron que en esa maniobra participaron tanto la esposa del funcionario, María Amalia Díaz, como las dos personas que figuraban como dueñas de la casa, Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez, que habrían actuado como propietarios aparentes.

Galera, señalado como “valijero” del ex Ministerio de Planificación, fue quien compró el terreno de Dique Luján en mayo de 2008 y comenzó a levantar el chalet. En mayo de 2010, pasó la titularidad del inmueble a Gutiérrez, dueño de la constructora Grupo Farallón.

El fallo resaltó que López y Díaz “aparecieron en escena” incluso antes de que Galera iniciara la construcción del chalet “reuniéndose con el arquitecto a cargo del proyecto” antes de que fuera contratado para la tarea. El escrito indicó lo “curioso” que resultó cómo “generosamente” Galera le dio participación al matrimonio, al que sólo conocía “socialmente”.

Para los camaristas, Díaz tuvo una “concreta y activa intervención en la maniobra”. En este sentido, recordaron que fue ella quien, en octubre de 2008, recibió un mail del arquitecto de la casa, que contenía un croquis y un presupuesto.

Gutiérrez, actual titular del chalet en los papeles, había alegado que López tenía la intención de comprar la casa en el futuro. Pero los jueces no avalaron esta versión y señalaron que Gutiérrez “se prestó a la operación que López por sí no podía formalizar”, dado que no había declarado una capacidad económica suficiente para comprar el chalet.

La causa podría avanzar en el verano, ya que Rafecas trabajará durante la feria judicial. Deberá trabar el embargo contra Inés y correrle vista a Delgado para el requerimiento de elevación a juicio. (La Nación)

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí