Inicio Política Citan a Gils Carbó para que diga si pensaba remover a Alberto...

Citan a Gils Carbó para que diga si pensaba remover a Alberto Nisman de la fiscalía AMIA

59
0
Compartir

Los K aprobaron en el Senado la ley que le da más poder a Gils Carbó
05/04 – 11:00 – El fiscal Taiano llamó a la procuradora como testigo para que declare en la causa que busca resolver cómo, cuándo y por qué murió Nisman. Hasta ahora no había sido involucrada de un modo tan relevante en la causa.

Por: Nicolás Wiñazki
En un hecho inusual para la Justicia, el fiscal que investiga la muerte de Alberto Nisman, Eduardo Taiano, llamó como testigo para que declare en esa causa a su jefa, la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

Taiano quiere que Gils Carbó declare en el expediente sobre el fallecimiento de Nisman, bajo juramento, si es cierto que tenía tomada la decisión de remover a su colega de la fiscalía del caso AMIA. La jefa de los fiscales tiene la posibilidad de responder por escrito las preguntas del fiscal, el juez, y del resto de los abogados de los imputados y de la querella de este expediente, porque así se lo permiten las normas del Ministerio Público.

Según fuentes de la Justicia federal, la Procuradora ya fue notificada de que será llamada a declarar como testigo por el fiscal Taiano, y puede ahora responder si decide hacerlo en persona, o mediante un oficio.

En el caso que acepte participar personalmente del interrogatorio de las autoridades de la causa, el fiscal que lleva la instrucción que le fue delegada por el juez Julián Ercolini, le pondrá fecha a una audiencia formal.

Hasta ahora, Gils Carbó no había sido involucrada de un modo tan relevante en la causa Nisman.

Eso, a pesar de que el propio fiscal del caso AMIA y denunciante del Gobierno K, fallecido en circunstancias no esclarecidas, había explicitado que estaba convencido de que la Procuradora lo iba a remover de la fiscalía en la que investigaba el atentando a la mutual judía debido a que, según su hipótesis, él mismo interfería con el “Pacto con Irán” planteado por la Casa Rosada como una forma de acercamiento con Irán.

Para Nisman, el “Memorando” acordado con el régimen del ex presidente de ese país, Mahmud Ahmadinejad, era en realidad la concreción de un “plan criminal” que escondía, detrás de supuestas buenas intenciones judiciales, la garantía de impunidad para los imputados en su causa, a cambio de negocios privados que que beneficiarían al entorno de los Kirchner.

El fiscal Nisman habría adelantado la vuelta de un viaje que estaba realizando junto a parte de su familia por Europa, en diciembre del 2014, para presentar de forma sorpresiva -al menos para la mayoría de la la opinión pública- la denuncia contra Cristina Fernández.

Una versión que relataron a Clarín miembros del Poder Judicial, basada en información no oficial y dichos de integrantes de la Procuración, indica que Gils Carbó tenía incluso preparado el expediente para remover a Nisman de la investigación sobre la AMIA. No hizo falta. El fiscal apareció muerto de un disparo en la cabeza cuatro días después de denunciar a la Presidenta de la República. ¿Fue un asesinato? ¿Un suicidio? Es lo que Taiano y el juez Ercolini están investigando.

¿Gils Carbó iba a removerlo de la fiscalía AMIA por órdenes de Cristina? Esa es una de las preguntas que deberá responder ahora la Procuradora.

Eso es, por ejemplo, lo que aseguran de modo informal dirigentes de la comunidad judía que dicen haber escuchado de boca de la propia Cristina Fernández, cuando aún ejercía el poder, el relato de que ella misma le había ordenado a Gils Carbó (en realidad, una funcionario que debería trabajar de forma autonóma al poder) que aparte a Nisman del caso AMIA.

La Procuradora deberá ahora responderle variois interrogantes a Taiano. Y lo hará en calidad de testigo, lo que significa que está obligada a decir la verdad. En caso contrario podría cometer el delito de falso testimonio.

Nisman tenía varios motivos para creer que podría ser removido de su puesto por Gils Carbó. Su jefa ya había tomado decisiones similares, como cuando le quitó al propio Taiano la subrogancia que se la había asignado sobre la fiscalía número 5.

O como cuando lideró un jury de enjuiciamiento fallido contra el fiscal Juan José Campagnolli debido a que éste se animó a investigar con rapidez y efectividad el caso de la “La Ruta del Dinero K”.

El fiscal Taiano, que ahora investiga a la muerte de su colega, fue de los que no se subordinó al grupo kirchnerista que integra el Poder Judicial y que se identifica con la agrupación llamada “Justicia Legítima”, un nombre redundante: la Justicia siempre es “legítima”.

Clarín informó que cuando le fue asignada una nueva fiscalía a Taiano para poder investigar el fallecimiento violento de Nisman, la Procuración decidió que esa nueva unidad bajo su mando estaría ubicada en un edificio del microcentrio porteño. Se trataba de una construcción muy vulnerable desde el punto de vista de la seguridad, de acuerdo a una pericia que realizó sobre el tema la Gendarmería Nacional. La Procuradora incluso habría retaceado recursos económicos para que esa nueva fiscalía pudiera analizar la muerte de Nisman con un número razonable de integrantes contratados por Taiano.

El poder K había dejado trascender en un momento crucial que efectivamente el fiscal Nisman sentiría una embestida de la Casa Rosada en su contra.

En diciembre del 2014, por ejemplo, un mes antes de que apareciera muerto, Horacio Verbitsky escribió en Página/12 un artículo sobre la renovación de autoridades de la ex SIDE, rebautizada por el Gobierno de entonces como Agencia Federal de Inteligencia.

Esa nota dice en uno de sus párrafos que la “reformulación” de los jefes del espionaje nacional significaba en los hechos un cambio en las relaciones con los Estados Unidos.

Verbitsky agregó entonces que “nadie lo teme más que el fiscal de la causa por el atentado a la DAIA (es decir, el de la AMIA también), Alberto Nisman, quién en las últimas 48 horas llamó treinta veces al flamante subsecretario de Inteligencia, Juan Martin Mena, con quien al cierre de esta edición no había conseguido comunicarse”.

La edición de Página/12 en la que se publicó esa nota está fechada el 21 de diciembre del 2014.

El autor no explica por qué el subsecretario de Inteligencia, asesor en la redacción del Pacto con Irán, no atendió los treinta llamados del fiscal que investigaba el atentado terrorista que terminó con la vida de 85 personas, mientras que otras trescientas, si es que se puede dar un número exacto sobre esa cuestión, fueron heridas.

Lo que evidencia esa nota de Página/12, eso sí, es que Nisman molestaba al Gobierno K.

Gils Carbó será la primera funcionaria judicial alineada con Cristina Fernández que deberá respuestas sobre ese tema ante la Justicia federal. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here