martes, enero 19, 2021
20 C
Río Gallegos

Mauricio Macri y Cristóbal López: el “Lava Gato” ya está en marcha

Cristóbal López, otro integrante de la asociación ilícita de la década ganada, busca ponerse a resguardo
24/05 – 14:30 – Como era de esperar y venimos anunciando desde el año pasado, el defraudador serial de la Argentina Cristóbal López, socio del matrimonio Kirchner e integrante de la banda que asoló el país durante 12 años, ha logrado, no solo el salvoconducto judicial en esta “nueva argentina”, sino la gracia del actual gobierno nacional, para licuar sus deudas y recuperar el control de sus empresas, involucradas en cuanta sospecha de ilícitos económicos existen. Cristóbal López ya hizo un “plan de pago” de 57 millones de pesos por mes y Mauricio Macri, le ha dado la posibilidad de levantarse y comenzar a caminar de nuevo. (Por Rubén Lasagno)

El Lava Jato, en portugués significa “lavado de chorro”, nombre asignado a una mega-operación anticorrupción desatada en Brasil, que significa sacar a los ladrones del poder, ventilando los más aberrantes delitos económicos actuales y anteriores, coimas, retornos, sobreprecios, tráfico de influencia, complicidades del sector público con el privado, contrataciones simuladas, corrupción en la obra pública, etc, lo cual amenaza hoy con llevarse puesto al actual presidente y tres anteriores y poblando las cárceles brasileras con renombrados y conspicuos políticos, como el presidente de la Cámara de Diputados de ese país o el propietario de Oderbrech o la propia Petrobras.

Como en Argentina siempre copiamos las cosas, en vez de “Lava Jato” que significa combatir las mafias, practicamos el “Lava Gato”, una medida contrapuesta en el objeto pero igualmente efectiva, solo que en este caso, en vez de mandarlos presos y quitarles los fondos robados, se premia a los delincuentes que han vaciado al país y se los ayuda a “caminar de nuevo” para que tengan otra oportunidad y en algunos casos, hasta puedan volver a ser candidatos políticos a un cargo electivo.

Para eso debe haber una decisión política tomada y en nuestro caso, existe. El presidente Mauricio Macri, después de un año y medio de gestión, se ha preocupado para que Cristina Fernández pueda volver a ser candidata y que su socio Cristóbal López, logre un perdón necesario para que pueda continuar con su grupo empresario, sin sobresaltos ni impedimentos legales.

El diario Clarín publica hoy con total claridad que el gobierno nacional, le ha otorgado al zar del juego, a través de la AFIP, la autorización para el ingreso a la moratoria fiscal y de esa manera, saldar la monstruosa deuda que mantiene con el Estado, mediante el cómodo pago de la módica suma de 57 millones de pesos, que Dios sabrá si algún mes no la puede cumplir, podrá “refinanciar” o hasta cabe la posibilidad de que se la condonen, siempre en orden al objetivo supremo de mantener las fuentes de trabajo y no permitir que un empresario argentino caiga en desgracia.

Recordemos que la mayor parte de esas empresas y especialmente los medios que posee Indalo, Cristóbal López las compró robando la plata que debía aportar con la firma OIL Combustibles, al no pagar los ITC, para lo cual desfraudó a la AFIP en 8 mil millones de pesos.

Pero no es lo único que López se robó. También se quedó con aproximadamente 350 millones de aportes previsionales de su personal. Esta falta de pago de los aportes correspondientes a la seguridad social – describe Clarín – le significó hace dos días, un procesamiento a López y a su socio Fabián de Sousa en relación a la empresa Telepiú SA (razón social de la señal C5N). La denuncia reúne a unos 400 trabajadores del canal y en esta causa los dueños de Indalo fueron encontrados responsables de retener de forma indebida los aportes que debían dirigirse al pago de los aportes previsionales por unos $ 300 millones. Aunque en el Grupo, que apelará la decisión, sostienen que Telepiú SA está “dentro de la moratoria lo que debería suspender los procesos penales”.

Desde la AFIP señalaron que no había impedimentos para que el Grupo Indalo ingrese a la moratoria. “Fue por diferentes deudas que no son objeto de investigaciones por eso no se les impidió acogerse a dicho beneficio”, señalaron desde el ente recaudador a Clarín.Piense el lector que cualquier comerciante por pequeño que sea en este país, pierde su CUIT, la AFIP le inhibe sus cuentas, los bancos le cierran las cuentas corrientes, el Estado le embarga todo y debe cerrar, si acaso tiene la cobarde osadía de quedarse con los aportes de sus empleados y no cumplir con lo que manda la ley.

Es decir que en el “Lava Gato” argentino, todo puede suceder. No hay necesidad de ser tan estricto si se puede leer la ley del derecho y del revés. A pesar del viejo dicho que marca: “si tiene cuatro patas, pelo, cola y hace “guau” es perro”, la AFIP, extensión de la transparencia que enarbola este gobierno nacional, cree ver algo que nosotros, claro está no vemos.

Mientras todo esto ocurre, Mauricio Macri (no él directamente, sino a través de los organismos de gobierno) le ha cedido a López varias obras para que sus empresas, como CPC que hace la autovía Comodoro-Caleta, no pierda todo y le ayuda a condonar deudas y realiza “compensaciones de deudas” para que su colega empresario-amigo, deje de perder el sueño y los millones de dólares que con tanto esfuerzo atesoró para él y para los Kirchner en todos estos años.

Resumiendo: el “Lava Gato” argentino ya está en marcha y como el “Lava Jato” en Brasil, acá es una política de Estado. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos