Ofensiva de Maduro: arrestan a un juez de la Corte nombrado por la oposición

0
899

Ofensiva de Maduro: arrestan a un juez de la Corte nombrado por la oposición
24/07 – 10:30 – El SEBIN, la policía política del régimen, detuvo a Angel Zerpa. Es uno de los 33 magistrados que juraron sus cargos el viernes último ante el Parlamento controlado por la alianza opositora.

Por: Ludmila Vinogradoff
El sorpresivo arresto de un juez recién nombrado que juró el viernes último ante el Parlamento opositor agudizó la lucha de poderes en Venezuela. El hecho fue denunciado por el jefe de la Asamblea Nacional, Julio Borges, y de inmediato generó una ola de repudios al inicio de una semana que se estima será agitada. El domingo próximo, el gobierno insiste en realizar una polémica Asamblea Constituyente -rechazada por el 70% de la población, segun sondeos- para reformar la Carta Magna.

La detención del juez Angel Zerpa por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), la policía política del régimen, se inscribe en ese contexto. Hoy, horas después del arresto, el presidente Nicolás Maduro confirmó el hecho y advirtió que todos los 33 magistrados nombrados por la oposición el último viernes “irán presos, uno por uno, uno detrás de otro” y que se les congelarían sus bienes y cuentas bancarias.

“Esta gente que nombraron, usurpadores que andan por ahí (..)#Ahora están cometiendo el error garrafal de crear un Estado paralelo, que es una barrabasada”, dijo el mandatario durante su programa semanal en la TV#pública.

Otro de los que denunció el arresto del magistrado Zerpa -uno de los magistrados que prestaron juramento ante la Asamblea Nacional, controlada por la oposición- fue el gobernador de Miranda y ex candidato presidencial, Henrique Capriles, en su cuenta de Twitter en la noche del sábado. La detención fue luego amplificada por el presidente del Legislativo, Julio Borges.

La advertencia de Maduro, tras la violenta represión del sábado a una nueva marcha opositora en respaldo de la nueva Corte, tensiona aún más el conflicto entre los poderes toda vez que el régimen prepara los comicios de su Constituyente el próximo domingo y la oposición intensifica la ofensiva para rechazarla. Los opositores están revitalizados por los 7,6 millones de votos logrados en el referéndum realizado el último domingo sobre la Asamblea convocada por el chavismo.

Borges calificó el caso de Zerpa como un ‘’secuestro” y pidió a la comunidad internacional estar “alerta ante la persecución de la dictadura”. Su vice, Freddy Guevara, calificó el arresto como “terrorismo de Estado”, que busca amedrentar las acciones que realizan los ciudadanos en desacuerdo con el gobierno.

Zerpa es uno de los magistrados principales designados para dirigir la Sala Política Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia. Es un juez de larga experiencia que estaba defendiendo a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, en el proceso que inició en su contra el Supremo tribunal para destituirla.

Capriles, quien fue dos veces candidato presidencial en 2012 y 2013, dio credibilidad a la versión según la cual el régimen estaba buscando a los otros 32 jueces del Poder Judicial, quienes también fueron juramentados por los parlamentarios, con el objetivo de ponerlos a la orden de la Fiscalía Militar.

El último viernes, el Parlamento tomó juramento en una sesión especial a la nueva Corte Suprema -que en Venezuela se llama Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Son 13 titulares y 20 suplentes. La oposición decidió nombrar a los magistrados -designados por un concurso especial- y hacerlos jurar en rechazo a la decisión del gobierno de renovar la Corte luego de que la oposición ganara por abrumadora mayoría las últimas parlamentarias en diciembre de 2015 y antes de que los nuevos legisladores ocuparan sus escaños un mes después.

Según la ley venezolana, los jueces del TSJ deben ser nombrados por el Parlamento. Por tal motivo, de acuerdo con abogados, juristas, diputados y demás especialistas en temas legales y constitucionales, los jueces de la vieja Corte -que responden al oficialismo- usurpan dichos cargos al no cumplir con los requisitos establecidos en la Constitución Nacional y en las leyes de la República.

Al parecer, los 32 magistrados restantes se han protegido desde anoche en la clandestinidad. Los tribunales militares han impedido a la Fiscalía General ver al juez Zerpa, quien tampoco había podido tener contacto con sus familiares.

La directiva actual filochavista del Tribunal dijo que los magistrados designados por la Asamblea habían incurrido en los delitos de usurpación de funciones y traición a la patria, pues el Legislativo “está en desacato” a los fallos del máximo tribunal. Tras denunciar como “nula e írrita” (inválida) la designación que hizo el viernes el Parlamento, advirtió que los juramentados se exponían a ser detenidos y acusados de usurpación de funciones y traición a la patria. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí