El yate de Jaime ya está en manos de la Prefectura y motiva otro procesamiento

0
1034

El yate de Jaime ya está en manos de la Prefectura y motiva otro procesamiento
27/07 – 11:00 – El barco será destinado a combatir el delito complejo, luego de que el juez Casanello permitió disponer del bien

Por: Maia Jastreblansky
Cuatro habitaciones, una con baño en suite. Home theater, hidromasaje y grill. Cocina, microondas y heladera incorporada. La descripción no pertenece a un chalet exclusivo ni a un departamento en venta. Se trata del yate que perteneció a Ricardo Jaime y que -reconvertido y en manos del Estado- ayer comenzó a patrullar los ríos para combatir el delito complejo.

El Ministerio de Seguridad estrenó ayer el barco que habría formado parte del exuberante patrimonio del ex secretario de Transporte, hoy preso. El yate fue recuperado por el juez federal Sebastián Casanello en el marco de la causa por enriquecimiento ilícito contra el ex funcionario kirchnerista. El magistrado invocó el artículo 23 del Código Penal y la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción para disponer una medida cautelar sobre la embarcación y asignarle una fin público y reparador.

El yate modelo Altamar 64, valuado en un millón de dólares, quedó sospechado de integrar el patrimonio oculto de Jaime luego de que Casanello y el fiscal Carlos Rívolo investigaron la trastienda de su adquisición.

El buque fue comprado por una firma de Delaware, pero en el proceso estuvo involucrado el abogado Carlos Lluch, asesor legal externo del Grupo Cirigliano, mientras que la operación contó con la asesoría de Raúl Viola, del mismo estudio jurídico. Otro indicio fue la clave: la persona autorizada para sacar el yate del astillero fue Manuel Vázquez, sindicado como testaferro de Jaime.

El ex ministro de Transporte siempre negó ser el propietario del yate, mientras que Lluch declaró que el dueño del barco era un contador uruguayo. Sin embargo, jamás nadie reclamó el bien.

Tras años sin rastro, el barco fue encontrado en Piriápolis, Uruguay, tal como reveló el diario Clarín en 2013. A Casanello le demandó cuatro años de negociaciones diplomáticas repatriarlo. Finalmente, el yate arribó a la Argentina en abril pasado.

Según pudo conocer LA NACION, cuando culmine la feria, Casanello ampliará el procesamiento contra Jaime por considerar el yate parte de su patrimonio no declarado, una medida que no pudo tomar mientras el barco estaba en el extranjero.

Reconversión

El traslado del yate fue encargado a la Prefectura. Allí los oficiales detectaron el potencial del barco para el Estado: más allá del lujo, tiene una velocidad crucero que permitiría encabezar cualquier operativo de seguridad, mientras que contiene un radar que difícilmente se encuentre en otras embarcaciones civiles.

Su tecnología lo hace ideal para convertirse en un “buque escuela” y capacitar a los cadetes de la fuerza.

El Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich, le requirió al juez convertirse en depositario judicial de la embarcación hasta que exista una sentencia firme que permita decomisar el bien.

“Solicitamos tener el derecho de uso del barco para destinarlo al combate del delito complejo. Nosotros nos ocupamos del mantenimiento y pagamos un seguro”, explicaron desde Seguridad.

“Esto es muy simbólico. El dinero salió de los bolsillos de la gente y ahora vuelve para ser utilizado a favor de la gente”, dijo Bullrich.

El buque está ploteado como parte de Prefectura, aunque con una consigna que lo distingue: “Embarcación recuperada de la corrupción”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí