jueves, enero 21, 2021
16 C
Río Gallegos

Vergonzoso: alumnos hasta de 5 años y docentes durmieron en la escuela de policía y comieron pizza de parado


15:45 – Lo que está ocurriendo en Río Gallegos, donde se lleva a cabo la “Feria Anual de Ciencia Escolar”, es inédito, vergonzoso y de alguna manera pinta de cuerpo entero lo que es la administración kirchnerista en el área educativa, el nivel de desidia, desentendimiento, improvisación y falta de organización que hay en las autoridades provinciales.

Un contingente de niños y docentes llegaron ayer a Río Gallegos proveniente de las localidades de zona norte (Caleta Olivia, Pico Truncado, Las Heras), con el fin de participar de la Feria Anual de Ciencia Escolar, que se realiza en esta capital, en este caso en el establecimiento de la Escuela Nº 11.

El grupo se compone de 80 personas, un tercio de ellos docentes y padres que acompañan los menores, quienes comprenden un grupo etario que van desde los 4 año en Jardín de Infantes, hasta alumnos del nivel secundario. Partieron de zona norte abordo de dos micros de larga distancia y arribaron a esta ciudad luego de 10 horas de viaje en los que los organizadores del evento no previeron darles de comer ni de beber. Los docentes y padres que viajan, costearon de su propios bolsillos, todos los gastos para alimentar a los chicos en la travesía.

Pero los problemas no terminaban allí; recién empezaban. Cuando arribaron a Río Gallegos, lo hicieron convencidos de que se encontraban hechas todas las reservas en el Hotel Sheuen, hacia el cual se dirigieron los ómnibus, pero se encontraron con la sorpresa que en el hotel les dijeron que “se habían caído las reservas porque no habían pagado los alojamientos respectivos”. De esa forma, las 80 personas, luego de un agotador viaje, quedaron libradas a su suerte, pues no tenían lugar para pernoctar, bañarse y descansar, con el agravante que el contingente heterogéneo está compuesto por criaturas y niños muy pequeños, quienes tienen demandas especiales como el baño, la comida, un lugar para el descanso, el juego, etc.

Todos estos datos le fueron aportados a OPI por dos docentes que están en este momento desarrollando las tareas en la Feria de Ciencia, sin ocultar la enorme frustración y la bronca que sienten, ante la falta de respeto, el manoseo, la despreocupación por los niños y la mala predisposición y molestia que ello implica.

Cuando desde el hotel les dijeron que no había lugar, comenzaron los primeros apurones, pues se hacia muy tarde y no tenían un lugar para alojar a los menores. La mejor propuesta de las autoridades, entonces, fue que concurrieran a la Escuela de Policía, un predio alejado 13 kms de la ciudad. Allí llegaron los dos micros y bajó todo el contingente, para encontrarse con la segunda realidad que les abofetearía la cara.

Una de las docentes le relató a OPI todo lo ocurrido allí en estos términos: “Los policía tuvieron buena predisposición pero nada más, allí no había nada. Tuvimos que dormir en las literas con los chicos y algunso de nosotros en colchones en el piso sin sábanas ni frazadas y nosotros no trajimos nada de eso, precisamente, porque sabíamos que dormiríamos en un hotel”. Luego la maestra relató “En el edificio de la Escuela de Policía no hay baños compartimentados, con cortinas o cerrados, son todos módulos abiertos, separados por una pequeña pared, donde los cadetes se duchan y allí los niños no se quisieron bañar”. Más adelante señaló “a la mañana, en teoría teníamos que tener el desayuno programado, sin embargo no había ni programa ni desayuno. Estuvimos esperando si alguien se dignaba a acordarse de que tenemos 60 chicos, pero no pasó nada. La policía lo único que pudo hacer fue calentarnos el agua y con eso tomamos mate o les preparamos un café con pan a los chicos”.

El almuerzo no fue la excepción. Sin lugar, sin planificación ni orgnaización, los docentes hicieron “una vaquita” y compraron pizza que comieron de parados junto a los chicos para quienes la situación puede parecer una aventura, pero para los grandes una gran frustración.

En este momento y hasta las 18:00hs, los docentes con los niños exponiendo en los distintos stand de la feria se encuentran a la espera de alguna novedad sobre el alojamiento para esta noche y los días subsiguientes, porque la muestra estará abierta hasta el día domingo inclusive.

Una de las docentes consultadas dijo expresamente: “si cuando termine la jornada de hoy no tenemos resuelto el problema del alojamiento, ya hablamos con los choferes y el coordinador del CAI, que levantamos todo y nos volvemos para Caleta”. Hasta el momento de que nuestro cronista se retiró de allí, no había ninguna novedad al respecto. Intentamos comunicarnos con alguna autoridad educativa que diera una respuesta a lo que está ocurriendo y nadie se hizo responsable de esta situación.

Los docentes junto con el coordinador Pablo Matos dejaron todo lo vivido desde que arribaron a esta capital, plasmado en un Acta, pero las autoridades de coordinación local del Consejo Provincial de Educación no han dado la cara, ni explicaciones a los docentes y padres que vienen en viaje con sus hijos y alumnos.

No se han manifestado el juzgado del Menor ni se ha escuchado que la Secretaría de Derechos Humanos, que tanto lucha por el derecho de los niños y el de las mujeres como Milagros Sala, hacerse eco de lo que le ocurre a 80 personas de la comunidad educativa provincial, en su mayoría niños, que vienen por propia voluntad y peculio, ya que nada de esto es solventado por el gobierno provincial, a fin de salvar y resguardar a los menores, que si bien están cuidados y contenidos por los docentes que los acompañan, viven una situación de estrés, incertidumbre y abandono que solo se corresponde, si uno puede mensurar el estado en que se encuentra la Educación en Santa Cruz y los resultados obtenidos por la actual administración de gobierno de Alicia Kirchner. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos