Inicio Destacadas 1 El peligroso monopolio de la información que pretende otorgar el municipio de...

El peligroso monopolio de la información que pretende otorgar el municipio de El Calafate a una cooperativa

49
0
Compartir


10:00 (Por Rubén Lasagno) – Por un comunicado de la Municipalidad de El Calafate se conoce, en términos literales, que “el municipio quiere otorgar exclusividad en la explotación de internet, telefonía y transferencia de datos a la Cooperativa Telefónica de Calafate Ltda. (COTECAL)”, a cuyo fin el intendente Javier Belloni elevará un proyecto al consejo deliberante para que esa organización comercial tenga la exclusividad de los servicios mencionados en la villa turística.

El objetivo de la iniciativa es continuar fortaleciendo a la emblemática institución local y dotarla de más herramientas estratégicas de cara al futuro” dice el comunicado en su argumentación y remarca “El espíritu de esta política es garantizar que Cotecal permanezca siempre ligada a la prestación del servicio de internet, telefonía y transferencia de datos. Es la continuidad del apoyo que la Municipalidad de El Calafate brindó siempre a la cooperativa, como compromiso con el sostenimiento de las fuentes de trabajo de decenas de familias calafateñas”.

Los que somos memoriosos, recordamos el duro enfrentamiento que tenía el municipio con Cotecal por el tendido de fibra óptica y la utilización del espacio aéreo, los postes, etc, que llevó a ambas partes a tener profundas diferencias, hasta que, mágicamente, la paz kantiana volvió a El Calafate y tanta pipa se fumó entre los cooperativistas y el intendente, que ahora es el propio Belloni quien pide exclusividad para el manejo monopólico, nada menos, que de toda la información digital. ¿Hay alguna otra cosa que desconocemos, detrás de esta aparente movida de apoyo empresarial y cuidado de las fuentes de trabajo?; veamos.

El peligro acecha

La información es lineal y si no fuera porque uno lee entre líneas, diríamos que es inocente y de apoyo directo a la comunidad, por parte del Intendente, quien (se desprende de la cartilla de comunicación) hace ver que el pedido de exclusividad para que Cotecal maneje toda la información de la comunidad, es de orden estrictamente social y Javier Belloni lo hace para el bien y no para el mal. Traducido en términos más claros: lo mueve un sentido solidario y no la pretensión de manejar información de todo el pueblo.

El monopolio de las comunicaciones es un hecho serio y hasta grave, si se tiene en cuenta que todos los datos, las conversaciones, las comunicaciones interpersonales, comerciales, telefónicas, de internet, enlaces digitales, comercio interior, exterior de más de 15 mil personas, que habitan El Calafate y aquellas que temporalmente pueden pasar por la ciudad, van a estar en manos de unos pocos, quienes además son amigos de la máxima autoridad del pueblo, quien (y no es un tema menor) lo impone ante el Concejo Deliberante para que le sea otorgada la “exclusividad” a Cotecal Ltda un hecho prácticamente concretado, teniendo en cuenta que el intendente hace y deshace en la villa, políticamente hablando, debido a su manejo de la estructura política local.

El propio kirchnerismo en la década pasada, cuando cargaba contra Clarin, lo hacía sosteniendo la inconveniencia de que un grupo empresario, mantuviera bajo su control canales, diarios, radios y cables con servicios de internet, televisión satelital, etc. Y en este caso, si bien hay diferencias sustanciales con lo de El calafate, en un punto todo converge hacia el control de las comunicaciones y esto agrava considerablemente el hecho aparentemente “inocente y bien intencionado”, que se muestra a nivel de superficie de la información.

Si la información de toda la comunidad pasa por una sola mano, teniendo en cuenta además, los inexistentes controles del país en materia de comunicaciones, se habilita una peligrosa puerta para que, quienes tienen accesos a los servidores, conmutadores digitales, servicios de fibra óptica y transferencia de datos, puedan acceder, interferir u obtener datos valiosos para cualquier destino incierto y hasta ilegal, como sería marcar tendencias, gustos, opciones electorales, promover nichos de oportunidad comercial, realizar campañas políticas direccionadas, etc, vulnerándose el principio de habeas data. Pensemos que, cualquier manda judicial para interferir teléfonos, buscar IP en investigaciones de pornografía infantil, tráfico de drogas, e investigaciones por delitos o crímenes, en El Calafate, no se puede hacer sin la intervención de Cotecal. Es decir, el poder que se concentra en esta cooperativa es de una magnitud desconocida o al menos no advertida por nadie, ni siquiera por la oposición y mucho menos por la sociedad, que es blanco de estos “beneficios”.

Si a esto (pensando mal) le agregamos el factor político y la gran oportunidad que se le abre a un candidato en campaña, donde el conocimiento de las tendencias podría constituirse en la mayor y mejor encuesta de opinión a la cual alguien pueda acceder, se hace innegable la importancia que tiene el acceso a la información por medios técnicos, mediante al monopolización de tales medios y las manos adecuadas que sepan tabularlos. Otro control se debe ejercer sobre los medios de comunicación abonados a la pauta oficial, porque en estos casos, cuando hay hegemonía de poder en la información, datos, casos publicados y ciertas “fuentes” difíciles de detectar, provienen, precisamente, de esos mecanismos de interacción que despliega el poder.

Sería importante que se transparentara la información, respecto del interés tan particular que tiene el intendente de darle “exclusividad” a esta cooperativa, para el manejo de toda la información comunitaria de El Calafate. También debería existir un organismo de control técnico-ciudadano, que audite la forma y el modo que trabaja esta cooperativa y por supuesto, el ojo de la justicia en todo el proceso de transparencia.

Es una entelequia pensar esto en Santa Cruz y más aún en un municipio donde su intendente tiene tanta fuerza política, pero esto debería ser un norte para la oposición política y no dejar en manos del periodismo la tarea de transformarse en contrapoder, viendo lo que está a la vista, que tal vez sea una falsa alarma, pero sin duda estamos ante la posibilidad cierta de un uso indebido de medios técnicos concentrados en pocas manos y sabemos que el hombre es bueno, pero si se lo controla, es mejor. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here