Inicio Destacadas 1 ¿No es una vergüenza nacional que alguien procesado por corrupción esté por...

¿No es una vergüenza nacional que alguien procesado por corrupción esté por perder su auto “recuperado” y sea Senador de este país?

246
0
Compartir
¿No es una vergüenza nacional que alguien procesado por corrupción esté por perder su auto “recuperado” y sea Senador de este país? – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

09:45 – (Por Rubén Lasagno) –  La clase política argentina, en general, debería autoexcluirse de tomar decisiones corporativas para encubrir a delincuentes que, precisamente, buscan los fueros y el amparo del Congreso, para ganar impunidad, mientras sueñan con “armar” la vuelta a la presidencia con una candidatura trucha para el próximo año.

El diario Clarín informó que el auto Honda CRV IFU 900, el mismo que manejaba Daniel Álvarez haciendo de chofer cuando Cristina Fernández llegaba a Río Gallegos y está en decenas de fotos de OPI, va a ser “recuperado” por el Estado, como parte de los bienes de la corrupción, embargado en medio de la gigante causa por defraudación en la obra pública en la que está involucrada la ex presidenta, hoy senadora y dentro de unos meses (esperemos que la vergüenza nacional se lo impida) candidata (otra vez) a la presidencia. No se sabe bien si será candidata por Unidad Ciudadana, su nuevo partido, el Frente para la Victoria, partido al que abandonó o el peronismo nacional, espacio político que desprecia y usó junto a Néstor por 12 años y cuando pudo pateó al mejor rincón de los recuerdos.

Dentro de 46 vehículos inhibidos y embargados de los procesados en la causa que investigó la defraudación en la obra pública, la Agencia de Administración de bienes del Estado (AABE), pidió al juez Julián Ercolini que se resuelva la utilización de los bienes tras una acordada de la Corte que determina el manejo de los mismo y uno de esos bienes es el Honda CRV de la “Senadora” Cristina Fernández.

El juez Ercolini ha entregado dichos bienes bajo la figura de guarda judicial al organismo que dirige Ramón Lanus quien busca darles un fin social, entre ellos al auto de CFK, la jefa de la banda. En esta causa, Vialidad Nacional reclamó 1.200 millones de dólares a Cristina Kirchner, Julio De Vido, José López, Carlos Kirchner, Lázaro Báez y los otros procesados en la causa que investiga el direccionamiento de la obra pública vial a favor del Grupo Austral (52 contratos por 46.000 millones de pesos), por los “daños y perjuicios” generados por contratos inconclusos y sobreprecios pagados, indica Clarín.

Asimismo indica que no se descarta que las fuerzas de Seguridad puedan ser beneficiarios con el auto de Cristina Kirchner, camionetas de De Vido, José López y Báez. También existe la posibilidad de que Vialidad Nacional reciba parte de estos vehículos. Lanús planteó “la recuperación de los bienes para utilidad pública, la instrucción judicial tiene un fin que se enmarca en la lucha contra la corrupción”. En el Estado sostienen que en nuestro país, “los corruptos y ladrones no sólo tienen que estar presos, sino que, además, sus posesiones mal habidas, deben ser recuperadas en provecho de todos los argentinos”.

Se me ocurre que así como en Puerto Deseado pidieron que uno de los aviones de Cristóbal López, le sea asignado a esa localidad como avión sanitario, la gobernadora Alicia Kirchner podría pedirle al Juez que le dé en comodato el auto de su cuñada para usarlo en la provincia; de paso se lo cuida y así la senadora estará más tranquila y se sentirá más “en casa” y contenida.

Somos lo peor…

Como sociedad realmente no poseemos la mínima autocrítica a partir de tener en el senado a una mujer que se ha robado medio país a través de sus tentáculos podridos de corrupción en medio de la década infame donde vaciaron el país de recursos y de esperanzas.

Pensar que sentada en una banca esté arengando sobre cuestiones que ella en 8 años consecutivos no supo, no pudo o no quiso resolver, deja una sensación fea dentro de quienes no admitimos que los delincuentes dominen las escena política argentina y haya un coro cómplice de políticos que actúan en defensa de estas lacras, pero también actúan en defensa propia, pensando y convencidos de que mañana irán por ellos.

Que en el Senado haya un ex presidente como Menem sentenciado por un crimen que es comparable con la traición a la Patria y tengamos en otra butaca a la jefa de una asociación ilícita, que además de robarse todo está incursa también en el delito de Traición a la Patria al favorecer a un Estado terrorista como Irán quien ha sido encubierto por ambos (Menem/CFK) después de matar a más de 150 argentinos (AMIA, Embajada), con certeras pruebas de que, además, el gobierno liderado por la señora está incurso en un magnicidio contra un Fiscal de la Nación quien la iba a denunciar públicamente, habla muy mal de todos los argentinos, independientemente de que la votó un 27% del conurbano planero, con Magario a la cabeza y la sarta de impresentables que extrañan los fondos robados en la década perdida, el resto del país tampoco se expide y repudia la permanencia de esta oportunista en el salón de “los pesos perdidos” que como institución nacional ha dejado de ser Honorable hace tiempo.

Ni hablar del Peronismo, o lo que queda de él, porque si Cristina Fernández es la “representante” que más voto arrastra, cómo será el resto… Es preferible que junten fuerzas para formar un equipo de futbol en vez de una lista más o menos potable como para disputarle la presidencia a Macri, porque a pesar de la ineficiente gestión actual, llevar a estos personajes es darle siete vida más al gato (perdonando la alegoría).

Es patético y debe ser único en el mundo, que a una persona después de haber ocupado la máxima magistratura de un país, estando procesada, con pedido de captura y desafuero, sea senadora de la Nación y el Estado le haya expropiado un auto particular que vale monedas, como forma de “resarcir” en algo todo lo que ha robado desde la función pública. Está claro que no es material sino simbólico el acto de incautar un valor tan ínfimo después de los miles de millones de dólares que se embolsaron estando en poder, pero no es menos fuerte el símbolo de que, mientras su propietaria está a un paso de ir a la cárcel como jefa de una banda, es senadora y virtual candidata, haya quienes, como los peronistas, piensen en ella para “pelear las elecciones del 2019”.

Solo en Argentina se pueden ver estos dislates. Solo parte de la justicia abominable y nuestra clase política, baja, sucia, cómplice, incoherente y maliciosa, les permite sobrevivir a estos engendros y germinar en los nuevos almácigos de la corrupción que corroe todo el sistema institucional/político/empresarial, actuando en defensa propia y no con intereses puesto en el beneficio comunitario y del país.

Senadora, ex presidenta, procesada en al menos 15 causas criminales, donde las pruebas en su contra rebalsan los Tribunales, con pedido de captura, haciendo mal uso de sus fueros y ayudada por el Senado a lograr impunidad, con desafuero pedido por la justicia pero negado por los senadores cómplices, hoy pierde su auto particular en manos de la justicia que ha decidido “rescatarlo” como lo hizo con cientos de máquinas de Lázaro Báez, el barco y los autos de Jaime o los aviones de Lázaro y Cristóbal López.

¿No es una vergüenza nacional que esté ocurriendo?; tal vez por eso somos una vergüenza en el mundo y no por estar en la cuerda floja cada vez que juega la selección de fútbol; pensemos. Y más que nadie y ante que todos, piensen los Peronistas si todo esto no es un cambalache más de su denigrado partido. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here