Inicio Economía y Finanzas El BCRA también apuesta al torniquete para bajar la inflación

El BCRA también apuesta al torniquete para bajar la inflación

250
0
Compartir


11:00 Ratificó que su estrategia es reducir el nivel de circulante y mantuvo la tasa en el 40%; la revisión ahora será mensual

Por: Javier Blanco
El Banco Central (BCRA) dejó a la vista ayer que confía más en el poder disciplinador en materia inflacionaria que puede tener el torniquete monetario que aplicó y profundizará la semana próxima (y sus inevitables secuelas recesivas) que en lo que puedan aportarle nuevas subas en las tasas de interés. Lo hizo al mantener en el 40% anual la tasa de referencia, que pasará a revisar con frecuencia mensual y ya no quincenal de ahora en más. Y al ratificar cambios en la política monetaria que, sin desconocer el rol de la tasa de interés, implican un “seguimiento más atento a los agregados monetarios” mientras dure una “etapa de transición”, que estará vigente “hasta alcanzar tasas de inflación de un dígito”, argumentó en el comunicado con la decisión.

En este sentido, recordó, deben leerse los dos aumentos ya dispuestos en los encajes para los depósitos en pesos (que retiraron del mercado en 15 días poco más de $120.000 millones) y el de 2 puntos que se agregará la semana próxima (lo que los eleva del 20 al 28% en un mes). La idea es neutralizar la inyección de liquidez que el mercado puede recibir proveniente del nuevo vencimiento de la deuda que emitió vía Lebac .

La definición llegó tras la reunión del Comité de Política Monetaria. Y obligó a un replanteo de ese cuerpo, que dejará su rol de asesor para adquirir carácter resolutivo, lo que hará que el 7 de agosto, cuando tenga su próxima reunión, los comunicados incluyan la votación de sus miembros, como es usual en otros bancos centrales.

El brutal ajuste en el nivel del circulante (crece al 21% interanual, -6% real, contra una base monetaria que se expande al 35,2%) fue diseñado para dejar sin combustible al dólar y se mostró eficaz en esa tarea en las últimas semanas. La expectativa del BCRA es que también ayude a moderar el traslado de la devaluación a los precios, para preservar también la competitividad cambiaria que ganó la economía. “El tipo de cambio real se ubica 25% por encima del nivel de abril y en un nivel similar al que se hallaba en 2011, al imponerse el cepo”, explicó la consultora LCG.

La migración hacia un mayor control de los agregados monetarios es evaluada como saludable por los analistas. “En Argentina la correlación entre cantidad de dinero e inflación ronda el 90%. Es un dato que la gestión Sturzenegger pasó por alto, pese a que cuando organizó las primeras jornadas monetarias varios de los especialistas invitados le habían advertido que el régimen de metas de inflación es para ‘sintonía fina’ y no para la situación en que se encontraba el país”, explicó el analista Leonardo Chialva, de Delphos Investment, para quien el nuevo esquema solo enfrenta el riesgo que implica la forma en que se haga la monetización de Lebac.

Para su colega Eric Ritondale, de EconViews, el BCRA está haciendo un esfuerzo por adecuar su política a lo pactado con el FMI. “El acuerdo tiene una relación entre reservas y base monetaria que, en los hechos, obliga a desacelerar el crecimiento de esta última al 18% para mitad del año que viene, por eso el foco se corre hoy hacia los agregados”.

Por lo pronto, en materia inflacionaria, por primera vez el BCRA sostuvo ayer que detectó algunas señales auspiciosas. “Los últimos datos disponibles muestran una desaceleración de la inflación a partir de julio”, afirmó. Aun así, como juzga estos datos aún prematuros avisa que mantendrá, y de ser necesario profundizará, “el sesgo contractivo de la política monetaria”,

Y pese a que admite el “riesgo de mayor inflación a la esperada en caso de un traspaso del tipo de cambio a los precios mayor al previsto”, entiende que “el sendero decreciente del gasto público, la decisión del BCRA de no financiar más al Tesoro y los esfuerzos para reducir el exceso de liquidez del sistema debieran colaborar en la contención inflacionaria”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here