Inicio Destacadas 1 El origen de la truchada de Oyarbide para cerrar la causa por...

El origen de la truchada de Oyarbide para cerrar la causa por enriquecimiento de los Kirchner, tuvo a Manzanares como primer actor

1412
3
Compartir


15:00 – La anécdota no es menor, corresponde a lo que podríamos llamar la mayor truchada judicial de la historia del país, llevada a cabo por el Juez Oyarbide, el mismo que hoy llora reconociendo que le “apretaban el cogote” para cerrar causas a favor de Néstor y Cristina y el contador de la familia, hoy preso, Víctor Manzanares.

En medio de la investigación por el enriquecimiento ilícito de Néstor Kirchner tras la causa iniciada por Juan Gabriel Labaké, abogado CSJN T.7 F.311, Adrián Ricardo Salbuchi, consultor internacional y periodista y Enrique Romero, la causa en manos del Juez Oyarbide en la etapa de instrucción y en medio del análisis de las DDJJ presentadas ante la Oficina Anticorrupción, hizo que desde la DGI de Comodoro Rivadavia se dispusiera un allanamiento al estudio del Contador Víctor Manzanares, en 9 de julio al 100 de Río Gallegos para incautar documentación probatoria del manejo de cuentas, fondos, plazos fijos, ingresos, etc que tenía Néstor Kirchner en las oficinas de su contador, quien guardaba celosamente y por orden de su patrón, todo el material en una amplia caja fuerte.

Debido a la estrecha conexión y lazos de comunicación entre los principales estamentos del poder que protegían a los Kirchner a partir del 2003, Manzanares se enteró con mucha anticipación de la medida planificada por la AFIP Comodoro e inmediatamente urdió un plan. Denunció ante la Comisaría 1º de Río Gallegos, que había sido víctima de un robo. En la exposición el contador contó que desconocidos entraron en su estudio y habían abierto la caja fuerte llevándose numerosa documentación contable de gran importancia, perteneciente a uno de sus mayores clientes: Néstor Kirchner.

Mientras Echegaray ordenaba por pedido de NK el descabezamiento de la cúpula de la delegación de la DGI/AFIP en Chubut, tras la excusa de “reordenamiento interno” y se conocía que estos funcionarios habían estado investigando la usina de facturas truchas de la empresa Gotti, el Juez Oyarbide citó a declarar a Manzanares y le solicitó la comparencia junto con los libros y pruebas documentales del movimiento de fondos y registros financieros de Néstor Kirchner y su esposa, que como contador personal, llevaba y guardaba en su estudio.

Es ahí donde Manzanares declara que toda la documentación perteneciente al cliente Néstor Kirchner fue robada de su caja fuerte, anexa la denuncia en su declaración e increíblemente el juez Osvaldo Oyarbide acepta que Víctor Manzanares declare por escrito sobre cuáles eran los documentos robados, explicando allí su contenido (saldos, movimientos, depósitos etc) y esto el magistrado lo tomó por cierto. Sobre este testimonio falló aludiendo que no encontraba méritos para proseguir con la causa y luego, contando con la complicidad de peritos de la CSJ la causa fue cerrada en el 2009.

Los Kirchner, fueron sobreseídos del delito de “enriquecimiento ilícito” a pesar de que declararon a la Oficina Anticorrupción que aumentaron su fortuna un 158% con respecto a 2007, de 17.824.941 pesos (4.678.462 dólares) hasta 46.036.711 de pesos (12.083.126 dólares).

Por entonces Osvaldo Oyarbide afrontaba un juicio político por mal desempeño y en contrapretación la mayoría kirchnerista del Senado lo salvó. Años después, acosado por la cantidad de presión en su contra por denuncias de enriquecimiento, el controvertido Juez renunció a su cargo, tras un guiño político que le hicieron desde el Congreso para dejar todo en el olvido.

El Origen

OPI entrevistó a quien fue el único hombre desde adentro de la Justicia en santa Cruz que batalló contra los Kirchner y los acusó de enriquecimiento ilícito al cuestionar, investigar y denunciar, la desaparición de los Fondos de Santa Cruz. En ese momento era Fiscal en la provincia. El Dr Andrés Vivanco no duda en señalar que el inicio del enriquecimiento ilícito de la familia Kirchner tuvo como primer escalón, el manejo indiscriminado e ilegal de los fondos por regalías petroleras mal liquidadas.

A raíz de ello, vamos a reproducir aquí la presentación que realizó Andrés Vivanco ante la Corte Suprema de Justicia con referencia a la ruta del dinero de los Fondos de Santa Cruz, donde describe un minucioso circuito de ocultamiento de esos fondos y resalta cómo en el 2004 en ocasión de la Cumbre de las Américas, celebrada en la Ciudad mexicana de Monterrey, el Dr. Kirchner, hablando oficialmente como presidente argentino, declaró y se ufanó ante el mundo de que él había colocado esos fondos en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, al uno por ciento (1%), a pesar de que en nuestro país obtenía intereses apreciablemente mayores. La razón que adujo – señala Vivanco – para ello fue nuestra inestabilidad económica, monetaria y cambiaria. Acá, argumentó, los fondos no estarían seguros, mientras que en la Reserva Federal de EEUU, sí, y mencionó para respaldar sus palabras las enormes dificultades financieras que desembocaron en el llamado “corralito” argentino.

A partir de allí, Vivanco sostiene que Kirchner dijo su más grande mentira, precisamente, para ocultar la verdad, la cual contó con la complicidad de jueces y un aparato político que lo encubrió.

A continuación vamos a transcribir textualmente la presentación judicial del ex Fiscal.

Como es de público y notorio conocimiento, el señor presidente de la Nación Dr. Néstor Kirchner, siendo gobernador de la provincia de Santa Cruz, envió al exterior una cifra muy importante de fondos públicos provinciales en dólares en el año 1993. El propio gobierno de dicho estado provincial reconoce que fueron 530 millones los dólares girados afuera del país, aunque estimaciones particulares confiables elevan esa suma muy por arriba de los 600 millones de dólares.

Ese hecho, de por sí anormal, sobre todo en un país con serios problemas en su sector externo, se vio sensiblemente agravado por la conducta del Dr. Kirchner, y luego por la del gobernador de Santa Cruz Dr. Sergio Acevedo, que muy sucintamente pasamos a exponer. 

En primer lugar, es demasiado sugestivo e indecoroso para la Argentina que el Dr. Kirchner, en su época de gobernador y en la de presidente, jamás haya aceptado informar a la opinión pública, ni siquiera a los otros poderes santacruceños, sobre la fecha exacta de tan elevados envíos al extranjero, su monto preciso, el o los bancos donde los colocó, en qué cuenta y a nombre de quién los depositó, las transferencias interbancarias de dichos fondos que dispuso en tan dilatado lapso, los intereses (muy cuantiosos, sin duda centenares de millones de dólares en total) que fueron ganando y que se capitalizaron periódicamente como es costumbre invariable en todas las plazas financieras del mundo, así como el monto real de la llamada “comisión de negocio” que todos los bancos internacionales pagan a quien les lleva una colocación de tales dimensiones y que, en este caso, debe representar una cifra multimillonaria en dólares. 

En enero de 2004, en ocasión de la Cumbre de las Américas, celebrada en la Ciudad mexicana de Monterrey, el Dr. Kirchner, hablando oficialmente como presidente argentino, declaró y se ufanó ante el mundo de que él había colocado esos fondos en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, al uno por ciento (1%), a pesar de que en nuestro país obtenía intereses apreciablemente mayores. La razón que adujo para ello fue nuestra inestabilidad económica, monetaria y cambiaria. Acá, argumentó, los fondos no estarían seguros, mientras que en la Reserva Federal de EEUU, sí, y mencionó para respaldar sus palabras las enormes dificultades financieras que desembocaron en el llamado “corralito” argentino.  

Pero, la “fuga” al exterior de aquellos millones santacruceños fue realizada por el Dr. Kirchner entre 1993 y 1994, ocho años antes de producirse las corridas bancarias y cambiarias de 2001, y cuando el país gozaba de una estabilidad monetaria nunca vista en décadas y el Banco Central acumulaba divisas como jamás lo había logrado. Y lo que es peor, el Dr. Kirchner se negó a que se repatriaran esos fondos durante los dos largos primeros años de su presidencia, por lo que no puede argumentar (como insólitamente lo ha hecho) que desconfiaba de la política económica de la Argentina , pues era su propia política. 

Ante aquella categórica y oficial declaración del señor presidente, formulamos la consulta ante la Reserva Federal de EEUU, y la respuesta fue lapidaria: esos fondos jamás estuvieron ahí, ni podrían haber estado pues la Reserva Federal es el Banco Central de EEUU, por lo que calificaron a la información dada por el presidente de la Nación de falaz y engañosa (“deceptive” fue el término inglés usado por ellos). 

La novedad, no por supuesta menos grave, llevó a un grupo de los ahora firmantes a formular el 5 de mayo de 2004 una denuncia criminal por la presunta comisión de los ilícitos penales de apología del delito, defraudación agravada e incumplimiento de deberes de funcionario público, contra el Dr. Néstor Kirchner, el Dr. Sergio Acevedo, los funcionarios responsables del Banco Central de la República Argentina y aquellas otras personas que pudieren haber intervenido en la maniobra. Esa denuncia tramitó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 7, interinamente a cargo del Dr. Jorge Urso hasta que en noviembre 2004 se designó al actual titular Dr. Guillermo Montenegro.

Poco después de presentada nuestra denuncia, el gobernador de Santa Cruz, en total acuerdo con el señor presidente de la Nación , anunció que los fondos totalizaban 507 millones de dólares y que desde 2003 (de los diez años anteriores nada dijeron),estaban colocados en los bancos suizos Crédit Suisse y UBS AG, y en el Morgan Stanley de Luxemburgo. Es de hacer notar que el Tribunal de Cuentas de Santa Cruz emitió un dictamen en mayoría y otro en minoría en 2004, en el que quedaron señaladas las graves falencias de dicho informe del Poder Ejecutivo de esa provincia.

El anuncio del Dr. Acevedo nos indujo a solicitar al juez actuante el envío de un exhorto diplomático a Suiza, para corroborar la información dada por los responsables involucrados. Así lo dispuso el Dr. Urso. 

A los pocos días de asumir, el juez titular Dr. Montenegro dictó un fallo declarando que el caso era de competencia de la justicia provincial de Santa Cruz, y dispuso la remisión de la Causa a Río Gallegos. El fiscal no se opuso, y esa disposición pasó a tener autoridad de cosa juzgada. 

En Santa Cruz recayó el expediente en el Juzgado provincial a cargo del Dr. Santiago Lozada. A dicho juez le llegó la respuesta del gobierno suizo: para decidir si enviaban o no la información requerida, deseaban conocer el alcance de los fueros del presidente de la Nación.  

El Dr. Losada, sin efectuar diligencia alguna y sin responder la nota del gobierno suizo, entendió, increíblemente, que de la denuncia no surgía ningún delito por lo que sobreseyó la causa sin procesar a persona alguna, resolución que tampoco fue apelada por el fiscal correspondiente. 

De esa forma, todo este irregular proceso del envío de los fondos de Santa Cruz al exterior, la insólita desaparición de centenares de millones de dólares que con toda seguridad ganaron en intereses y las muy sospechosas conductas del Dr. Kirchner y aún del Dr. Acevedo (incluido su persistente ocultamiento del nombre de quien recibió las jugosas comisiones de negocio citadas), quedaron impunes y cubiertas por una sentencia que tiene formalmente autoridad de cosa juzgada. 

Para mayor escarnio, todos nuestros esfuerzos, y los de varios amigos santacruceños, por obtener una simple copia de la sentencia recaída en esos autos han sido vanos. El Dr. Losada, con su prolongado silencio ante los requerimientos formulados en ese sentido, se niega a entregar tal copia. Ya hay un gran malestar en nuestro país por la existencia de leyes y decretos secretos. Ahora tenemos también fallos judiciales secretos, una aberración jurídica que vulnera profundamente las bases mismas de nuestra Constitución Nacional y de la convivencia humana democrática y civilizada.  

Posteriormente al fallo del juez Losada, el 1ero de agosto de 2005, el presidente de la Nación y el gobernador de Santa Cruz ofrecieron en conjunto una conferencia (no fue de prensa pues no hubo preguntas) en la que anunciaron la repatriación de los fondos, que ahora suman solamente 521 millones. Agravia la inteligencia humana esta insólita confesión de ambos altos funcionarios, difundida como si fuera una gran hazaña matemática-financiera. Remitieron al exterior al menos 530 millones, los colocaron a interés en bancos privados a tasas de interés que han oscilado en ese lapso entre el 4% y el 6% anual, y al cabo de 11 ó 12 años reintegran al país sólo el capital inicial ligeramente reducido, en lugar de apreciablemente aumentado.  

De las manos de los Dres. Kirchner y Acevedo han desaparecido, como por arte de magia, centenares de millones de dólares de fondos públicos. Y para elevar el grado de agravio a la inteligencia y a la sensibilidad moral y ética de los argentinos, el presidente, en tono desafiante y mostrando sus manos abiertas, se jactó de tenerlas limpias y estar orgulloso de tan irracional e increíble balance deficitario.

Por otro lado, el itinerario procesal que ha tenido esta causa hace que se encuentren agotadas todas las instancias judiciales, tanto locales como federales para investigar tan graves y agraviantes conductas. Ello constituye un verdadero y gravísimo escándalo moral, jurídico y político para nuestra sociedad nacional. Estamos frente a un presidente que ha mentido en forma pública, reiterada, y con total frialdad y alevosía en una de las tribunas más elevada del planeta, rodeado por 33 presidentes latinoamericanos; estamos ante un gobernador que en este asunto se ha plegado visible y totalmente a los deseos y decisiones presidenciales; enfrentamos la misteriosa, pero virtualmente segura desaparición de centenares de millones de dólares públicos (de lo cual, sus responsables se jactan con orgullo desafiante), y del también virtualmente seguro cobro indebido de una multimillonaria (en dólares) comisión de negocios.  

Ante tal bochorno, hoy impune, venimos a solicitar la intervención extraordinaria y urgente de VE. Estimamos que, si esta petición nuestra se rechazara porque la vía procesal escrita está agotada, quedaría a salvo la formalidad de la ley, pero herido gravemente (sino de muerte) su espíritu, además de la decencia pública, el decoro y la dignidad de la Nación y la confianza de los argentinos en sus instituciones. Se haría carne en nosotros que el presidente es tan omnipotente que puede mentir en esa forma bochornosa sin que nadie le pida cuentas ni lo desmienta, que se puede jugar de esa manera con los dineros públicos sin que nadie proteste ni lo condene, que alguien se puede enriquecer ilícitamente con inconfesables comisiones multimillonarias sin que la Justicia haga algo. Y lo último pero no lo menor, transmitiríamos al mundo un triste y peligroso mensaje: en la Argentina no hay justicia, sino impunidad para sus gobernantes en la medida en que tengan un poder inversamente proporcional a sus escrúpulos.

Se puede argumentar que éste es un tema para una comisión   investigadora (una más) del Congreso de la Nación , pero en ese caso estaríamos ocultando conscientemente una realidad evidente e hiriente: el Poder Legislativo es hoy sólo un apéndice del Poder Ejecutivo, al menos en los bloques oficialistas que son los mayoritarios. Ése es un hecho de público y notorio conocimiento público. Por ello, el remedio para esta gravísima situación nacional no radica en el Parlamento, sino en esa Suprema Corte, que es la cabeza del único Poder del Estado que conserva la suficiente independencia como para actuar. 

También se puede argumentar que es un problema de los santacruceños, pues la fortuna girada al exterior y ahora faltante es de ese Estado provincial, pero el vaciamiento de divisas lo sufre el país todo y no sólo Santa Cruz, pues la existencia de una buena reserva de divisas es un factor fundamental de la política económica nacional. Además, si se puede afirmar que el Parlamento Nacional es sólo un apéndice del Poder Ejecutivo, con mucha mayor razón se puede estar seguro de que los tres poderes de la Provincia de Santa Cruz responden incondicionalmente a los dictados del presidente Kirchner. También éste es un hecho de público y notorio conocimiento. 

Siempre volvemos al dilema de fondo: la Excma. Corte y sólo ella puede y, a nuestro entender, debe enfrentar esta gravísima situación. Si opta por lo meramente formal, habrá condenado lo esencial. La Nación Argentina no descansa sobre un artículo del Código Procesal, sino sobre valores y normas fundamentales que han sido pública, jactanciosa e impúnemente vulnerados por quien tiene la obligación moral, ética, jurídica y política de ser su primer y principal defensor. Por otro lado, todas las normas procesales fueron pensadas en el mundo entero para garantizar a todos un juicio justo y ecuánime, no para proteger y encubrir a los delincuentes. Lo perverso de este acaso es que se están usando las normas procesales amañadamente para vejar y burlar a la Justicia.

Por todo ello, venimos a solicitar la intervención extraordinaria y urgente de VS para que:

1.- Se solicite al juez provincial de Santa Cruz, Dr. Salvador Lozada, el inmediato envío a esa Excma. Corte de la causa que nos ocupa.

2.- Fecho, se requiera al señor presidente de la Nación Dr. Néstor Kirchner, en su carácter de tal y como ex gobernador de la provincia de Santa Cruz, y al actual gobernador de ella Dr. Sergio Acevedo, que informen a la Excma. Corte el itinerario completo que recorrieron esos fondos en el extranjero, el monto y tipo de moneda y/o papeles que se remitieron y fecha de remisión, bancos donde estuvieron depositados y a nombre de quién lo estuvieron, tipo de colocación que se eligió, intereses que ganaron y fechas de sus subsiguientes capitalizaciones, transferencias interbancarias habidas en todo ese lapso, y estado actual de tales depósitos. 

3.- Se dé amplia publicidad a todas las actuaciones judiciales o no, pasadas y futuras, de este caso.

4.- Se solicite al señor presidente de la Nación Dr. Néstor Kirchner que informe sobre las razones que tuvo para decir públicamente, en la Cumbre de las Américas de Monterrey, México, en enero de 2004, que los fondos estaban en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York al uno por ciento de interés, siendo que ello era totalmente falso y malicioso.

5.- Por la gravedad del caso, se aboque directamente esa Excma. Corte a continuar la investigación iniciada por el Dr. Jorge Urso hasta llegar a determinar si se cometieron delitos penales y a condenar debidamente a sus autores y cómplices.

6.- Declare imprescriptible los delitos que se hubieren cometido en este caso, dado su enorme gravedad institucional.

Proveer de conformidad será Justicia y salvará a la Nación del oprobio que sufre hoy por este bochornoso asunto.(Agencia OPI Santa Cruz)

3 Comentarios

  1. Hay que destacar, con alegría, que las declaraciones de Oyarbide abrieron un nuevo capitulo en el manejo de los dineros negros.
    Su declaracion no tenía ninguna relacion con la causa de los «cuadernos» por la cual habia sido citado. Pero abre la posibilidad de volver a investigar aquellos ilicitos al manifestar que dictó sentencia porque fue extorsionado. Ese «vicio de la voluntad» al momento de dictar sentencia permite declarar su nulidad y retomar la causa.
    Al margen de ello deberá realizarse un analisis exhaustivo de la causa (que seguramente habran abierto) por el «robo» a las oficinas de Manzanares. Eso permitirá saber las pericias que se hicieron sobre la caja fuerte y las pistas obtenidas (por ejemplo huellas digitales). Si no se hizo nada quiere decir que hubo un incumplimiento de los deberes de los funcionarios actuantes.

  2. Felicito a OPI Santa Cruz por destacar la actuación del Fiscal Dr. Andrés Vivanco, quién en la soledad, se la jugó, sólo buscando justicia, en el fiel cumplimiento de su función. El silencio de su par y sus superiores, gritan la connivencia con el gobierno de turno. Hoy nos preguntamos porqué la debacle económica? huelgan las respuestas. Unos pocos se han quedado con los muchos fondos que nos faltan para ser un país digno, sin niños desnutridos, con edificios escolares en condiciones, con sistema de salud acorde de las necesidades de toda la sociedad, sin subsidios por no trabajar y…tantas cosas mas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here