Inicio Política El otro departamento porteño de Cristina Kirchner: deshabitado y vinculado a José...

El otro departamento porteño de Cristina Kirchner: deshabitado y vinculado a José López

632
0
Compartir

El matrimonio Kirchner en un acto en El Calafate, mientras Cristina Fernández era Presidenta – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

10:40 Está sobre la calle Juncal en Recoleta a seis cuadras de donde vive la ex presidenta. Se lo alquilaba al hijo de un secretario de José López. Hubo quejas de los vecinos porque Cristina no pagaba las expensas.

Por: Nicolás Diana
En el 5 piso D de Juncal 2166, a seis cuadras del edificio donde vive Cristina Kirchner y que fue allanado por la Justicia, está ubicado el otro departamento porteño de la ex presidenta. Menos famoso que el de Uruguay 1306, la ex presidenta lo compró en octubre de 1980, pero hoy está vacío y en el radar de la Justicia en los expedientes conocidos como Los Sauces y Hotesur, que investigan si hubo lavado de dinero a través del alquiler de habitaciones en los hoteles de la familia Kirchner.

El departamento de 160 metros cuadrados, además, quedó vinculado al ex secretario de Obras Públicas José López, hoy arrepentido en el caso de las coimas e investigado por supuesto enriquecimiento ilícito tras el episodio de los bolsos en el convento. Allí, al menos hasta fines de 2016, vivió Francisco Martín Santamaría el hijo de un secretario privado de López que fue desplazado del entonces gobierno K por un caso de corrupción.

El joven Santamaría, que hoy tiene 28 años, acumula más vínculos con el entorno de la familia presidencial. Figura como empleado de Idea SA, la empresa que maneja el socio de los Kirchner Osvaldo «Bochi» Sanfelice. Idea es la compañía que administraba los hoteles de los Kirchner y que es investigada por la Justicia.

Parte de esta información fue aportada en las causas Hotesur y Los Sauces por la ex diputada Margarita Stolbizer y su abogada Silvina Martínez.

Por el alquiler de ese departamento, Santamaría le pagaba a la familia Kirchner $10.000 por mes durante 2016. Lo cierto es que a pesar de alquilar esa propiedad en Recoleta, Santamaría pasaba gran parte del tiempo en Río Gallegos.

El padre del joven inquilino del departamento de Cristina es Ariel Santamaría, que fue secretario y hombre de confianza de López y asesor de la secretaría de Obras Públicas. Junto a su mujer, Claudia Risolía, quedaron implicados en un caso de corrupción que involucró a Tecnópolis.

A través de la empresa Multideas SRL Santamaría y Risolía recibieron fondos públicos para organizar stands en la feria de ciencia y tecnología Tecnópolis durante el kirchnerismo. La irregularidad consistía en que Risolía era directora de ceremonial de la subsecretaria de Vivienda y a su vez gerenta de la empresa de eventos Multideas. Como funcionaria firmó en representación del ministerio de Planificación un convenio para contratar a su propia empresa: le adjudicaron un presupuesto de más de $27 millones.

La ex presidenta declaraba el departamento de Juncal 2116 como propio. Pero tras la muerte del ex presidente quedó incluido dentro de la Sucesión Néstor Kirchner y dividió en partes iguales con sus hijos Máximo y Florencia. Hoy ese departamento y otros bienes de la familia están embargados en diferentes causas judiciales

Aunque Cristina nunca vivió allí, los vecinos no tienen buenos recuerdos de la ex presidenta. Como dueña resultó bastante olvidadiza de sus compromisos. Durante 2007 y principios de 2008, no pagó las expensas y acumuló una deuda que irritaba a los vecinos. Incluso debía ABL y los servicios de gas y luz. El consorcio, en su momento, le envió una carta documento a la empresa Los Sauces, que en ese tiempo administraba las propiedades y era comandad por su hijo Máximo, pero no recibió respuestas. Recién pudieron cobrar la deuda cuando la historia fue publicada por la revista Noticias.

Los Kirchner nunca vivieron en el quinto piso «D» de la calle Juncal 2166. El departamento llegaron a usarlo como refugio cuando el ex presidente era gobernador de Santa Cruz y tenían que pasar algunas horas en Buenos Aires para resolver los problemas de su provincia. Los vecinos y ex funcionarios provinciales recuerdan al matrimonio K llegar arriba de un Ford Falcon con un cartel que decía: «Gobernación». (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here