Inicio Internacionales Nuevo embate contra el papa Francisco: le piden que suspenda el sínodo...

Nuevo embate contra el papa Francisco: le piden que suspenda el sínodo de obispos “porque no son creíbles”

446
0
Compartir

Se reaviva el clima de guerra de los conservadores contra el Papa tras la explosiva carta

13:00 Se lo pidió el arzobispo de Filadelfia. La reunión es en octubre y sobre los jóvenes.

Por: Julio Algañaraz
Uno de los principales conjurados contra el Papa en la iglesia norteamericana, usina de la ofensiva de los tradicionalistas contra Francisco que apunta a forzar su dimisión, el arzobispo de Filadelfia Charles Chaput, anunció que había pedido a Jorge Bergoglio que anulara el Sínodo Mundial de Obispos, en avanzada preparación, dedicado a la juventud, que tendrá lugar en Roma entre el 3 y el 28 de octubre. La maniobra de Chaput agravó así la ofensiva cada vez más sin cuartel contra el Papa argentino por parte de la conspiración ultraconservadora que apunta a derribar cuanto antes del pontificado a Jorge Bergoglio.

Monseñor Chaput fue uno de los primeros obispos estadounidenses que declararon su solidaridad al arzobispo italiano Carlo María Viganó, ex embajador del pontífice en Estados Unidos, que el domingo pasado lanzó una bomba en la misa campal de Francisco en Dublin, la capital de Irlanda, con un documento en el que acusa al Papa argentino de mentir en asuntos vinculados con los abusos sexuales y le pide la renuncia.

“Escribí al Santo Padre y lo invité a cancelar el inminente Sínodo sobre los jóvenes. En este momento los obispos no tendrían ninguna credibilidad para afrontar este argumento”, dijo el arzobispo de Filadelfia Charles Chaput.

Es evidente la relación que tiene esta actitud de monseñor Chaput con el estallido del gran escándalo por los abusos de más de mil menores por parte de 300 curas abusadores sexuales que estalló en el estado de Pennsylvania. Habría que preguntarse si, pese a la gravedad del caso, su magnitud es suficiente para obligar a cancelar un Sínodo Mundial de Obispos, en un gesto autorreferencial que pone a la Iglesia de EE.UU. por encima del catolicismo mundial.

El arzobispo de Filadelfia es uno de los delegados al Sínodo de la Juventud elegidos por los obispos de Estados Unidos. En su carta a Francisco, Chaput le pide reemplazar el Sínodo Mundial de la Juventud por otro dedicado a la vida sacerdotal y a la responsabilidad de los obispos.

En el Sínodo Mundial, el acontecimiento más importante en la Iglesia por debajo de la convocatoria a un Concilio, la convocatoria del Papa llama a discutir durante casi todo el mes de octubre de fe y discernimiento vocacional con referencia a las nuevas generaciones. Decenas de miles de jóvenes ya han llegado a Roma en las primeras movilizaciones y se han reunido con el Papa Bergoglio.

Chaput sostiene que mejor que una confrontación sobre los jóvenes es una cumbre sinodal “sobre la vida de los obispos y su responsabilidad”.

Los escándalos de abusos sexuales más recientes e importantes, como los de Chile y el estado de Pennsylvania, reiteraron la responsabilidad de los obispos y otros superiores de los curas abusadores de crear una telaraña de protección para favorecer a los criminales, dejando en abandono la situación de las víctimas.

Monseñor Chaput ha chocado varias veces con el Papa. Se opuso netamente al Papa en la cuestión de los divorciados vueltos a casar, por considerar, como toda el ala conservadora y tradicionalista de la Iglesia, que violaba la tradición doctrinaria del matrimonio indisoluble.

Si el arzobispo de Filadelfia decide ir al Sínodo de la Juventud de octubre como uno de los cinco delegados elegidos por la poderosa Conferencia Episcopal de Estados Unidos, según los observadores se mostrará otra vez como uno de los que más rechazan los cambios pastorales de Francisco.

De los cinco delegados norteamericanos, cuatro son conservadores.

El obispo de Dallas, Texas, monseñor Edward Burns, escribió también al Papa argentino pidiéndole que convoque un Sínodo Mundial Extraordinario de Obispos sobre los abusos sexuales del clero.

También el obispo inglés de Portsouth, monseñor Philip Egan, cercano al grupo Comunión y Liberación, adelantó al Papa un pedido análogo.
Tradicionalistas contra Francisco

Todas estas iniciativas de los tradicionalistas son consideradas entre los círculos cercanos a Bergoglio en el Vaticano como movimientos políticos para debilitar al pontífice argentino. En el Instrumentun Laboris del Sínodo sobre los Jóvenes se señala la plaga de la pedofilia, que es la que más agita a la opinión pública contra el clero, desprestigiando a la Iglesia a los ojos de los más jóvenes.

Hasta ahora no se ha producido una reacción masiva del mundo católico en apoyo del Papa. El pronunciamiento más neto ha sido el de los obispos argentinos.

En Europa causa sensación el silencio de los obispos italianos, que pertenecen a la conferencia episcopal cuyo líder es el obispo de Roma, Jorge Bergoglio.

El apoyo más directo fue el de los obispos portugueses, que proclamaron su “apoyo incondicional a las reformas” a través de monseñor Antonio Marto, episcopal de Fátima, quien denunció que los ultraconservadores quieren dar “un golpe de muerte” a Bergoglio.

Marto vaticinó que Francisco “saldrá reforzado” de este grave conflicto. Como máximo responsable del santuario de Fátima, el obispo portugués garantizó que “todos los episcopales de Portugal están con Papa Francisco y le manifiestan su apoyo incondicional a la reforma de la Iglesia·.

El obispo Marto calificó los delitos de pederastía practicados por sacerdotes como “una hecatombe” en la Iglesia y “una catástrofe de orden espiritual, moral y pastoral”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here