Inicio Economía y Finanzas Las Leliq empiezan a superpoblar las cuentas de los bancos

Las Leliq empiezan a superpoblar las cuentas de los bancos

390
0
Compartir


09:30 Los papeles que usa el BCRA para absorber el exceso de pesos y cumplir con su objetivo de base monetaria.

Por: Gustavo Bazzan
En dos días el Banco Central renovó vencimientos de Letras de Liquidez (Leliq) por unos 120.000 millones de pesos. Por esa deuda, emitida a 7 días de plazo, pagará una tasa anual cercana al 70%. El stock de Leliq ronda los 400.000 millones de pesos y ya es mayor al de las Letras del Banco Central (Lebac) que hoy está en 340.000 millones. Las Lebac rinden cerca del 45% en promedio, y se extinguirán a fin de año.

A simple vista, pareciera que para desarmar la bola de nieve de las Lebacs el Central está armando otra por la que hoy, además, paga una tasa de interés mayor.

Pero detrás de ese dato objetivo hay matices. Las Lebac se convirtieron en un problema porque podían comprarlas desde el más sofisticado fondo de inversión internacional hasta un asalariado con cuenta sueldo en un banco local.

En palabras de las actuales autoridades del Banco Central, “no ocurre en ningún lugar del mundo que un pequeño inversor acceda a la mejor tasa del mercado por deuda emitida por el deudor de menor riesgo del mercado”.

Otro problema: el drama de los llamados “supermartes” de cada mes y la renovación de vencimientos, cuando un inversor internacional quería salir de las Lebac, pasarse a dólares y abandonar el mercado argentino. De hecho es lo que pasó en abril y desde allí, cada super martes.

Ahora, las Leliq solo pueden ser compradas por los bancos, es decir, las entidades reguladas por el Banco Central. Supone que las renovaciones no deberían ser tan problemáticas. El poder de presión del regulador sobre el regulado es mucho mayor que sobre un inversor particular.

Esto quiere decir, simplemente, que el Central no debería tener problemas en absorber los pesos que necesita absorber, colocándoles todas las Leliq que necesite a los bancos. Eso sí, la tasa de cada colocación la ponen los bancos. El Central puede complementar esta relación con los bancos tocando los encajes -remunerados o no- para que la absorción, más allá de la tasa que es indudablemente alta- sea lo menos traumática posible.

El ex director del Banco Central, Julio Piekarz, calcula que el Central tendrá que absorber a razón de 90.000 millones de pesos por mes hasta junio de 2019. Y a estas tasas, el costo -déficit cuasifiscal- alcanzará los 400.000 millones de pesos, aunque podría reducirse a 300.000 millones si -como avisó el BCRA- expande la base monetaria, por cuestiones estacionales, en diciembre de 2018 y junio de 2019.

“El plan arrancó bien, es bueno que haya un plan monetario serio y creo que en poco tiempo se consolidará” dice Piekarz.

-¿ No tiene miedo que crezca demasiado el stock de Leliq?

– Es un problema, pero no queda otra. Además, es solo con los bancos. No tengo dudas de que van a secar la plaza, el tema es que todos los desajustes y desequilibrios desembocan en nuestro minúsculo sistema financiero. Lamentablemente, los bancos van a terminar prestándole a un solo cliente, el Banco Central.

– ¿Y eso cuándo se podría revertir?

– Cuando el dueño de una empresa le diga a su gerente que entre la opción de descontar un cheque al 120% anual y vender los dólares, decida vender los dólares. Mi impresión es que el mercado se puede estabilizar en seis semanas. Yo no descartaría que, a pesar de que el compromiso del BCRA es mantener la tasa de las Leliq en al menos el 60% anual hasta fin de año, la puedan recortar antes de que se termine diciembre. Y además, si el clima no nos complica, vamos a tener muy buenos ingresos de divisas del sector agrícola.

Federico Furiase, de la consultora Eco Go, señaló: “Si se desarma la bola de Lebacs, el stock de Leliqs queda en $787.000 millones (casi el doble que el actual) pero todo en manos de bancos con riesgo de roll over más acotado. La expansión endógena por intereses será de unos $ 45.000 millones por mes. El desafío es la sostenibilidad del déficit cuasifiscal. Si se estabilizan el dólar y el riesgo país y hay excedente de dólares en 2019, el programa monetario se hace menos recesivo por la capacidad de absorción del Tesoro, el ajuste estacional permanente de base monetaria y el margen para bajar encajes no remunerados”.

Lógicamente, el cumplimiento estricto del programa monetario, complementado con la meta de déficit fiscal cero anunciado por el ministerio de Hacienda, tiene como contracara un impacto recesivo indisimulable.

Cuando Clarín le preguntó al titular del Banco Central, Guido Sandleris -en la entrevista publicada este domingo- si no temían en los efectos de un ajuste inusitadamente severo, el banquero central respondió: “Lo tenemos claro. Pero dejar que siga lo que había antes es peor”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here