Inicio Nacionales Mauricio Macri se concentra en el G20: cuáles son las bilaterales confirmadas...

Mauricio Macri se concentra en el G20: cuáles son las bilaterales confirmadas y las expectativas oficiales

104
0
Compartir


09:30 Tras participar del Urban 20, el capítulo de ciudades, el Presidente repasó la agenda en la Casa Rosada. Expectativas, por la posible cumbre entre Trump y Xi Jinping.

Por: Guido Carelli Lynch
A 28 días de la Cumbre de Líderes del G20, Mauricio Macri sigue más de cerca que nunca los pormenores del encuentro multilateral que paralizará la ciudad durante 96 horas. En la Casa Rosada se conformarán si el encuentro se desarrolla con tranquilidad, sin violencia y se plasma el tradicional documento de consenso. “Parece poco, pero es bastante”, reflexionaba una de las voces que más escucha el Jefe de Estado argentino en materia de política internacional. Se refería al contexto de conflictividad social que envuelve al país en medio de la crisis económica, pero también a un escenario propicio para incidentes y contramarchas, tal como ocurrió en la más próspera Hamburgo en 2017.

Este martes Macri tuvo dos actividades en el marco del G20. La primera, en rigor, fue paralela. Asistió al cierre del Urban 20, que reunió a 38 jefes comunales en la Ciudad y que no existía hasta la presidencia argentina del G20. Japón, que presidirá la cumbre del año próximo, ya lo incorporó formalmente a la agenda de actividades. También, reconocieron en el Ejecutivo fue una manera de darle juego a Horacio Rodríguez Larreta, de levantar “el legado porteño” de Macri y de reinstalar la visión de cambios locales que el Presidente dejó algo de lado al terminar su mandato en la Ciudad.

El Presidente, que estuvo acompañado por el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo, recibió un documento de los alcaldes con dos sugerencias clave. Una, para motorizar acciones contra el cambio climático; la segunda, para avanzar en la posibilidad de financiamiento externo sin el visto bueno de los gobiernos centrales de cada país. “En la Argentina esa opción es más complicada”, se sinceró un funcionario sobre la posibilidad de que las provincias y municipios argentinos contraigan deuda sin el aval del Tesoro argentino. El Presidente, que al inicio de su gestión, adhirió con vehemencia al Acuerdo de París para contrarrestar el cambio climático, moderó ese perfil con el ascenso de Donald Trump. Ahora, promete que no disminuirá su agenda verde, que también se hará sentir en el G20. “La voz y la acción de los alcaldes es clave para que llevemos a cabo los principales desafíos del mundo”, sostuvo Macri en la Cumbre de alcaldes en la jefatura de Gobierno en Parque Patricios.

Por la tarde, el Presidente participó de una reunión de seguimiento de la Unidad Técnica del G20 junto a su titular Hernán Lombardi, el Jefe de Gabinete Marcos Peña, Pompeo y el canciller Jorge Faurie y el secretario General Fernando de Andreis. También fueron de la partida el sherpa argentino Pedro Villagra Delgado y su segundo, Diego Capelli; además de Laura Jaitman, de Hacienda.

Con todos ellos, el Presidente repasó la organización del encuentro multilateral; además de las reuniones bilaterales que mantendrá con más de media docena de jefes de Estado. “Estuvo muy activo. Preguntó sobre todo lo que se habló: agenda, contenido y temas de discusión”, dijo uno de los funcionarios presentes.

Lombardi reemplazó, el 21 de septiembre, al frente de la Unidad a Natalia Zang, una funcionaria que había llegado a la administración por recomendación del ex vicejefe de Gabinete Mario Quintana. En el Gobierno rechazan hoy que su salida se haya debido a la caída en desgracia del ex Farmacity. “Natalia trabajó muy bien, pero la superaba la coordinación con algunos ministros. Presentó su renuncia seis veces en el último año y a último momento, Marcos (Peña) decidió que si íbamos a cambiar, teníamos que hacerlo en ese momento”, recuerda un funcionario que siguió de cerca los avatares de la ex funcionaria. Lejos de las acusaciones de desprolijidades, en el Ejecutivo señalan que no hubo cortocircuitos entre los sherpas (coordinadores) del área económica y política, algo habitual en este tipo de eventos. El nombre de Lombardi surgió, porque estaba a cargo de uno de los espectáculos para los líderes que se desarrollará en el Teatro Colón, además de controlar el CCK, donde también habrá actividades.

Hasta el viernes, Lombardi recibe a la segunda tanda de avanzada de los países participantes, entre los que se cuentan China, Arabia Saudita, Brasil, Francia, Turquía, Estados Unidos, Italia y Unión Europea. “Es un enorme desafío para la Argentina. Estamos muy bien organizados, todo el mundo va a estar mirando”, le dijo Lombardi a Clarín.

En el Gobierno no descartan que el brasileño Michel Temer pueda venir acompañado del mandatario electo Jair Bolsonaro, pero recuerdan que es un tema de Brasil.

Sí está confirmado que el presidente mexicano Enrique Peña Nieto tendrá una participación menor en la Cumbre para asistir al traspaso de mando en México, con Andrés Manuel López Obrador.

El documento de consenso, en el que el Gobierno trabaja desde hace un año, incluye capítulos sobre educación, futuro del trabajo, sistema impositivo, desarrollo sustentable y comercio internacional.

Cerca del Presidente confirmaron dos visitas de Estado en el marco de la reunión. Una, con el mandatario estadounidense Donald Trump y otra con Xi Jinping.

Por otra parte, mantendrá encuentros bilaterales con Emmanuel Macron (Francia), Vladimir Putin (Rusia), Xi Jinping (China), Moon Jae-in (Corea), Shinzō Abe (Japón), Giuseppe Conte (Italia) y Lee Hsien Loong (Singapur).

Además de la cumbre de líderes, el Presidente asistirá a encuentros fuera del escenario de Costa Salguero, que cobijará los principales eventos. Uno de ellos estará a cargo del Banco Mundial y otro será presidido por la reina de Holanda Máxima Zorreguieta. En el Gobierno también destacan la presencia de Theresa May, la primera primer ministro británica en visitar el país desde la Guerra de Malvinas.

También subrayan la presencia de Angel Gurría, el secretario general de la OCDE, a la que el Gobierno argentino pugna por ingresar. Por otra parte, esperan empujar el acuerdo entre la UE y el Mercosur, aunque nadie se entusiasma con una definición. “Hasta marzo-abril tenemos una nueva ventana”, señalan en el Ejecutivo y en la Cancillería.

En el Gobierno no descartan que durante los días de la cumbre se pueden celebrar acuerdos en materia de defensa o anuncio de inversiones en materia de infraestructura de países como China. (Por estas horas, el ministro del Interior Rogelio Frigerio se encuentra en el gigante asiático). Sin embargo, por ahora bajan la expectativa de grandes anuncios. “En dos semanas, quizás haya novedades”, sugieren. “Lo principal -añaden- es que cada comitiva se lleve la mejor impresión del país, eso hace a las relaciones entre los países”, insisten en Balcarce 50. Destacan que eso ocurrió con las visitas de los economistas en jefes del FMI, que visitaron el país en el marco del G20, mantuvieron reuniones con el Presidente y fueron vitales para que Christine Lagarde autorizara un nuevo crédito stand by para la Argentina.

En el Gobierno, sin embargo, saben que la atención internacional quizás se centre en eventos paralelos a la Cumbre. Por un lado, está prevista una cumbre de BRICS, a cuya última reunión en Sudáfrica Macri asistió o a la posibilidad de un NAFTA 2 entre México, Canadá y los Estados Unidos. Todo podría ocurrir en las más de 20 salas preparadas para ese fin que habrá en Costa Salguero.

Más importante aún, es la posible bilateral -aún no confirmada- entre el presidente estadounidense Donald Trump y su par chino Xi Jinping. Ambos mandatarios libran desde hace un año una guerra comercial que afectó principalmente a los países emergentes -entre ellos, recuerdan en la Casa Rosada- la Argentina. “Que se lleven la atención, no importa. El lema del G20 es construyendo el consenso. Nosotros brindamos el escenario”, señalan dentro de la Unidad G20. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here