Inicio Economía y Finanzas Comenzó a regir la nueva hoja de ruta para el dólar, que...

Comenzó a regir la nueva hoja de ruta para el dólar, que arrancó el año estable

281
0

09:50 – La zona de no intervención pasó a ajustarse a un ritmo del 2% mensual, hasta fin de marzo; el BCRA ratificó pautas

Por: Javier Blanco

El dólar arrancó 2019 cotizando estable en la plaza local en una jornada en la que comenzó a regir el nuevo ajuste en las bandas que demarcan el sistema de «libre flotación». Dejaron de indexarse al 3% mensual y pasaron a hacerlo al 2% mensual, hasta fin de marzo.

Así el billete, que hasta aquí pudo andar libremente en una zona demarcada por un piso que arrancó octubre en $34 y terminó 2018 en $37,11 y un techo que fue de $44 a 48,03, mantendrá esa misma libertad solo si se mueve entre una base que partió ayer de $37,165 y podrá llegar a $39,39 al último día de marzo o un tope que arrancó en $48,09 y quedará rozando los $51 ($50,974) para ese entonces.

Fuera de esa zona de no intervención, el Banco Central (BCRA) queda habilitado para intentar regular su precio, ya sea comprando en plaza hasta US$50 millones para sus reservas por día para intentar que el peso no resigne competitividad o vendiendo hasta US$150 millones por día para tratar de evitar que otra vez su precio se dispare y motorice otra ronda de ajustes en los precios, un compromiso que el Comité de Política Monetaria (Copom) de esta entidad ratificó ayer.

El mayor empeño que el esquema deja a la vista en el diferencial de montos para tratar de controlar más una nueva escalada que una posible caída tiene motivaciones políticas y económicas. Es que, según la evaluación de los asesores de Cambiemos , el presidente Macri perdería todas sus chances de acceder a una posible reelección si se repitiera una corrida.

Mientras una compra de reservas trae aparejada una inyección de pesos (que el BCRA procura evitar hasta tener constancia de una desaceleración mayor en la inflación), la venta supone una contracción que no solo limitaría la circulación de pesos con opción de alimentar la demanda de dólares, sino que apostaría al objetivo antiinflacionario.

El esquema cambiario conserva hasta fin de marzo tanto el centro como la amplitud de la zona de no intervención y solo reduce del 3 al 2% mensual su ajuste, «acompañando la menor inflación esperada», apuntó ayer el Grupo SBS.

Año nuevo, reglas casi viejas

En la primera rueda del año la divisa cerró a $37,65 y 38,74 para la venta mayorista y minorista, respectivamente, valores promedio que suponen un descenso de 5 y 11 centavos respecto del cierre de la última jornada hábil de 2018.

Así, el billete arrancó el año estable tras haber trepado más de 101% en 2018, lo que bastó para consagrar el peso -y por amplio margen- como la moneda más devaluada del mundo.

Fue tras una jornada de bajo nivel de negocios (apenas US$453,8 millones, 59% menos que en la rueda anterior), pero de marcada volatilidad, con precios de venta que oscilaron entre $38,12 y 37,60 en el segmento mayorista.

De hecho, la leve baja se selló en la segunda parte del día, en especial, luego de que el Banco Central (BCRA) reportó que había retirado de circulación unos $37.500 millones. «Sin cambios en la política y en el manejo de la tasa de interés, el Central mantiene sin sobresaltos la evolución del dólar, que nuevamente se acomodó en un nivel cercano al límite inferior de la zona de no intervención», describió el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

Leve alivio con el riesgo país

Los bonos argentinos confirmaron ayer su tendencia a la recuperación al subir US$1 en promedio sus precios en los tramos medio y largo de la curva. La tasa de riesgo, que se mantenía desde hacía 12 días arriba de 800 puntos, perforó ese nivel, quedando en 793. Y, a su vez, favoreció una baja a 785 puntos en el costo de los seguros contra un posible nuevo default. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here