Inicio Política Vidal y Larreta asumieron el costo de $12.000 millones de la tarifa...

Vidal y Larreta asumieron el costo de $12.000 millones de la tarifa social

215
0
Compartir

09:30 – Con el comienzo del año, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal , y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta , debieron asumir el costo adicional de un total de $12.000 millones de la tarifa social en las boletas de energía eléctrica que emiten Edesur y Edenor.

Por: Jaime Rosemberg

Fuentes cercanas a ambos dirigentes macristas confirmaron que a partir de anteayer, y a pesar de que el traspaso administrativo está demorado por «cuestiones formales», ambos gobiernos se hicieron cargo de la tarifa social, porción mayoritaria de los gastos que dejarán de estar a cargo del Estado nacional.

En el caso de la provincia de Buenos Aires se calcula en unos $11.500 millones el costo de la tarifa social, que abarca a más de 11 millones de personas, «más o menos el número de pobres de la provincia «, según cálculos de esa administración.

Cerca de Horacio Rodríguez Larreta estiman esa erogación entre $500 y $600 millones en todo 2019.

Fuentes de la Secretaría de Energía, que encabeza desde el fin de semana Gustavo Lopetegui y que aún está a cargo del control de las empresas de electricidad a través del Ente Nacional de Regulación de Electricidad (ENRE), confirmaron a LA NACION que el traspaso «es un hecho, solo se están ajustando detalles» y aventuraron que se dará «en pocas semanas».

«El traspaso del control de las empresas es delicado, hay muchos puntos por definir», coincidieron en el entorno de Vidal y Rodríguez Larreta, aunque este último cuenta con mayoría en la Legislatura porteña para aprobar la cesión, un trámite imprescindible para que la ciudad y la provincia de Buenos Aires queden de manera oficial a cargo del control de las distribuidoras de electricidad.

La generación y el transporte de energía desde complejos hidroeléctricos como El Chocón y Yacyretá -los otros dos rubros con incidencia en la facturación- están regulados por el Estado con una tarifa fija en todo el país.

El traspaso de las eléctricas a las órbitas porteña y bonaerense fue motivo de discusión entre la Nación y las provincias peronistas, que pidieron «compartir los costos del ajuste» con distritos en los que gobierna Cambiemos, con énfasis en el distrito más poblado del país.

«Le estamos traspasando el control de Edenor y Edesur a la ciudad y la provincia de Buenos Aires porque es más justo, porque es la manera de ir equilibrando el gasto estatal para que el Estado no se vuelva una mochila», dijo el Presidente en una entrevista radial, a fines de julio pasado.

Promesa de campaña

Lograr la transferencia del control de esta y otras empresas a la órbita porteña fue una de las promesas de campaña de Rodríguez Larreta en su camino para gobernar la ciudad, durante 2015.

«Se están dando los últimos pasos, aunque el nudo del traspaso es hacernos cargo de la tarifa social», afirmaron fuentes del jefe de gobierno porteño. En la ciudad falta la aprobación de la Legislatura porteña.

Vidal también aceptó el traspaso desde un principio, aunque intentó un acuerdo con los intendentes peronistas bonaerenses para compartir las erogaciones vinculadas a la tarifa social, que finalmente quedó suspendida en el contexto de la negociación con la oposición en torno del presupuesto de este año.

En el otro extremo, el exministro de Planificación Julio De Vido afirmó días atrás, en una entrevista radial desde la cárcel de Marcos Paz, que «Edenor y Edesur deberían haber sido nacionalizadas» desde el Estado, y afirmó que tenía preparado en su momento «la intervención, primero, y en 15 días íbamos a ir por las empresas. Lamentablemente quedó en el tintero», afirmó el exministro.

Los reclamos

Más allá de las cuestiones monetarias, en la Nación dejan en claro que serán la ciudad y la provincia las que deban hacerse cargo de los reclamos de los usuarios, una vez que el papeleo esté terminado, junto con la aprobación legislativa.

La semana pasada, sin ir más lejos, el intendente macrista de Lanús Néstor Grindetti reclamó, vía Twitter, por el «comportamiento lamentable» de Edesur en su distrito, y aventuró que «en 2021 se vence la concesión y les será difícil renovarla» en ese municipio del sur bonaerense.

También dijo haber «consensuado» con la gobernadora María Eugenia Vidal para impedirle a la empresa, que recibió distintas quejas por falta de suministro durante las Fiestas, continuar con su «falta de inversión». (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here