El Gobierno, frente a la disparada del tipo de cambio: “No encontramos causas de preocupación”

0
977

09:00 – Lo dijo el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Por: Guido Carelli Lynch

 “No hay otro camino”, suele decir Mauricio Macri a propósito del rumbo político y económico del Gobierno. Sus funcionarios creen que para sostener el rumbo de cambio no hay que cambiar ahora. Y tampoco cambió su rutina el Presidente el jueves en el que el dólar saltó a $43,41, nominalmente el valor más alto de la historia. El Jefe de Estado no alteró su agenda, que había terminado de definirse el miércoles.

En la Casa Rosada relativizaron el carácter histórico de la novedad. “¿Valía más este dólar o el de Duhalde?”, se preguntó un importante funcionario mientras los canales de televisión de su despacho proyectaban la misma y única noticia. Destacan que la moneda estaba atrasada respecto a la inflación. Hacía esa mención al dólar de 2002 para separar los tantos: una cosa es el valor nominal del dólar y otro el real.

En el encuentro del Presidente con sus ministros no se habló, sin embargo, de la moneda estadounidense. El temario giró entorno al avance de los proyectos de Participación Público-Privados (PPP), el cruce de los pases fronterizos durante el fin de semna de carnaval, las negociaciones paritarias y sobre la Ventanilla Unica de Comercio Exterior.

Cuando el ministro de Producción Dante Sica encabezó la conferencia de prensa posterior a la reunión, el dólar superaba los $42. “Tuvimos dos días feriados, algunos movimientos externos, no encontramos todavía causas de preocupación con respecto al tipo de cambio. Tenemos una política cambiaria definida, con los margenes de intervención del Banco Central. Desde ese punto de vista no estamos viendo inconvenientes”, fue la explicación de Sica, el único ministro que habló sobre la materia.

Como en agosto, cuando primero habló Peña y la divisa marcó otro récord, el dólar volvió a subir. “El dólar no sube porque hable un ministro u otro. Subió el viernes después de que hablara el Presidente”, se jactaron en el Gobierno.

A las 15.30, cuando el dólar ya había llegado a su techo, el Presidente encabezó la reunión de seguimiento de Hacienda, que también estaba prevista. Participaron el ministro Nicolás Dujovne y el secretario de Energía Gustavo Lopetegui, que en las últimas semanas recuperó el protagonismo que había extraviado cuando fue apartado de la vicejefatura.

Cerca de Dujovne aseguraron que el récord del dólar no se trató. “Se habló de temas fiscales. El dólar es un tema del Banco Central”, se excusaron.

Aunque buscan proyectar tranquilidad, nadie desconoce el impacto del dólar. Es la variable que, por ejemplo, más preocupa a Horacio Rodríguez Larreta. “Funciona como un termómetro social y genera tensión”, advierten. La disputa sobre la conveniencia de un dólar más cerca del piso o del techo de la banda de flotación no está saldada en el Ejecutivo.

Todos preferirían esquivar los sobresaltos; sobre todo los que miran con detenimiento el calendario electoral. También es un incógnita qué porcentaje de esta devaluación se trasladará a los precios.

Antes de que abrieran los mercados, Macri hizo su primera reaparición de corte político tras su discurso ante la Asamblea Legislativa el 1 de marzo y luego de la muerte de su padre. Fue en privado, en la sede del Gobierno porteño en Parque Patricios y duró una hora. Secundado por su sucesor en la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y ante los 34 legisladores del bloque oficialista en la Ciudad -que no integran los radicales- el Presidente arengó a su tropa.

Pidió austeridad con el gasto, empatía y cercanía con la gente que sufre los avatares de la economía. Con un discurso casi calcado al que brindó en el Congreso, insistió en que la economía estaba mejor que en 2015, más ordenada y sincerada gracias a la normalización del INDEC. Y lo mismo dijo sobre la inflación. También elogió la política monetaria del Banco Central y habló con ilusión sobre la cosecha récord -y el ingreso de divisas- que espera. “El mundo nos está viendo”, alertó.

Cuando Macri partió para encabezar la reunión de Gabinete en la Casa Rosada -que también figuraba en agenda- los mercados ya habían abierto en alza, marcaban una tendencia y el Central había empezado a vender dólares para contener la divisa.

La declaración del FMI de que el organismo de crédito seguirá apoyando al país sin importar el resultado de las elecciones, trajo tranquilidad en el equipo económico.

Dujovne y Lopetegui salieron juntos por la explanada de Rivadavia. Para llegar al Palacio de Hacienda, a 100 metros de Balcarce 50, y para evitar los micrófonos se subieron a un auto y sin dejar el perímetro interno de la Rosada.

A las 17.30, Macri cerró su jornada tal como estaba estipulado. Encabezó la reunión sobre el Plan de Prevención del Embarazo No Intencional Adolescente. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí