Inicio Política El kirchnerismo pasó de la esperanza de ganar en Neuquén al silencio...

El kirchnerismo pasó de la esperanza de ganar en Neuquén al silencio de Cristina

229
0
Compartir

08:20 – La ex presidenta había apoyado en público a Rioseco. Y durante todo el domingo se especuló con que viajaría a festejar un triunfo. Al final, fue una dura derrota.

Por: Nicolás Diana

La semana anterior a las elecciones en Neuquén, fueron días de euforia en el búnker kirchnerista. No sólo en el de esa provincia, sino también en el Instituto Patria donde hace base la ex presidenta Cristina Kirchner. El kirchnerismo se había entusiasmado con una victoria en esa provincia y enarbolada el discurso de que si ganaba Ramón Rioseco el efecto se iría diseminando por el país cómo una ola imparable. Pero nada de eso sucedió y finalmente Omar Gutiérrez, del histórico Movimiento Popular Neuquino (MPN), se impuso sobre el candidato de Unidad Ciudadana por casi 15 puntos.

Atrás quedó la intervención directa en las elecciones de la ex presidenta, quien llegó a grabar un spot de campaña en apoyo a Rioseco en el que pedía votarlo y la reunión que mantuvieron en el Instituto Patria y que difundieron por las redes sociales. Tanto se involucraron los K en la elección que hasta el actor Dady Brieva, asumido militante de la ex presidenta, grabó un video en el que pedía votar por el candidato de Cristina.

Durante la tarde del domingo, desde el kirchnerismo insinuaban que la ex presidenta se aprestaba a viajar a Neuquén si Rioseco se imponía y hasta hablaban de encuestas en las que estaba cerca -e incluso unos puntos arriba- de Gutiérrez. Con el correr de las horas empezaron a instalar la idea de un supuesto fraude con el sistema de boleta única electrónica e incluso amenazaron con hacer una denuncia y pedir la nulidad de los comicios. Los bocas de urna ya empezaban a marcar una diferencia a favor del MPN.

La derrota del candidato de Cristina fue un golpe para el kirchnerismo que apostaba a nacionalizar la elección, sumar una provincia con sello K y así fortalecer una probable candidatura presidencial de la actual senadora de Unidad Ciudadana. Quedaron impactados con la diferencia que Gutiérrez le sacó a Rioseco. Una de las claves de la victoria del actual gobernador fue lograr sumar un gran caudal de votos gracias a las cuatro colectoras adosadas a su lista. No por nada conducen la provincia hace 50 años.

Fue la segunda vez que Rioseco se enfrentó al actual gobernador. La diferencia se amplió. En el 2015 Gutiérrez ganó la elección a gobernador con el 40,5% de los votos. Rioseco quedó segundo con el 31,2 y Horacio “Pechi” Quiroga, de Cambiemos, sacó el 20,8. En las legislativas de 2017 Rioseco fue separado del kirchnerismo y quedó tercero, por arriba del candidato de Unidad Ciudadana.

Todo el entusiasmo K de las horas previas y las esperanzas de un batacazo de Rioseco se convirtieron en silencio. No hubo voceros, dirigentes u operadores cercanos a la ex presidenta que salieran a explicar la derrota. Y a pesar de que los datos fueron contundentes desde las primeras horas de la noche del domingo, Rioseco habló pasadas las 22 horas con un discurso duro. “El tercer lugar de Cambiemos nos da la idea de lo que va a pasar en octubre, cuando volvamos a la presidencia de la nación con Cristina”. Y cerró: “Macri es un piantavotos”.

La ex presidenta, que había sido locuaz durante la campaña, prefirió el silencio.  (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here