Rosenkrantz pidió a los jueces dictar sentencias sin considerar “intereses políticos o personales”

0
984

07:40 – El presidente de la Corte destacó que “nuestra independencia como jueces es la mejor garantía antimafia”.

Por: Daniel Santoro

El presidente de la Corte Carlos Rosenkrantz afirmó esta tarde que los jueces deben dictar sentencias aplicando “el derecho más allá de los intereses políticos, ideológicos, sectoriales o personales que estén en juego” como una de las mejores formas de luchas contra todo tipo de mafias.

“Esa es la mejor manera de mostrar que somos impermeables a las mafias. Nuestra independencia es la mejor garantía anti-mafia”, agregó al cerrar el seminario antimafia italo-argentina que se realiza en el Congreso.

Rosenkrantz se pronunció así luego del encontronazo que tuvo el martes con otros miembros de la Corte por el control de la agencia de noticias de la Corte llamado Centro de Información Judicial, lo que mostró la crisis del alto tribunal. La frase pareció una alusión a su antecesor, Ricardo Lorenzetti, con quien mantiene una pulseada por el control de la Corte, y tuvo un estilo de conducción personalista.

El seminario fue organizado por el diputado de Cambiemos Fernando Iglesias e inaugurado el martes por el presidente Mauricio Macri. Cuenta con la presencia de jueces, fiscales y diputados italianos entre ellos el poderoso fiscal antimafia Federico Cafiero de Raho. En el acto de cierre también habló el canciller Jorge Faurie.

Rosenkrantz explicó que “el surgimiento mismo de las mafias es un testimonio del fracaso del derecho. Las mafias suelen aparecer cuando la generación de confianza de que las normas serán cumplidas por todos se torna difícil de producir y conservar”.

“Si el Estado no reacciona, emerge el crimen organizado que, a su vez, genera un subsistema de lealtades peligroso y muy difícil de combatir. El aspecto particularmente peligroso del crimen organizado es que puede penetrar el Poder Judicial y, haciéndolo, puede desbaratar nada menos que al órgano encargado de generar la confianza necesaria para la cooperación en la legalidad”, agregó.

Para la lucha contra las mafias, la Justicia necesita “recursos presupuestarios y materiales como infraestructura y entrenamiento adecuado para su personal” y más cooperación internacional como de países con experiencia en la materia como Italia.

“Las normas que el estado de derecho necesita para defenderse del crimen organizado no necesariamente deben ser exactamente las mismas que las que son útiles cuando se trata de disuadir y reparar la amenaza a la generación de confianza social que imponen delincuentes individuales. Existe una diferencia categorial entre el crimen y el crimen organizado y es nuestra responsabilidad ser sensible a esta diferencia”, puntualizó en referencia a leyes más modernas para combatir este flagelo.

Además de los recursos presupuestarios, logísticos y de capacitación “algunos recursos deben ser provistos por nosotros los jueces y deben provenir de la cultura interna del propio Poder Judicial. Hay un recurso muy simple, pero no por ello menos fundamental, que depende directamente de nosotros los jueces. Ese recurso no es otro que el valor de la independencia judicial. La independencia es el ingrediente ineludible para que podamos proveer los reaseguros que la cooperación social requiere”.

Destacó que “se trata de un valor central cuya importancia a veces se pierde de vista. Como he dicho en otras ocasiones, debemos ser independientes de otros intereses que no sean estrictamente jurídicos”. “Debemos resolver aplicando el derecho más allá de los intereses políticos, ideológicos, sectoriales o personales que estén en juego. Esa es la mejor manera de mostrar que somos impermeables a las mafias. Nuestra independencia es la mejor garantía anti-mafia”, finalizó con este mensaje dirigido a la interna de la Corte.

El seminario fue inaugurado formalmente el martes por el presidente Mauricio Macri en un acto realizado en el Centro Cultural Kirchner.

Además expusieron en Diputados la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso.

La jornada de hoy comenzó con una exposición del Procurador Nacional Antimafia de Italia, Cafiero de Raho, sobre corrupción política y económica, a la que definió como “el principal estrago que enfrenta la administración pública”.

Además, hizo hincapié en la importancia de mecanismos de control que garanticen el cumplimiento de las normas: “Son imprescindibles la independencia judicial y la libertad de prensa irrestricta. La libertad de prensa tiene que ver con el derecho a la información, que no es un derecho del periodista sino del ciudadano”.

Por la tarde, se realizó un panel moderado por la presidente de la comisión de Relaciones Exteriores y Culto, la diputada Cornelia Schmidt Liermann (PRO), quien consideró que “es fundamental que tengamos estas políticas de cooperación internacional para luchar contra las mafias y para su prevención”.

Por su parte, el senador y miembro de la Comisión Bicameral Antimafia, Pietro Grasso, abordó el tema del rol estratégico que ocupan los colaboradores de la justicia en cada investigación: “Son indispensables para descubrir los delitos desde adentro y derribar los mitos del silencio cómplice”, destacó.

Asimismo, advirtió que “los colaboradores, en cuanto hablen de la mafia está todo bien, pero cuando mencionan la corrupción de los políticos, desvirtúan el proceso de investigación”.

Por último, el procurador Suplente Nacional Antimafia y Antiterrorismo, Antonino Di Matteo, explicó que la relación entre la mafia y el empresariado “cambió mucho en las últimas décadas”.

“Antes el empresario era una víctima que sufría las presiones de los mafiosos. Actualmente son los empresarios quienes van a buscar a los mafiosos”, dijo. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí