Inicio Santa Cruz Diferencias morales: unos se suicidan por vergüenza y otros se vuelven a...

Diferencias morales: unos se suicidan por vergüenza y otros se vuelven a candidatear para encubrir sus delitos precedentes

1455
5
Compartir

17:00 – (Por Rubén Lasagno) – Hoy se conoció la noticia que daba cuenta del suicidio del ex presidente de Perú Alan García de 69 años quien se disparó en la cabeza cuando iba a ser detenido por la policía, tal como lo dijo a la prensa el abogado peruano Erasmo Reyna.

Garcia está involucrado en la investigación del caso Odebretch, debido a la licitación para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima y una suma de aproximadamente 30 millones de dólares que se habrían pagado de coima durante su segundo gobierno (2006/2011), delito en el que se encuentran involucrados Luis Nava su secretario presidencial y Miguel Atala, ambos apuntados como testaferros del ex presidente y a quienes también les pesa el pedido de detención, en el marco de la misma causa.

La conmoción que sufrió el pueblo peruano es muy grande, porque si bien los delitos estarían probados, “en ningún papel se me menciona”, habría dicho públicamente Alan García, quien tenía una prohibición de salida del país por 18 meses.

Cuestión moral

Es evidente que el ex presidente de Perú no pudo soportar la vergüenza, la presión y la ignominia de enfrentar públicamente una causa donde lo tiene como cómplice del delito de coima y lavado de dinero. La batalla interna del dirigente aprista, hizo que el hombre moral le ganara al sucio, al ambicioso y al delincuente y decidiera ponerle fin a su vida, rebasado por la realidad, jaqueado por la justicia y en absoluta soledad, porque quienes nada tuvieron que ver con sus delitos, nada tienen que hacer poniéndolo a resguardo ni evitando que pague por lo que hizo.

En Argentina una ex presidenta multiprocesada, con más de 10 causas por delitos de corrupción, lavado de dinero, traición a la patria, entre otros, más delitos personales/familiares en connivencia con sus testaferros, utilizando el poder para licuar fondos de todos los argentinos y enriquecerse ilícitamente, estimándose en más de un PBI (miles de millones de dólares) lo que se llevaron a sus casas, ella, su familia y los más de 20 funcionarios presos por corruptos, lejos de pensar en un suicidio en masa o siquiera de un arrepentimiento vergonzoso ante la sociedad, armó un partido para competir por la presidencia y va camino a octubre, tratando de que la voten otra vez al frente del país.

En Perú la corporación política le quitó el apoyo a Alan García, en Argentina cerraron filas para lograr impunidad. Alán García tenía restricción de 18 meses para salir del país, en Argentina los jueces autorizan a la jefa de una asociación ilícita a viajar por el mundo, sin inmutarse. Alan García se mató por la encerrona que le hizo la justicia, la sociedad que le dio la espalda y la vergüenza de no poder mirar a sus hijos a la cara ni caminar por la calle. En Argentina, CFK sigue vigente por el precio que le hace la justicia, parte de la sociedad que no le dio la espalda y si bien no puede caminar por las calles, tampoco tiene vergüenza que la atormente.

Parecidos pero distintos. La diferencia la hace la sociedad peruana que sabe distinguir entre delincuentes y salvadores. El otro factor que desencadenó el suicidio de Alan García, porque no veía otra salida, fue la dignidad; y la idea irreconciliable con la realidad de la cárcel, que después de esto jamás podría recuperarla. En el caso argentino, la dignidad no existe y la esperanza de que “todo se puede recuperar”, incluyendo los bienes de la corrupción expropiados, son motivos suficientes para que los delincuentes vuelvan a soñar con volver al poder. (Agencia OPI Santa Cruz)

5 Comentarios

  1. Los estafadores no cambian, lease: políticos y sindicalistas infame lacra social. AHORA. La Justicia «da pena y asco a la vez» les falta dignidad y coraje. Además des ser cómplices en muchos caso CÓMPLICES.

  2. Alan García solamente reaccionó cuando la justicia fue a golpear a su puerta para detenerlo. Aquí la «justicia» jamás va a golpear la puerta de nadie.
    Si no comprendemos que la verdadera lacra es la «justicia» no vamos a salir jamás del pozo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here