Inicio Columna Paro y movilización de gremios K sin trascendencia y tapados mediáticamente por...

Paro y movilización de gremios K sin trascendencia y tapados mediáticamente por el conflicto venezolano

872
0

12:30 – (Por Rubén Lasagno) – Un paro más y van… lejos de los 13 paros que los sindicatos le hicieron a Raúl Alfonsín, el gobierno de Mauricio Macri soporta la resistencia sindical K, que cuenta los días para su salida del gobierno, manteniendo la esperanza que con ella venga la salvación de los procesados, encarcelados y perseguidos por la justicia por causas de corrupción, tras el ascenso de la jefa de la banda.

Está claro que Mauricio Macri se merece un escarmiento por mentir y llevar al pueblo a una situación de virtual quiebre financiero, sin embargo y aún así, fue elegido por la gente y debe permanecer en el cargo hasta que las urnas decidan si sigue o se va. Muchos, en cambio, mueven las piezas del tablero político/sindical con un claro espíritu destituyente y generan el oleaje de opinión pública que sostiene, precisamente, la vuelta de la jefa de la banda como la salvación de un caos al que el propio kirchnerismo nos arrastró y Macri coronó.

Hugo Moyano, su hijo Pablo y las facciones kirchnerista de la CTA, encabezadas por Micheli, ni hablar de Yasky, Bradel, Grabois y Cia surfearon en discursos destituyente porque esa es su verdadera naturaleza. Sin la mínima autocrítica, saborean el placer de ver salir el helicóptero de la Casa Rosada y mientras ellos se reconocen como una “fuerza popular” que pide a un gobierno “dictador” que deje el poder, cuando miran a Venezuela, a la inversa, defienden al dictador de las fuerzas populares que quieren destituirlo. Una vergüenza más de los sin vergüenzas y vagos que pueblan la Argentina.

Y Mauricio Macri tiene la culpa. No solo por mentirle a la sociedad y llevar consigo un equipo de inútiles todo tiempo en el tema económico que nos tiene en la incertidumbre y la amenaza de un default, sino porque además, dejó viva la cabeza del incubus. Jugó a la mancha venenosa con la multiprocesada Cristina Fernández hasta que ésta logró sus fueros y nada más pudieron hacer desde la justicia de por sí contaminada y abyecta en su mayoría.

Macri no fue a fondo con las investigaciones de corrupción en el primer año, ni sinceró ante la opinión pública el estado en que realmente encontró a la Argentina. Creyó que poniendo a CFK como “contrincante” política, él revalidaría día a día su preferencia ante la gente, pero claro, para eso necesitaba hacer bien las cosas en el ámbito económico y financiero y ahí hizo todo mal. Como si esto fuera poco, en los principales organismos públicos, dejó instalados las facciones K que hicieron su trabajo hormiga hasta socavar la institucionalidad en lugares como la AFIP, el PAMI, la ANSES, solo por nombrar algunos lugares donde siguen vigentes.

Sin embargo y a pesar de todo Macri fue elegido para permanecer 4 años y allí debe estar. Bajo ningún punto de vista coincido con los que pronostican que CFK es la candidata que puede derrotar a la alianza gobernante. Lejos, muy lejos está la gente de volver a votar a quienes se robaron el país y mientras abarataban artificialmente el costo de los servicios, circulaban con los bolsos llenos de dinero para ensilar en sus casas o comprar inmuebles en la Florida.

Contrariamente a lo que muestran las encuestas truchas, direccionadas y pagas para crear una sensación de apoyo al kirchnerismo, aún quienes siguen disconformes con Macri, jamás apoyarán la vuelta al delito, la corrupción y la pérdida de institucionalidad y libertad en la Argentina, solo por darle el gusto revanchista a una mujer bipolar, rodeada de personajes nefastos con abstinencia de poder y necesidad de vengarse de quienes los han denunciados, investigados, procesados y encarcelados.

Ojalá Cristina Fernández se presente como candidata a la presidencia; será ese el momento culmine en que la sociedad argentina le demostrará al kirchnerismo en su conjunto que no compra más populismo barato, el cual después le resulta muy caro. Nadie sabe lo que pasará en octubre, lo que sí estoy seguro es que habrá una amplia resistencia a instalar, por despecho, un régimen que está probado, retrasa, aisla y explota a un país, al cual, como sucede con Venezuela, solo circundan los cuervos internacionales, para extraerle la última gota de sangre que les queda, sin importarle la sociedad, los pobres y la economía de cada país que someten.

Posiblemente Macri no sea opción para el 2020, pero tampoco lo será el kirchnerismo. Solo quien se aparte de este karma político, tendrá alguna posibilidad de ganar en octubre; de lo contrario si la opción es Cristina Fernández (o su candidato) y cualquier cosa, seguramente ganará, cualquier cosa. Así sucedió en el 2015.

Por todo esto, precisamente, el paro del lunes fue un fracaso y solo sirvió para que el país perdiera cientos de millones de pesos, que recaerán en los menos de 8 millones de trabajadores que sostienen al resto de una sociedad conducida y representada en gran parte, por personajes prebendarios que explotan la pobreza para manipular a su antojo sus bases, mientras éste gobierno desubicado y pendular, endulza las cajas de algunos sindicatos tratando de ser complacientes con una dirigencia cooptada por el dinero público, que usa a los trabajadores como factor de presión para conseguir favores y prebendas.

Como si esto fuera poco, la debacle venezolana que sufre el dictador Nicolás Maduro, los sacó a los sindicalistas argentinos de la agenda pública, les negó las pantallas de los medios de comunicación (excepto C5N y Canal 26) y marginó a la movilización pública de un sector del sindicalismo que actúa en defensa propia como los Moyanos, a un papel de tercer y cuarto orden en las noticias nacionales durante esta semana en la cual el público argentino está más ocupado en la recuperación de la democracia en Venezuela con la salida y encarcelamiento de Maduro, que ver por televisión a vagos y vividores hablar desde palcos partidarios k, hablando de volver para terminar de llevarse lo que no han podido gracias al voto popular. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here