Inicio Destacadas 1 El efecto demoledor de una decisión. Si Belloni bajara su candidatura a...

El efecto demoledor de una decisión. Si Belloni bajara su candidatura a la gobernación hundiría al kirchnerismo ¿Por qué lo haría?

2550
9
Compartir

15:00 – Estos últimos días asistimos a una catarata de postulaciones dentro del kirchnerismo. Finalmente, en el tamiz K de cara a las elecciones de agosto quedaron: Alicia Kirchner (actual gobernadora) Javier Belloni (Intendente de El Calafate) y Claudio Vidal (Secretario Gral de Petroleros Privados).

Una de las últimas encuestas, precisamente en las que se apoyó Cristina para explicarles a los que quieren y no pueden, que Javier Belloni es quien más “mide” en la provincia, es aquella cuyos resultados mostraron un 13% de intención de votos para el intendente, 8% para Alicia y 4% para Vidal.

Sin embargo, la pelea de Belloni con los intendentes, con algunos de los cuales casi se va a las manos en la reunión de Río Gallegos, como informáramos en OPI, generó el campo propicio para que el Vicegobernador Pablo González, enfrentado con Belloni y alineado decididamente con Alicia, hiciera un trabajo hormiga con cada intendente del interior, a fin de restarle poder de fuego al calafatense y juntar todo el apoyo posible para que el 8% de Alicia llegue al 15 y Belloni, a lo sumo, se mantenga en el 13% o menos. Si esto sucede, claramente, Javier Belloni podría cambiar la idea de jugar para la gobernación. Algunos creen que podría ser testimonial en la gobernación y jugar en la intendencia, pero eso lo marcaría como perdedor en el camino a la calle Alcorta.

No pocos que conocen al intendente de El Calafate, dicen que si Belloni no juega a ganador, se baja. Es decir, si el intendente advierte tener un plafón por debajo de la actual gobernadora, su interés por sumar en la contienda desaparecerá como por arte de magia. Belloni, según sus propias palabras e intenciones, está allí para ser banca, no punto.

Si Belloni se bajara de candidato a gobernador, por temor a ser arrastre de votos para sumarle al sublema de Alicia más el voto peronista e independiente que le restará Daniel Peralta con “Santa Cruz Somos Todos”, el kirchnerismo perdería irremediablemente en Santa Cruz, ya sea en manos de Eduardo Costa o en manos del propio Peralta.

Las fuentes de OPI dan cuenta que ante este panorama donde supuestamente las bases de intendentes le retiren el apoyo a Belloni o al menos no le den su apoyo explícito, el intendente de El Calafate retiraría su candidatura y esta posibilidad es la amenaza que blande el autoritario jefe comunal para pedir apoyo irrestricto al kirchnerismo o dejará caer la espada de Damocles sobre la cabeza del partido, hundiendo toda esperanza de retener el poder en Santa Cruz.

Como la ley está hecha a su medida, aún abandonando el barco camino a la gobernación, Belloni podrá reeditar sin problema su rol de intendente en El Calafate, donde no tiene oposición y posee todo el manejo político en el pago chico. Recluido en su feudo (de abandonar su candidatura a la gobernación), su estrategia es balconear la política provincial y gane quien gane en el 2019, esperar y construir su propia alternativa (siempre kirchnerista) para el año 2023.

Soberbio, egocéntrico, autoritario y violento

Un ex hombre de confianza de Javier Belloni lo describe con los calificativos del intertítulo a quien hoy concita toda la atención política en Santa Cruz. En la descripción que hacen del intendente lo coronan con el mote de “Mini Néstor”, para alinearlo con el comportamiento que solía tener Néstor Kirchner, quien era “temido” más que respetado por todo el entorno político y por quien se vinculaba con él desde que fuera intendente, gobernador hasta Presidente.

Sin embargo, lo más relevante que lo pinta de cuerpo entero al propio  Javier Belloni en un acto partidario en El Calafate, fue cuando dijo (textualmente)

No sé si terminé de redondear la idea compañeros (…) les pido que se manejen con los que están en el comando (de campaña) para que no nos peleemos justamente, ni con Alicia, ni con Vidal, ni con Peralta. Yo estoy convencido que Alicia, Vidal, y espero que Peralta también, me terminan sumando a mí. Yo estoy convencido que nos van a ayudar a nosotros (…) Quiero que abramos los brazos, que no son épocas de rencores; qué hay muchos radicales que nos quieren votar. Podemos hacer una elección histórica”.

Este párrafo es clave para entender muchas cosas: 1º a Belloni no le interesa la división interna porque le resta fuerza. 2º, esta vez Belloni, (antes lo hicieron Pablo González, Mazú, etc), hace un claro y fuerte llamado a Daniel Peralta para que se una como sublema, a fin de no dividir el voto peronista/independiente y de paso usarlo para escalar en las posibilidades de ser gobernador. 3º el superegocentrismo de Belloni lo hace decir expresamente en ese discurso que todos ellos (Alicia, Vidal y Peralta) terminarán votándolo a él. 4º reafirma el concepto anterior al indicar que no tiene duda que “todos ellos” (Alicia, Vidal y Peralta) terminarán ayudándolos “a ellos”; esto lo expresa cuando dice “a nosotros”. Allí Belloni se refiere a él y sus colaboradores con la militancia calafatense de donde intenta imponer su gestión como ejemplo de transparencia, desvinculándose, sin decirlo, de la administración provincial de Alicia.

Concluyendo: Javier Belloni pretende y concibe su candidatura solo y simplemente si todos juegan para él en las elecciones de agosto por dentro del kirchnerismo. De no ser así, su amenaza latente es la de no ingresar como un sublema más, con el cual podría terminar siendo el apoyo que necesita Alicia para repetir su mandato. Nadie puede estar por sobre él, en la contienda, según su mirada. Su único “miedo” y para lo cual va a trabajar encomiablemente en los próximos meses, es que Daniel Peralta no le sume. La escisión de Peralta yendo con su partido propio, le abre un rumbo a la nave insignia de Belloni en el costado más débil que tiene: el apoyo interno partidario que le resta la división generada por el ex gobernador y la cada vez más creciente adhesión de peronistas, kirchneristas resentidos con el gobierno, votantes enojados con Costa y el sector independiente (entre 18 y 20%) que podría volcarse por la “tercera vía”, hasta hace poco impensable y fuera de los planes del propio kirchnerismo que lo veía como una posibilidad remota. (Agencia OPI Santa Cruz)

9 Comentarios

  1. El gordo mafioso este cuando empiece a subir en las encuestas le tiran un carpetazo y se queda en el molde, porque tiene varias causas cajoneadas.

  2. ¿A lo que nos ha llevado el Kirschnerismo?
    A que un GORDO pedorro con ganas de que le calcen un buen corcho en el orto. Se crea el nuevo capo mafia con un miserable 12% en encuestas pagas.
    CFK viene rodando cuesta abajo como una osa vieja que no encuentra rama donde agarrarse.
    La Suprema Corte de Justicia, acaba de meter los dedos en el enchufe y encendió todas las alarmas, a éstos HDP les tenemos que pedir la destitución lisa y llana.
    NO VUELVEN MAAAASSSSSS

  3. Basta de ladrones, que encima creen que somos muy pelotudos, bueno la verdad bastante, treinta años votando esta mierda, y si la imagen es esa. Pero ahora basta pueblo basta de peronismo, no se probemos otra cosa Mestelan podría ser, parece honesta.

    • JUAN CARLOS: es cierto 30 años votando a estas mugres y la provincia de santa cruz se cae a pedazos pero hay que reconocer lo caradura que son, aprovechando que macri es un inutil y tambien bruto. aprovechan para decir que el tiene la culpa de la inoperancia de estos ineptos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here