Fronteras olvidadas. Las condiciones de inhabitabilidad de las instalaciones fronterizas en Santa Cruz

2
1501
Baños clausurados en el Paso Integración Austral – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

12:00 – OPI viene haciendo desde hace años, informes sobre las paupérrimas condiciones en las que se encuentran los pasos fronterizos en la provincia de Santa Cruz, ya sea el Integración Austral, a 60 Kms de Río Gallegos, como los dos pasos de Río Turbio (Dorotea y Laurita) y el denominado Cancha Carrera, en la cuenca carbonífera.

A pesar de nuestros detallados informes, con fotografías y fuentes del propio departamento de Migraciones que han dado un reporte minucioso de las deplorables condiciones en las cuales desarrollan su tarea diaria, conviven y viven durante 15 días por turno, nunca hubo una solución definitiva a los gravísimos problemas de salud e higiene que existen en la frontera, lo cual es puntualmente atinente a la política del Estado nacional, único poder con responsabilidad sobre dichas unidades de control. Esto se agrava aún más, si tenemos en cuenta que por ellos transitan miles de persona diariamente, la mayor parte del año bajo condiciones climáticas adversas y en terrenos de difícil transitabilidad.

A pesar de nuestros informes previos, hoy debemos decir que las condiciones de esos mismos pasos fronterizos son tan malas o peor que en años anteriores.

Para reseñar la situación de los mismos digamos que hace dos semanas atrás debieron cerrar el paso Dorotea (Río Turbio) debido a un corte de luz en un generador de Servicios Públicos Sociedad del Estado. Esta situación hizo inoperable el sistema migratorio y aduanero, con la debida incomodidad de los pasajeros bajo condiciones climáticas muy difíciles, ya que han comenzado las nevadas en la zona.

Cerca de allí, en el denominado Paso Laurita, además de las condiciones de inhabilitabilidad de las instalaciones para el personal que debe permanecer en el lugar, los que transitan por el lugar se quejan por las deficientes condiciones en las que está la ruta. Pozos, cortes, hielo y peligros latentes en el suelo irregular de los accesos, pone en peligro a los que cruzan el paso, especialmente de noche y/o en condiciones de nevada o heladas.

En la misma situación se encuentra el paso Cancha Carrera, en proximidad a Río Turbio. El estado de las rutas de acceso es deplorable; está destruido y pone en peligro a los automovilistas y el transporte de carga y pasajeros.

En el Paso Integración Austral (Monte Aymond) a 60 Kms de Río Gallegos se cortó la luz por varias horas este fin de semana, dejando sin atención a miles de personas hasta que a las 22:00 se logró hacer funcionar el generador que abastece de electricidad el lugar.

Contrariamente a lo que sucede del lado argentino, en Chile las instalaciones, la energía y servicios (luz, gas, agua etc), siempre están en condiciones y los únicos responsables de interferir con el tránsito, por los motivos expresados y detallados en este informe, son las autoridades argentinas.

Comunes a todos los Pasos

Más allá de alguna pequeña diferencia en la infraestructura, por ejemplo el Paso Integración Austral es quien mejor dispone de alojamientos para el personal y servicios (aunque dista de ser bueno), todos (sin excepción) sufren de carencias básicas para vivir dignamente un empleado que debe permanecer allí entre 7 y 15 días, bajo clima hostil, frío, nieve y viento. Esto también afecta la transitabilidad de miles de personas que diariamente atraviesan la fronteras para ir de Argentina a Chile y viceversa o a Tierra del Fuego.

Los baños en Monte Aymond siguen estando cerrados la mayor parte del tiempo, sucios, tapados, lo cual obliga a la gente a hacer sus necesidades en proximidad del complejo o bien pasan del lado chileno para ir al baño.

Los pasos de Cancha Carrera, Laurita y Dorotea carecen de todo. El personal de Migraciones vive en condiciones infrahumanas. En containers, sin agua o muy poca agua caliente, mal calefaccionados, en condiciones insalubres, falta de higiene, conviven con roedores bajo temperaturas de 15 grados bajo cero, se les congelan las cañerías, les faltan servicios, los baños son químicos o letrinas. Todo esto es posible porque, de acuerdo a las declaraciones del mismo personal, “nadie controla los Pasos”. “Los Pasos internacionales en Santa Cruz no cumplen con las mínimas condiciones de higiene y salud, pero está visto que a nadie le importa nada”, dijo nuestra fuente, sin que hasta el momento el gobierno nacional haya hecho nada para revertir una situación que hace varios años se vive en esos lugares estratégicos de la provincia, donde se debe controlar no solo el contrabando y la salida o entrada de personas, sino el narcotráfico y la trata de personas. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 Comentarios

  1. En toda la administración Pública, Nacional, Provincial o Municipal, salvo las Oficinas de los Jefes y alcahuetes, el resto «arreglatelas como puedas, cagá y mea en un tarro» no es nuevo, salvo excepciones en determinadas épocas de la Administración Pública, el resto es «dejalos que ellos se las arreglan» y el dinero destinado a tales fines (que si se encuentran en el Presupuesto) van a los bolsillos de los funcionarios.

  2. Creo que se podrían mejorar las cosas si el personal que cumple sus funciones en los distintos pasos fronterizos dedicaran una parte de su tiempo en las tareas de mantenimiento.
    Ya sé lo que me van a contestar, «que no es función de los empleados administrativos», «que hay una partida presupuestaria para destinar al mantenimiento», «que los empleados administrativos no están capacitados no poseen matrícula homologada para realizar las tareas de mantenimiento», «que si sucede un accidente por causa de tareas de mantenimiento mal realizadas, les puede costar el puesto», etc, etc.
    Lo que puedo decir como ciudadano es que si seguimos colocando pretextos para no esforzarnos ante cada situación dificultosa, los inconvenientes nos van a destruir como país.
    Pasa lo mismo en todos los entes estatales, donde los sindicatos detienen el desarrollo del país. Sólo quiero mencionar que una vez que un solo empleado cambie una lamparita, destape un desagüe, arregle un calefactor, el efecto multiplicador será notable y hará que toda la gente del lugar comience a valorar su espacio de trabajo, se estrechen nuevos lazos entre compañeros y se establezcan nuevos patrones de trabajo y de unidad gremial

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí