Massa celebró el freno a Lavagna y planteó una «gran interna opositora»

0
244
Alternativa Federal - Foto: Prensa

09:30 – Vanidad. Histeria. Espectáculo dantesco. Sergio Massa eligió esas palabras durante la conferencia de prensa que dio ayer frente a las oficinas del Frente Renovador cuando le preguntaron por Roberto Lavagna y su ausencia en la reunión de Alternativa Federal. En rigor, Massa empezó a hilvanar esas palabras antes incluso de que le preguntaran por el exministro. Quería decirlas.

Por: Marcelo Veneranda 

Pareció demasiado castigo para el economista al que Massa señaló durante años como el «faro» de sus equipos técnicos, pero ayer en el entorno del tigrense se celebró como un triunfo, y con cierto desahogo, que el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, le cerrara la puerta definitivamente a la pretensión de Lavagna de ungirse candidato presidencial del espacio sin pasar por el tamiz de las PASO.

Claro que esa fue solo una de las partidas que Massa se jugó entre la cena que anteanoche mantuvo con Schiaretti, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto y el bis que protagonizó el cuarteto ayer por la mañana. La segunda pulseada, quizá más importante, la exteriorizó en los videos que cada miembro del grupo difundió tras el encuentro. A diferencia de sus socios, que insistieron en la tercera vía lejos de Cambiemos y el kirchnerismo, Massa volvió a invitar a «una gran primaria de la oposición».

No hubo desliz ni descuido. Desde el Frente Renovador afirmaron a LA NACION que Massa planteó, durante los encuentros a puertas cerradas, que él se someterá a la voluntad mayoritaria de los gobernadores del PJ. Traducido: que si los mandatarios reclaman que el peronismo compita en unidad en las elecciones nacionales, él buscará un acuerdo con Alberto Fernández, al que ayer le dedicó otro reto, por decir que habían hablado por teléfono.

La apuesta de Massa es que Cristina Kirchner «se bajó» de la candidatura presidencial a la vice como un primer paso para salir definitivamente de la fórmula. Y que, entonces, los peronistas no kirchneristas se quedarán sin argumentos para rechazar una gran interna opositora.

El resto de sus socios en Alternativa Federal no creen que eso suceda, pero prefieren evitar un nuevo conflicto cuando aún no está resuelta la relación con Lavagna. «Dale para adelante», habría sido la respuesta que escuchó el tigrense, según indicó uno de los protagonistas.

Por lo pronto, Massa ayer se embanderó en los colores de Alternativa Federal. Esa fue la tercera pulseada, festejada en este caso por sus socios, que al igual que Lavagna sospechan de los contactos entre Massa y el kirchnerismo. «Hay que superar el fracaso de Macri, que es el fracaso de un gobierno, no de la Argentina, y hay que construir un nuevo gobierno y una nueva mayoría sin volver para atrás. Desde Alternativa Federal invitamos a una gran primaria de la oposición», dijo Massa en un video.

Otra vez, como es su costumbre desde el año pasado, evitó siquiera pronunciar el nombre de la expresidenta. Una táctica que -según sus asesores- le permite ir a la pesca de los votantes kirchneristas.

Cerca de Massa evaluaban con distintas lupas los resultados de la jornada. Mientras algunos celebraban los dardos pronunciados contra «la vanidad de la política» o «el espectáculo dantesco» de las peleas de nombres, otros notaban que Lavagna sigue siendo una pieza central para lograr una interna competitiva que acerque a Alternativa Federal a los números de Cambiemos y el kirchnerismo. Y que una candidatura en solitario del economista sería fatal para el espacio.

Tampoco faltaron dirigentes preocupados porque, mientras el espacio hace gala de tener un programa superador al del oficialismo y el kirchnerismo, solo es noticia por esa pelea de «vanidades».

Nadie eligió recordar un último detalle. Que la foto que se difundió ayer se pareció mucho a la que mostró el cuarteto el 20 de septiembre de 2018, cuando lanzaron el espacio, y muy poco a la de noviembre de 2018, cuando posaron junto a siete gobernadores más. De hecho, la imagen de ayer se pareció demasiado a aquella postal original: 236 días después, están los mismos cuatro, nadie más. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí