Es récord la caída de préstamos al sector privado

0
82

08:30 – Por las tasas altas y la recesión, la participación de estas líneas de crédito en el PBI bajó del 12,3% al 8,4% en solo 18 meses. 

Por: Annabella Quiroga

La combinación de la recesión con las tasas altas hizo que los préstamos al sector privado cayeran 35% anual en mayo en términos reales, descontando el efecto de la inflación. Con esta baja, el peso de estos créditos en la economía desciende varios escalones: en solo un año y medio pasó de representar el 12,3% del PBI a solo el 8,4%.

Un informe de la consultora LCG a partir de datos del Banco Central precisa que cuando se mide específicamente el financiamiento a las empresas, la caída es más dramática. Incluso en términos nominales, sin tener en cuenta el impacto de la inflación, se reduce 14% en la medición interanual. Y  en términos reales se desbarranca 46%.

Un recorrido similar puede verse en los préstamos para consumo: bajan 29% en términos reales. La financiación con tarjeta de crédito cae 23% interanual, mientras que las líneas con garantía (prendarios e hipotecarios) disminuyeron 32%.

«El desplome del financiamiento al sector privado es muy superior al registrado en otras recesiones: corridos 12 meses desde el techo previo acumulan una caída del 35% anual real; en 2014 y en 2016 en igual cantidad de meses el ajuste resultaba apenas superior al 10% real», señaló Melisa Sala, de LCG.

La economista destacó que no hay muchas chances de que esta dinámica se revierta. «La baja de las tasas del programa Ahora 12 (de 45% a 20%) y los créditos de ANSeS ($ 40.000 millones) podrían dar impulso a estas líneas en los próximos meses. De todas formas, no vemos una recuperación marcada del crédito en el corto plazo dada la prioridad que el Banco Central le dará a la estabilidad cambiaria a costa de elevadas tasas del interés».

Según detalla la consultora First Capital Group (FCG), «la relación entre los préstamos al sector privado y el PBI pasó de 12,3% a 8,4% entre diciembre de 2017 y mayo de 2019».

Con la tasa de referencia del mercado, las Leliq, en 70,28%, más el compromiso renovado del Banco Central de mantenerla por encima de 62,5% durante todo este mes como reaseguro para evitar que caigan los rendimientos, aumente la dolarización y se escapen el tipo de cambio y la inflación, todas las señales muestran que las tasas seguirán altas. Incluso la última medición del Relevamiento de Expectativas de Mercado del Central indicó que los participantes esperan que la tasa de Leliq baje marginalmente a 69% en junio y alcance el 55% en diciembre.

Con esta tasa de referencia, el costo de financiamiento para los privados se vuelve insostenible. Los préstamos para empresas no bajan del 80%, mientras que los préstamos personales y las tarjetas rondan el 120% anual. 

“Se evidencia el impacto contractivo en los préstamos a las empresas, que resulta del encarecimiento del crédito como consecuencia de la política monetaria rígida aplicada para tratar de controlar la suba de precios”, explicó Guillermo Barbero, socio de FCG. La operatoria a través de tarjetas de crédito registra un saldo de $ 396.154 millones, lo que significa un aumento del 2,5% respecto al cierre del mes pasado.

Del otro lado del mostrador, los depósitos del sector privado crecieron 2,4% mensual en mayo y promediaron una caída de 1,1% real. Las colocaciones a la vista aumentaron 3,1%, apenas por debajo de la inflación, y depósitos a plazo 1,9% mensual, reflejando una baja real de 1,6%. Los depósitos privados acumulan 4 meses continuos de caída real.

«Como resulta esperable en un contexto de alta inflación y tasa de interés elevada, los depósitos a la vista se comprimieron sensiblemente: acumulan una caída de 17% contra un año atrás medidos en términos reales. Retrocedieron a niveles de 2010», sostuvo Sala. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí