La inflación fue de 3,1% en mayo y se confirma una desaceleración

0
281

09:50 – Desde niveles muy elevados y con una economía atravesando aún una estanflación, el índice de precios oficial de mayo dio una buena noticia: la inflación confirmó el proceso de desaceleración que esperaba el mercado y trajo algo de alivio a la Casa Rosada.

Por: Francisco Jueguen

Este número podría prolongar la buena performance de los activos locales en los mercados financieros, luego de que mejoraran los bonos y las acciones, y bajaran el riesgo país y el dólar tras la elección de Miguel Pichetto como compañero de fórmula de Mauricio Macri para las elecciones.

La suba de precios del mes pasado fue, según el Indec, de 3,1%, acumuló en lo que va del año un avance de 19,2% y en la medición de doce meses mostró una variación de 57,3%. La inflación núcleo, la que mira el Banco Central (BCRA) porque no incluye regulados ni estacionales, fue de 3,2%, lo que evidenció una desaceleración en niveles elevados con relación al 3,8% con relación a abril.

“El proceso de reducción de la inflación es lento”, explicó el presidente del BCRA, Guido Sandleris en conferencia de prensa. “Alcanzar niveles de inflación de un dígito anual requerirá de tiempo y esfuerzo. La perseverancia es clave en este proceso”, afirmo Sandleris y ratificó: “Continuaremos implementando una estricta política monetaria”.

El aumento en Alimentos y Bebidas fue de 2,4%, una décima más baja que en abril. El salto más importante se dio en Salud (+5%), por el alza de las prepagas de un 7%. También el rubro Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (4%) tuvo un avance significativo por la suba de la segunda cuota del gas en mayo, mientras que el capítulo de Transporte mostró un avance de 3,5%, principalmente gracias a la suba de combustibles del mes de 5%.

El Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central estimaba para mayo un Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 3% para el mes pasado. El mismo informe, presentado semanas atrás, habla de una inflación de 40,3% para fines de este año.

Tras la corrida cambiaria del año pasado y el salto de los precios entre septiembre y octubre de 2018, la inflación vivió en el primer trimestre un proceso de aceleración que tuvo su pico en el 4,7% de marzo pasado. A partir de abril, que marcó un 3,4%, comenzó a desacelerarse.

“Estamos viendo señales de que la recesión puede estar cediendo, y se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres”, afirmó el director de Comunicaciones del FMI, Gerry Rice, en la conferencia de prensa en la sede del organismo en Washington. La inflación, agregó, continúa siendo un “desafío”, pero en el Fondo esperan que siga bajando.

“El número estuvo dentro de lo esperado”, afirmó a LA NACION Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina. “Si era menos de 3% era un gran dato, si era más de 3,4%, uno malo. El desempate viene por el lado del IPC core, que se desaceleró bastante gracias a un 2,4% en Alimentos y Bebidas. Ese es el dato a destacar. Hay una tendencia a la desaceleración, pero sigue siendo lenta. Será en junio cuando probablemente se perfore el 3%”, agregó.

“Marcó el segundo descenso seguido. Quizás lo más notable fue una inflación núcleo mostrándose relativamente elevada pese a la estabilidad del tipo de cambio”, dijo Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis. “Creo que va a ser un registros difícil de bajar. Para los próximos meses va a ayudar una inflación de precios regulados más baja”, esgrimió el experto.

“La inflación mensual desciende por segundo mes consecutivo y mayo se consolidaría como el pico máximo de inflación interanual”, señaló Nadín Argañaraz, director del Iaraf. “La cifra de mayo de 57,3% sería el pico de inflación interanual si la tasa de junio es menor a 3,7%. A partir de junio, esa tasa comenzaría a bajar por dos motivos: las tasas mensuales comenzarían a transitar un sendero de descenso mes a mes, y se empezará a comparar contra las bases altas del segundo semestre 2018”, explicó.

“El Banco Central debe afirmar su compromiso con la baja de la inflación más que nunca. La baja de la inflación empezaría a generar cambios en los ingresos reales, lo que puede traer más actividad real y amortiguar la caída de la recaudación tributaria real”, dijo Argañaraz y agregó: “La Argentina podría comenzar a transitar el esperado sendero de desinflación si se mantiene el ordenamiento fiscal y externo que dejó la crisis del año pasado”.

“El dato se ubica por debajo de lo que esperábamos, un 3,5% mensual”, dijo Melisa Sala, economista de la consultora LCG. “Se trata del segundo mes de desaceleración, explicado por la estabilidad cambiaria de los últimos 45 días y el parate de la actividad. Pero todavía se ubica en niveles altos”, señaló y agregó que la núlceo se desaceleró con relación a abril, pero “todavía un escalón más alto que los registros de principios de año por los efectos de segunda ronda del salto del tipo de cambio y la inercia que genera ajustes cada vez más rápidos”.

“Todos los rubros mostraron desaceleración respecto a la dinámica de los tres meses anteriores. Salud fue la excepción por el aumento puntual de las cuotas de las prepagas”, dijo Sala, que anticipó que LCG espera una inflación por encima de 2,5% en junio. Este mes recae la tercera cuota de aumento del gas; el alza los combustibles (2%) y el ajuste autorizado sobre las cuotas de los colegios privados (con un piso de 15%). Entre todos suman 0,8 puntos.

“La posibilidad de que la inflación converja a tasas por debajo del 3% en el segundo semestre dependerá de la dinámica del mercado de cambios. Pero puede haber alguna presión del lado de los salarios en un escenario económico y político en el cual no existe demasiado espacio para seguir comprimiendo márgenes”, cerró la especialista. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí