Para las cámaras, el acuerdo con la Unión Europea fue la renovación de una promesa de mayor competitividad

0
1019
Para las cámaras, el acuerdo con la Unión Europea fue la renovación de una promesa de mayor competitividad

09:50 – Macri habló de reformas y dijo que el acuerdo entre la UE y el Mercosur será una hoja de ruta en ese sentido

Por: Francisco Jueguen

El canciller Jorge Faurie fue el encargado de abrir la reunión para despejar los fantasmas que sobrevuelan el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) . Pese a las dudas de las más de 50 cámaras empresarias en la quinta de Olivos -algunas de las cuales persisten-, hubo un éxito mayoritario. Los empresarios entendieron el beneficio de que las promesas políticas de implementar reformas estructurales en el país se conviertan en un mandato internacional con un cronograma y mecanismos aceptables para emparejar asimetrías.

Luego de Faurie hablaron tres empresarios. El primero fue el más crítico y discordante. El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, planteó sus dudas sobre los tiempos en la baja de aranceles para sectores sensibles, pero sobre todo descreyó de que “los gobiernos” logren consensos para bajar el costo argentino. Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), fue más optimista. Felicitó a Mauricio Macri por el avance “histórico” y celebró que el pacto restringiera las retenciones. El tercero fue Luis Fernando Peláez Gamboa, presidente de Renault y de Adefa, entidad que agrupa a las automotrices. El colombiano fue directamente al hueso: hay que bajar los impuestos y mejorar el costo laboral.

Macri escuchó y luego tomó la palabra. Con un tono tranquilo, pero no complaciente, afirmó que este acuerdo será su hoja de ruta. Para eso, aseguró que es imprescindible comenzar ya a mejorar la competitividad, una promesa que data de los comienzos de su gestión. “Si no arrancamos ya, la propia tecnología nos va a pasar por arriba”, cuentan que dijo el Presidente, que además rescató temas de medio ambiente e infraestructura a mejorar. Sobre este último puso énfasis en las provincias. Volvió a señalar que hay que bajar los impuestos y que las retenciones terminarán en 2020. Hubo aplausos y Macri se fue. Quedaron Faurie; el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica , y los principales negociadores del tratado, Horacio Reyser y Marisa Bircher.

En representación de las pymes, Gerardo Díaz Beltrán y Pedro Cascales dijeron que algunas novedades lograron tranquilizarlos. La primera fue la negociación, aún no cerrada, de líneas de financiación de la UE para las pymes del Mercosur con el objetivo de limar asimetrías. La otra provino del ahora denominado “efecto Grobocopatel” sobre la posible desaparición de sectores. “No se va a dejar a nadie en la banquina. Se va a trabajar en las distintas cadenas de valor”, contó Cascales que prometieron ministros y negociadores. El secretario de Industria de la CAME afirmó además que se tranquilizó a los industriales del calzado ya que no habrá “triangulaciones” asiáticas y las desgravaciones serán a largo plazo, y a otros empresarios con las indicaciones geográficas, para las que “se resguardaron derechos” en el bloque americano y para las que habrá “tiempos de adaptación”.

Para más detalles, ayer ya habían comenzado las bilaterales sector por sector. Hoy habrá otras. El 16 de julio Sica pasará por la UIA. “Lo que me preocupa es ver la letra chica. Pero es un hecho que tenemos un acuerdo, y sobre eso tenemos que empezar a trabajar para llegar lo mejor posible”, dijo LA NACION Acevedo. “El tiempo es clave. Queremos conocer la letra chica para aprovechar esta oportunidad y que no nos pase por arriba”, afirmó Martín Rappallini, presidente de la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires. “Esto es de altísima magnitud. Es el trazado de un sendero para ordenar todo”, señaló Pelegrina, que dijo que “salir de la zona de confort” sumará al comercio, pero también inversiones. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí