martes, septiembre 29, 2020
1 C
Río Gallegos

Nunca visto. Cronograma de pagos, una acción de gobierno que debiera ser normal, usada demagógicamente a días de las elecciones

Destacadas

10:15 – (Por Rubén Lasagno) – Alicia Kirchner luego de asumir en diciembre del 2015, comenzó a retrasar todos los sueldos y las jubilaciones, demoró hasta 20 días el pago de salarios, cuando pagó lo hizo en cuotas, por goteo, negando aumentos y mantuvo por tres años y medios a la gente de Santa Cruz sumida en la incertidumbre y la desesperación de no poder planificar la vida familiar haciéndolas dependiente de la decisión política de pagar salarios cuando ella tuviera ganas, mientras (y OPI lo demostró en más de 10 notas con números oficiales y documentación), la provincia recibió y generó en todo estos años hasta 4 o 5 veces más de fondos por todo concepto, que los ingresados a Santa Cruz cuando en la presidencia estaba Cristina Fernández.

La estrategia de Alicia Kirchner, la cual habíamos descrito en varios de nuestros análisis, era aprovechar la coyuntura de crisis económica nacional y sumar a Santa Cruz manteniendo el mensaje en dos frentes: hacia adentro, culpar a la “herencia recibida” y machacar sobre  “una provincia quebrada”, para justificar los dislates generado en más de 3 años y medio de gobierno y manejo discrecional de los fondos en las cuentas públicas, mientras se ha usado la masa dineraria que debe estar afectada al pago de salarios, especialmente, para jugar en la timba financiera aprovechando las inusuales tasas hasta del 70% que se pagan en el circuito financiero y bancario y lógicamente, colgarse del discurso apocalíptico por los traspiés económicos del macrismo, que no ha sabido controlar la economía e “invertir” en el sostenimiento del aparato político, a nivel nacional y provincial, para que puedan volver Cristina Fernández, su hijo  y en la provincia, particularmente ella misma, como gobernadora.

Bajo estas dos circunstancias, Alicia Kirchner jugó con el dinero de todos los santacruceños y dejó de pagar los sueldos y las jubilaciones, aflojando un poco cuando arreciaban los conflictos, pero paralelamente sometiendo a su influjo a los sindicatos que le ayudaron a transitar estos años de discurso con sequía de fondos para salarios, entre ellos los estatales ATE, UPCN y APAP, desde donde fue ayudada a imponer nuevamente los aportes no remunerativos e ítems en negro en el sueldo de los trabajadores, abolidos por la lucha sindical en el año 2007 y sostener un precario discurso de provincia pobre, mientras la gran masa de dinero inundaba las arcas de un Estado que en los últimos dos años ha manejado más de 40 mil millones de pesos por año y la infraestructura, los salarios, la educación, la salud y la seguridad, entre otros ítems, no reflejan esa realidad.

Hace mucho, también, advertimos que meses previos a las elecciones todo comenzaría a resolverse “como por arte de magia” y el gobierno empezaría a sacar de la galera los fondos hasta ahora ausentes. Para eso Alicia montó el relato de la “recuperación”, se autoimpuso una cucarda en la “estabilización financiera de Santa Cruz” e inmediatamente anunció que hubo un “superávit” tras lo cual vendría el demagógico discurso del “derrame”, lo cual hoy tiñe cualquier mensaje desde un micrófono o como lo demostró en su costoso periplo por C5N y Crónica, donde sin recibir una sola pregunta que la incomode, le pudo contar al país lo bien que está hoy Santa Cruz, después recibirla “devastada”, pero sin decir que hace 28 años son ellos mismos quienes la gobiernan.

- Publicidad -

Y el día llegó

Todo aquello que dijimos se fue cumpliendo inexorablemente hasta llegar a julio de 2019 donde por primera vez en los tres años y medio de gobierno, Alicia Kirchner hace lo que debió hacer siempre: pagar en tiempo y forma y anunciarlo, no como “una conquista” de su gestión, sino como una obligación institucional de cualquier funcionario que se precie de honesto y buen administrador.

El gobierno de Santa Cruz anunció en el sitio oficial el cronograma de pago del sector de la administración pública, organismos descentralizados y jubilaciones, dentro de los márgenes de la ley, como siempre debiera haber sido.

Informó que el viernes 2 de agosto recibirán el pago de sus haberes los pasivos y el martes 6 la administración pública central, quedando para el miércoles 7 los trabajadores del Poder Judicial y del Poder Legislativo, aclarando que este mes se hará el segundo pago del aumento salarial acordado en paritaria.

Si el lector recuerda, desde inicios del 2016 hasta hace pocos meses, gremios como ADOSAC, AMEC, Judiciales y Salud, vienen reclamando dos cosas fundamentales: paritarias y salarios acordes al aumento del costo de vida en la Patagonia austral. Sistemáticamente, Alicia Kirchner se ha negado a aumentar salarios en forma proporcional y cuando hizo algún escaso ofrecimiento, fue con sumas en negro. Las paritarias han sido un juego para extender las discusiones y ganar tiempo en su estrategia de no ceder ante el pedido de recomposición salarial de los gremios.

Hoy, lo que es una obligación de todo gobierno medianamente honesto, que es pagar los salarios y las jubilaciones en tiempo y forma y no guardarse la plata, anunciando claramente mediante un comunicado oficial cuándo y quién cobrará en la provincia, es “vendido” como un logro de este gobierno, cuando es una obligación a la que faltó en todos estos años.

La respuesta es simple: lo hacen por una cuestión meramente electoral. Si el 11 de agosto el kirchnerismo gana, todo volverá a ser como antes, porque reubicarán su estrategia de aspirar fondos por tres años y medio más, echándole la culpa de todas las desventuras al gobierno nacional, a pesar de todas las ayudas que reciban, como sucedió en estos años desde que asumió Alicia Kirchner.

Si pierden las elecciones, al gobernador que venga de aquí a diciembre, le llenarán la provincia de deudas, ingreso indiscriminado de personal y le plantarán bombas que en el 2020 se activarán en el corazón de aquel a quien le toque estar en el poder. Esto, claro está, sin contar con la cantidad de gente propia que el kirchnerismo colocará entre agosto y diciembre, para lograr dos efectos: “pagar” los favores políticos y entorpecer la próxima gestión, obligando al futuro gobernador a echar gente y pagar los costos políticos o lidiar con un Estado ya superpoblado

Como se ve, nada está hecho al azar. El cronograma de pagos emitido por el gobierno provincial no es un ejemplo de superación, prolijidad, transparencia y benevolencia de la gestión de Kirchner, es una moneda más de la demagogia pública que exhibe el kirchnerismo. Dependerá de la gente, del votante el 11 de agosto, interpretar el mensaje y decidir si le gusta lo que le hacen o sencillamente no le molesta que los tomen por estúpido. (Agencia OPI Santa Cruz)

- Publicidad -

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Santa Cruz

“No hay camas de Terapia Intensiva para nadie”: colapsó el hospital de Río Gallegos

Así lo admitió este martes el Gobierno de Santa Cruz, a través de un parte oficial emitido...

Revelan que Donald Trump tiene deudas millonarias por no pagar impuestos

The New York Times reveló que pagó solo 750 dólares en 2016, cuando ganó las elecciones, y...

El presidente de la Corte Suprema convocó a un acuerdo extraordinario para tratar el martes próximo el caso de los jueces desplazados

Por: Hernán Cappiello El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, anunció...

El Gobierno interviene en la paritaria de Comercio, pero los empresarios no están dispuestos a otorgar un aumento

El Sindicato de Empleados de Comercio (SEC), el más grande del país, informó la semana pasada que...
- Publicidad -

Más Noticias

- Publicidad -