El curro de las encuestas y la falta de seriedad del periodismo

5
1984

11:00 – (Por Rubén Lasagno) – Desde siempre quienes hacemos OPI hemos tenido un principio de manual: no repetimos, ni difundimos ningún tipo de encuestas por más “prestigiosa” que sea la consultora difundidora de números sin ningún tipo de comprobación científica y donde solo se debe confiar en sus “resultados”, los cuales, como lo afirmamos muchas veces, son quirúrgicamente extraídos de un análisis político y social de politólogos y sociólogos, más analistas de proyecciones estadísticas los cuales en el mejor de los casos se valen de programas con algoritmos que simulan audiencias segmentadas, tal como nos explicó hace varios años un dueño de esas consultoras top.

Apoyando lo que nosotros ya sabíamos y permanentemente contábamos, a principio de año el consultor Raúl Timerman, en el programa Animales Sueltos, confirmó con autoridad nuestro diagnóstico, aludiendo a que las IVR, encuestas hechas telefónicamente mediante un call center virtual, son poco o nada confiables y además, agregó que esos datos suelen ser manipulados para favorecer al cliente que las paga. A partir de allí, todo periodista que replica una de estas encuestas o está siendo muy inocente (cosa que lo dudo), es un ignorante (lo cual puede ser posible) o está operando para tal o cual candidato, casi seguramente. Y en todo caso, no es serio tomar la opinión de 800 o 1000 ciudadanos, para definir una tendencia.

De acuerdo a la prensa nacional, las encuestadoras, una vez más, quedaron al rojo vivo después de no acertar ni por aproximación lo que indicaban los números a nivel nacional sobre un resultado “levemente mayor” del kirchneirsmo sobre Macri, otros “empates técnicos” y menos aún algunos que auguraban un triunfo del oficialismo por “escaso margen”.

Nadie acertó. Lo datos más promisorios hablaban de una diferencia promedio entre los Fernández y Macri, de alrededor de 5 puntos y fueron 15. Nadie acertó. Todo se resume a una chalatanería barata que despliegan en televisión los que se consideran “gurúes” de las encuestas y son tan flácidos a la hora de hablar como si se tratara del pronóstico del tiempo. Los pronosticadores suelen darnos en un día todas las opciones del clima: “chaparrones aislados, habrá sol hacia la tarde, entrando la noche aumentará el viento y cerca de la medianoche podría bajar la temperatura”. Con estas predicciones, uno no sabe cómo salir de la casa, sin en camisa, con saco, paraguas o abrigo. En algún punto el pronosticador seguramente acertará o no. Más o menos lo mismo me pasa cuando escucho a los “profesionales” de las encuestadoras hablar de las “proyecciones” y las “tendencias“.

Por eso decimos y sostenemos permanentemente que las encuestas se han transformado en una falacia que la construyen en un “tablero de dibujo” a gusto e imagen de quiénes las encargan. Hace mucho tiempo dejaron de ser confiables y un dato de la realidad, especialmente por la forma en que se llevan a cabo. Actualmente se abandonó por el costo y por razones de seguridad, la encuesta puerta a puerta, la única más o menos confiable. Desde que arreciaron las telefónicas, todo se desvirtuó, inclusive hasta en el procesamiento de los datos, donde los “especialistas” vuelcan en las planillas lo que se le ocurre, de acuerdo a las necesidades de su cliente.

Ni un acierto

Opinaia, la encuestadora que figuraba como la más cercana a la verdad en el 2015, en esta oportunidad Alberto Fernández se imponía por un 35,8% contra 33,9% de Mauricio Macri, con casi dos puntos de diferencia. Si proyectaban indecisos, la diferencia se achicaba a 1,2%: 37,6% a 36,4%. Falso

Management & Fit, difundió sus números con una ventaja de 1,9 puntos, con 41,2% para el Frente de Todos y 39,2% para Juntos por el Cambio. Falso

Publicidad in Read: los últimos sondeos muestran que gana Alberto por entre 2 y 5 puntos de ventaja. Falso

Raul Aragon y Asociados, tenía al Frente de Todos con 42,2% sobre un 35,9% de Juntos por el Cambio, con un margen de error de +-2,2 con 9 puntos de diferencia con la realidad. Falso

Marketing & Estadística arrojó una diferencia de 4 puntos durante la semana previa al escrutinio. Falso

Real Time Data pronosticó en la última semana que la diferencia entre los espacios polarizados de la política era de solo 1 punto: 39 a 38%, también a favor de Fernández. Falso

Synopsis en sus encuestas previas la fórmula K llegaba a 37,97% contra 33,99% del binomio oficialista. La diferencia, de 3,98 puntos. Falso.

Gustavo Córdoba & Asociados le daba una brecha de 7,6 puntos. Falso

Germanos & Asociados arrojó una diferencia a favor de Fernández-Fernández de 5 puntos. Falso

Hugo Haime, histórico consultor vinculado al peronismo, puso a los Fernández con 13,5 puntos de ventaja, el más cercano a la realidad pero teniendo en cuenta que siempre forzando los números a favor del kirchnerismo, como lo hizo en el 2015, con lo cual no tiene entidad seria, sino es un “acierto” circunstancial. Falso

Analogía, dio una ventaja de 42 sobre 38 a favor del kirchnerismo con 4 puntos de diferencia. Falso

Tendencias arrojó cifras de 5,8 puntos de ventaja entre los Fernández y Macri, con el 38,5 y 32,7 entre uno y otro. Falso.

En síntesis, ninguna de las encuestadoras pudo siquiera prever una diferencia  de casi 15 puntos como se dio en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del último domingo. Esto arroja  una conclusión: las encuestas no son confiables, los datos son inexactos y por lo tanto no sirven para tomar decisiones.

Sin embargo la culpa no es de las encuestadoras. Sus dueños han visto un nicho de negocio y lo explotan. Son los políticos que desvirtúan todo al usar estos datos para dar imágenes falsas de triunfos que no existen o de ventajas que ni siquiera sueñan y los medios de comunicación que replican como un oráculo estas verdaderas mentiras, tendenciosas con mensajes sublimados para endulzar al votante a que vaya para uno u otro lado.

Una de las responsabilidades básicas del periodismo es ser equidistantes de las operaciones políticas, de las redes sociales y de las encuestadoras que tratan de torcer la luz  en beneficio de sus abonados. Hoy más que nunca es imprescindible la crítica periodística. Vale más la opinión de un periodista que analiza el entorno y está en contacto con su audiencia y/o lectores, que la pretendida “elaboración de datos falsos” distribuidos por empresas que cobran millones de pesos para operar o bien para trabajar sobre las mismas proyecciones y trazabilidad de emociones, con que lo hace un periodista serio.

Claro, al periodista siempre le es más fácil leer o transcribir lo que le mandan y en todo caso siempre tiene a mano la excusa de cargarle a la empresa consultora la responsabilidad de haberlo dicho. pero no es así, el periodista tiene la responsabilildad fundamental de no difundir cuestiones que no puede corroborar. La pretendida “seriedad” de una consultora, no puede ser suficiente razón para que no haya otra palabra más que los datos arrojados por ella. Dicho esto, el periodista es absolutamente culpable de emitir estos datos como opinión cierta, incorroborable, tal comoa quellos que se valen de las redes sociales para hacer análisis de versiones que ruedan por Facebook, twiter y Whatsapp.

Las encuestadoras y las encuestas, una vez más, han fracasado. ¿Volverán alguien a confiar en ellas para octubre? ¿Habrá medios que se animen a tomar sus datos como opinión con base científica y jugarse exponíendolos como verdad revelada?.

Eso es lo que diferencia al periodismo que hace cualquier cosa por ser leído y aquel que busca ser leído por lo que hace. (Agencia OPI Santa Cruz)

5 Comentarios

  1. Pero como ? En vuestra nota ” Las maniobras de Carambia y Prades, tan obvias como absurdas” del 26 abril del corriente año, ustedes escribieron textual “..en las últimas encuestas, Facundo Prades no suma más del 6% de intención de voto y una altísima imagen negativa en zona norte; en el resto de la provincia, no tiene incidencia su imagen al igual que Carambia…”

    Muchachos a ponerse de acuerdo, cuando les conviene usan las “encuestas ” y cuando no, las critican???

    Ay ay ay

    • UHHHHHHHH NOKAUT OPI, ES VERDAD LO QUE DICE MARCOS Y COINCIDO, EN UN MONTÓN DE COLUMNAS DE ESTE PORTAL USAN SUPUESTOS NÚMEROS DE ENCUESTAS, NO CHAMUYEN MAS, HAGANSE CARGO

    • Marcos. totalmente cierto. Esta claro que Opi hace rato que ha dejado de ser “periodismo independiente”, y esta claramente en contra del Gobierno de Alicia Kirchner. El algunas nota tiene mucha razon, en otras se equivoca mal. La verdad, no siempre se conforma a todos los lectores, porque existen variedades de pensamientos o de ideologias políticas, pero como escribi hace unos meses en este mismo espacio, el pediodismo debería trata o informar con la mayor imparcialidad posible, cosa que algunos medios no hacen.

  2. (Hugo Haime, histórico consultor vinculado al peronismo, puso a los Fernández con 13,5 puntos de ventaja, el más cercano a la realidad pero teniendo en cuenta que siempre forzando los números a favor del kirchnerismo, como lo hizo en el 2015, con lo cual no tiene entidad seria, sino es un “acierto” circunstancial. Falso)…

    Disculpame pero en 2015 pude acceder a este consultor y daba a Macri 1 punto arriba en el ballotage. La encuesta la pagó el Banco Provincia en su momento.
    Ahora estuvo muy cerca. Creo que con el definitivo va a estarlo más.

  3. En estas PASO hubo FRAUDE PRE PAGO KK,la realidad como dice OPI en sus notas ..son las encuestas que hacen los pocos periodistas “serios”.En Octubre gana la DEMOCRACIA,LA LIBERTAD,LOS DERECHOS,EL PROGRESO Y DESARROLLO de Argentina.Mauricio Macri 2019 !!!!

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí