El eterno conflicto con la gente del SIPEM

7
1152
El eterno conflicto con la gente del SIPEM

11:00 – (Por Rubén Lasagno) – Desde que se habilitó el sistema medido y pago (SIPEM) a través del municipio, en Río Gallegos, viene sucediendo exactamente los mismo con cada intendente. En las primeras intendencias de Héctor Roquel se tomó a personal contratado para las tareas y bajo presión del propio personal en situación de precariedad laboral, al cabo de dos años, comenzaron a surgir los reclamos para ser incorporados a planta permanente. Finalmente, Roquel lo hizo. Luego llegó Cantín y para el SIPEM tomó a personal contratado con la excusa de dar trabajo, al cabo de dos años empezaron las protestas, los conflictos, los pedidos del SOEM y finalmente terminaron entrando a planta. Llegó Giubetich y nuevos contratados llegaron para el SIPEM. Ahora el conflicto continuará hasta tanto el intendente no los pase a planta permanente (PP) y por supuesto, con el apoyo del SOEM.

Seguramente éste personal pasará a revestir como trabajador con estabilidad dentro del municipio y el intendente que venga a partir de diciembre, nombrará a una serie de contratados más para el SIPEM que después de un tiempo exigirán el pase a planta permanente, lo cual terminará ocurriendo meses previos a las elecciones del 2023. Y así seguimos y así también, el municipio de Río Gallegos sigue acumulando personal como capas de cebolla, que se tropieza en las oficinas sin tener mucho que hacer.

El municipio de Río Gallegos es uno de los más poblados de la provincia teniendo en cuenta la relación empleado-habitantes, sin que haya una cifra exacta porque no hay relevamientos serios, pero anda en alrededor de 4.000 empleados. Como en el Consejo Deliberante donde cada concejal llega con 8, 10 o más “colaboradores” que en su mayoría los dejan nombrados en la planta permanente del CD cuando el edil deja el cargo, en el municipio pasa lo mismo con el personal del SIPEM y otros sectores cuyo análisis no incluiremos aquí.

Cada intendente, en vez de mantener en el SIPEM a la gente que es pasada a planta, la incorporan a la nómina municipal de PP distribuyéndola en tareas administrativas de otro tipo dentro de la estructura municipal y luego abren otros ingresos contratados para el trabajo de estacionamiento medido y pago, generando una recarga de empleados públicos quienes, dentro del municipio no tienen funciones específicas o si las tienen no hace la diferencia, por cuanto la sobrecarga de empleados daría para que cualquier intendente hiciera funcionar la Municipalidad en servicios y atención al público en doble turno desde las 08.00 a 14:00 y de 14:00 a las 20:00 de cada día, ampliando las capacidades de recaudación y facilidades de atención para el contribuyente.

Sin embargo nadie levanta una queja respecto de lo que decimos. Los candidatos hacen demagogia con este tema, los intendentes apaciguan los conflictos incorporando cientos de personas cada año y el gremio sale en defensa de los trabajadores como debe ser su tarea específica, pero termina siendo parte de este entramado de responsabilidad a la hora de colaborar directa o indirectamente con el sobredimensionamiento del estado municipal, la consiguiente reducción presupuestaria, las limitaciones para asignar partidas a su misión específica sin concentrar los esfuerzos en otra cosa que no sea el pago de sueldos y lo peor: nada de esto se traduce en una mejora del servicio para los vecinos.

Cada candidato a intendente que asome en estas elecciones va a decir que tiene la solución, pero una vez en el municipio, hará indefectiblemente lo mismo. Mientras en la municipalidad no se racionalice el personal existente asignándole un lugar donde pueda ser productivo, dándole a cada uno una tarea específica, no se planifique de antemano y se aplique un criterio de funcionalidad, va a seguir siendo un organismo inerte, triplicado en personal, deficiente y deficitario. Y nadie habla de echar gente, simplemente detener los ingresos, asignar funciones a los existentes y rever los roles de cada uno en el organigrama municipal, donde sin duda,  una gran mayoría están superpuestos, mal asignados y/o sin asignaciones de tareas (ñoquis).

La operatoria municipal de ir “completando con incorporaciones al personal que se jubila”, es otra falacia orquestada desde los sectores a los cuales les conviene el sostenimiento de una estructura magnificada; en realidad lo que deberían hacer las autoridades es redistribuir las tareas, en vez de tomar gente; pero está claro que en el concepto de la política comunal tanto como en la provincial y nacional, el sentido de eficiencia, ahorro, previsión y racionalidad no es un tema central; como si el dinero de todos fuera de nadie o que trabajar en el Estado no implica ningún tipo de obligación y a todos les asisten solo los derechos. Así nos va. (Agencia OPI Santa Cruz)

7 Comentarios

  1. Es sencillo de solucionar. Se los pasa a planta, como corresponde, para que esos trabajadores no se encuentren en situación de precariedad laborar. Pero en el mismo decreto se les prohíbe por 10 o 15 años el pase a otro sector. O sea, se los nombra efectivo para trabajar en el SIPEM, para seguir cumpliendo funciones en donde esta trabajando actualmente. Ahí esta la avivada de esta gente, que en realidad disfrazan el pase a planta como un reclamo por supuesta estabilidad y lo que están buscando en realidad es salir de la calle, cambiar de función y pasar a algún otro sector. Conozco muchos de los repetidos casos que nombran en la nota, que ingresaron al municipio por esa vía y hoy se los puede ver muy acomodaditos en alguna oficina, mientras que hace no muchos años lloraban por un puesto de trabajo. Resumiendo: Si te contrataron para el SIPEM, trabaja en el SIPEM.

  2. Quieren que los pasen a planta permanente para no trabajar mas son vagos si el municipio tiene 4000 empleados trabajaran 1500 el resto no laburan muchos ni van ni siquiera a cumplir horario todos apañados por el sindicato y por los inútiles y paracitos de los politicos.

  3. En todo de acuerdo, con Municipal y Viento. Y aunque parezca que están para defender los intereses de los trabajadores, los grandes irresponsables junto con la política es el SOEM. Que maleduca a los laburantes, que seguramente ni a leer aprendieron. Es así. El gremio y la clase política son los responsables directos. También el resto de la oposición, porque todos hablan de los derechos y no salen de ahí. Pero a Santa Cruz se la levanta con más responsabilidad que derechos.

  4. Y bueno, así estamos en la Provincia de «Chanta Cruz»…todo de cuarta , ñoquis, acomodos, pocos trabajan y muchos cobran de arriba…un asco….Pero en fin, no se quejen, uds. votan a cada m…..que no se puede creer.. Jodanse!!! ….

  5. La solución es simple: eliminar el SIPEN, estacionamiento libre no hacen falta más empleados y se termina este curro.- El objetivo del SIPEN no se logró.-

  6. Como chiste para toda esta situacion, el impresentable «representante» de los «trabajadores» municipales, (Mansilla) se candidatea como Intendente. Luego de que durante años nos lleno de humo los barrios y las casas de la ciudad y destruyendo la via publica con sus quematas. REALMENTE NOS MERECEMOS ESTO.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí