La devastación de las islas Ábaco tras el paso del huracán Dorian fue peor de la esperada

0
238
La devastación de las islas Ábaco tras el paso del huracán Dorian fue peor de la esperada

07:40 – Las islas Ábaco conforman un pequeño archipiélago ubicado al norte de Bahamas. Aunque no son las más populares entre los viajeros, son una importante base para actividades de navegación a vela y actividades turísticas. Pero contrarios a la tranquilidad que reina normalmente allí, los últimos tres días han sido desoladores para la población local, que sufrió el impacto brutal desde el domingo del huracán Dorian , entonces de categoría 5, el más destructivo de la temporada hasta el momento.

«Aunque la región está acostumbrada al paso de los huracanes, Dorian ha superado ampliamente las expectativas. Ante desastres de esta magnitud, no hay preparación que alcance», dijo a LA NACIÓN Felipe Del Cid, jefe de Operaciones de la Cruz Roja, basado en Panamá, quien dirige la respuesta de emergencia del organismo ante la catástrofe.

«Es una devastación total. Está diezmado. Es apocalíptico. Parece que explotó una bomba «, dijo Lia Head-Rigby a la agencia de noticias AP, que ayuda a dirigir una organización local de asistencia contra huracanes y sobrevoló las islas Ábaco, golpeadas por el huracán. «No se trata de reconstruir algo que estaba allí; tenemos que empezar de nuevo», agregó.

La población de las islas Ábaco -de aproximadamente 13.000 personas- está compuesta mayormente de pescadores y trabajadores manufactureros, así como de una importante comunidad haitiana, que huyó de su país luego de sufrir de primera mano sus propios desastres naturales, incluido el terremoto de 2010.

«El nivel económico en las islas Ábaco es más bajo que el resto, por lo tanto, son los más vulnerables», dijo Del Cid.

La devastación provocada por el huracán Dorian podría significar un fuerte revés a la economía de las islas, en donde es posible que el turismo se contraiga en los próximos meses mientras se efectúan las tareas de reconstrucción.

Como se trata de un «contexto pequeño», la Cruz Roja no espera un aumento en los niveles de inseguridad en los próximos días como ocurre cuando una catástrofe golpea una gran ciudad. Sin embargo, «es importante brindar una respuesta rápida y efectiva para evitar que la gente se desespere frente al desabastecimiento de agua y alimentos», indicó Del Cid.

La Cruz Roja estimó que 76.000 personas -casi el total de la población- fueron afectadas directamente por el huracán en las islas Bahamas, un archipiélago compuesto por aproximadamente 700 islas, y calcula que 40.000 se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. Más de 13.000 viviendas sufrieron daños y según informó el Gobierno de Bahamas, se registraron cinco muertes hasta el momento, todas ellas en las islas Ábaco.

Además, la Guardia Costera de Estados Unidos transportó por aire a por lo menos a 21 heridos en Ábaco. Los equipos de rescate también usaron motos acuáticas para llegar a algunas personas cuando las aguas alcanzaron los techos y las copas de las palmeras.

«Esperamos y rezamos para que la pérdida de vidas sea limitada», dijo el ministro de Salud, Duane Sands.

Sands dijo que Dorian dejó inutilizable el hospital principal de Gran Bahama, mientras que el hospital en Marsh Harbour en Ábaco necesitaba alimentos, agua, medicinas y suministros quirúrgicos. Dijo que los equipos estaban tratando de transportar por vía aérea de cinco a siete pacientes con insuficiencia renal de Ábaco que no habían recibido diálisis desde el viernes.

«El huracán Dorian tiene dos particularidades que lo diferencian de otras tormentas: el movimiento excepcionalmente lento y la intensidad de los vientos sostenidos, que alcanzaron los 249 kilómetros por hora. Mientras más lento es el huracán, más tiempo permanece en una misma zona, generando mayores daños y fuertes marejadas incluso kilómetros adentro de la costa que contaminan con agua salada las fuente de agua dulce de la islas», dijo Del Cid sobre los efectos de este huracán.

Lecciones aprendidas

La temporada de huracanes de 2017 fue devastadora para el Caribe. Cuando la población finalmente comenzaba a despedirse del huracán Irma, cuyos vientos alcanzaron una velocidad máxima de 285 kilómetros por hora y causaron los daños más costosos para la región en la historia, llegó el huracán María, el más mortífero en el Atlántico desde 2004.

Sin embargo, los estragos ocasionados sirvieron de lección para los organismos de respuesta a emergencias caribeños, que procuraron prepararse mejor para futuros desastres naturales. Del Cid explicó que la temporada de 2017 sirvió como un disparador para aumentar la inversión internacional en kits de emergencia. «Hoy estamos mucho mejor preparados. Contamos con artículos de socorro en Barbados, Santa Lucía, Puerto Rico, República Dominicana y Bahamas, entre otras islas. Además, en Panamá, nuestro hub logístico, tenemos almacenada una cantidad para atender a 75.000 personas».

Los artículos de socorro contienen productos de higiene, baldes para acarrear el agua, bidones para almacenar agua limpia, plásticos para proteger los techos agujereados de los hogares, lámparas solares, radios y cargadores. «En la próximas horas, enviaremos un vuelo con artículos de socorro para 4000 personas a las Bahamas», informó Del Cid.

Una vez que el huracán toca tierra, la Cruz Roja activa su red de voluntarios. «Formamos durante todo el año a nuestros voluntarios para que estén capacitados en primeros auxilios, protocolos de evacuación, promoción de higiene y asistencia psicosocial», indicó Del Cid.

Sin embargo, el trabajo más arduo comienza una vez que el huracán sigue su paso, dejando atrás viviendas destruidas, vidas arruinadas, ciudades enteras sin agua potable, sin electricidad, desabastecidas de comida y escenarios propicios para una mayor propagación de mosquitos que transmiten enfermedades como el dengue o el zika.

Las tareas de reparación pueden durar hasta un año, por lo que la recaudación de fondos es una prioridad. Según informó Del Cid, la Cruz Roja Internacional ya ha aprobado USD$ 500.000 del Fondo de Emergencias para el Socorro para el huracán Dorian. Además en las próximas horas haremos un llamamiento a la comunidad internacional de 3,2 millones de dólares para cubrir los costos vinculados a la catástrofe. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí