Operaron con éxito al presidente, que permanecerá internado

0
133

07:40 – Fue intervenido por una hernia derivada del atentado que sufrió el año último; montó una oficina en el hospital

Por: Alberto Armendáriz

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, evolucionaba ayer de manera favorable tras una operación de casi cinco horas en un hospital de San Pablo para corregir una hernia abdominal que se le había producido como consecuencia del atentado que sufrió el año pasado, en plena campaña electoral.

Se trató del cuarto procedimiento quirúrgico al que se sometió Bolsonaro, de 64 años, desde el apuñalamiento ocurrido el 6 de septiembre de 2018 durante un evento proselitista en Juiz de Fora, estado de Minas Gerais. Según los médicos que lo atendieron en el Hospital Vila Nova Star, el mandatario deberá permanecer internado por al menos cinco días y luego tendrá que pasar por una recuperación. El vicepresidente, Hamilton Mourão, asumió las tareas ejecutivas, aunque, según el vocero del Palacio del Planalto, Otávio Rego Barros, el presidente pretende despachar incluso desde la clínica en cuanto se lo permita su estado de salud, para lo cual se montó una oficina allí.

«Normalmente, una cirugía de hernia no demora todo lo que demoró esta, pero no contábamos con que el intestino se hubiese adherido tanto a la pared abdominal», resaltó el cirujano Antonio Luiz Macedo. «No hubo ninguna sutura intestinal ni sangrado. Colocamos una tela de polipropileno para auxiliar el refuerzo del tejido. Imaginamos que después del alta debe viajar en siete o a más tardar diez días. Pero aunque le demos el alta clínica, tal vez espere en el hospital para hacer más exámenes», explicó.

La asamblea de la UN

Pocos días atrás, Bolsonaro había indicado que «aun en silla de ruedas» irá a Nueva York el 24 de septiembre, para la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde quiere dejar en claro al mundo la postura de su gobierno frente a la Amazonia. Debido al número récord de incendios en la selva tropical este año y a su política antiambientalista, Bolsonaro ha recibido fuertes críticas de otros líderes globales, que advirtieron que podrían imponer un boicot a productos brasileños.

El mandatario había llegado al hospital paulista anteayer por la tarde, luego de encabezar en Brasilia su primer desfile militar del Día de la Independencia como presidente, evento que utilizó para reforzar su discurso nacionalista y de soberanía brasileña sobre la Amazonia. Estuvo acompañado por dos de sus hijos, Carlos (concejal en Río de Janeiro) y Eduardo (diputado nacional), así como por la primera dama, Michelle, quienes ayer pudieron seguir el procedimiento desde una sala anexa al quirófano.

El año pasado, luego de ser herido con un cuchillo por Adelio Bispo de Oliveira -un hombre mentalmente desequilibrado, hoy recluido en una unidad psiquiátrica-, Bolsonaro tuvo que ser operado de urgencia en un hospital de Juiz de Fora. Necesitó recibir 2,5 libros de sangre y se le implantó una bolsa de colostomía, que tuvo que cargar hasta después de su asunción al poder. Una vez estabilizado, fue trasladado al reconocido Hospital Albert Einstein, en San Pablo, donde fue intervenido nuevamente por una obstrucción que se le había generado en el intestino delgado. Recién a fines de enero pasó por otra operación para que le sacaran la bolsa de colostomía. Los dos procedimientos realizados en San Pablo habían sido dirigidos por el cirujano Macedo, amigo del presidente.

El médico señaló que a partir de hoy Bolsonaro iniciará una dieta líquida, será evaluado diariamente y tendrá sus visitas limitadas lo más posible.

«No hay prohibición de visitas, pero por recomendación de los médicos entendemos que tienen que ser evitadas», especificó el vocero Rego Barros.

Lo más difícil, como ya quedó comprobado en las anteriores internaciones, será mantener a Bolsonaro alejado de las redes sociales, su plataforma de comunicación favorita. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí