La misteriosa visita de José López a Comodoro Py: a quién fue a ver y para qué

0
376
“Nación-Provincia-Municipio”: López habló y los ex intendentes de Santa Cruz harán fila para declarar

11:00 – El ex secretario de Obras Públicas, custodiado como imputado protegido, buscó precisiones sobre su situación en la causa de los cuadernos de las coimas.

Por: Lucía Salinas

Una taza de mate cocido, varios vasos de agua y la lectura de los planteos que hizo el juez Claudio Bonadio sobre sus dichos como imputado colaborador, marcaron el ritmo de las horas que el ex secretario de Obras Públicas José López estuvo en el quinto piso de Comodoro Py este martes. Reunido con su defensor oficial, Gustavo Kollman, realizó consultas sobre su situación procesal, sobre el inminente envío a juicio oral de la causa de los cuadernos de las coimas y planteó algunas cuestiones respecto a su estadía como imputado protegido.

Después de llamar en varias oportunidades y no ubicar a su abogado, el ex funcionario K pidió ser trasladado a Comodoro Py. Una diferencia con otros detenidos: pidió que cada vez que se pueda lo trasladen para «tomar un poco de aire».

Quería hablar con quien lleva adelante su defensa. Había escuchado que el juez Bonadio enviaría a juicio oral la causa cuadernos, donde él es imputado colaborador. López se encuentra detenido pero fuera del Penal de Ezeiza, ya que después de confesar manifestó temer por su vida y se convirtió en testigo protegido.

Un poco más delgado y menos ansioso, habló con calma y casi automáticamente cuando repasó con Kollman cada una de las causas en las que está procesado. Ya cumple una condena por enriquecimiento ilícito por no poder explicar los bolsos con 9 millones de dólares que buscó esconder en el convento de General Rodríguez. Algo se percibía en su voz: está resignado a que le quedan por delante muchos años de prisión.

Entonces, por primera vez habló de cómo conseguir en un futuro poder obtener salidas transitorias, porque aún tiene la esperanza de reconstruir algo de su vida fuera del sistema penitenciario. Sigue siendo visitado sólo por un amigo, y logró entablar nuevamente relación con su hija. Cuando Kollman le preguntó por su lugar de detención, se mostró expectante ante un eventual cambio. El espacio es reducido, sólo cuenta con su cama, una radio con la que suele mantenerse informado y un pequeño margen para salir de la pequeña habitación y poder realizar caminatas. No se queja, pero tampoco rechazaría una eventual mejora.

Como contó Clarín, López llamó a Comodoro Py el 12 de agosto, después del contundente triunfo del Frente de Todos en las PASO y preguntó qué iba a pasar con él, con las causas en curso y sobre todo, con el expediente en el que se convirtió en imputado colaborador. Su visita de este martes estuvo vinculada a la causa de los cuadernos.

La semana pasada, López recibió un llamado telefónico para avisarle que tenía a su disposición una copia de la resolución del juez Claudio Bonadio en la que certificaba los «aportes sustanciales» de los 31 arrepentidos del caso, un requerimiento legal clave para que puedan acceder a los beneficios de la ley cuando se realice el juicio oral.

El ex funcionario K quería leer los planteos del juez sobre sus dichos. Cuando decidió arrepentirse, se convirtió en el primer ex funcionario de peso que aceptó acogerse a la figura del imputado colaborador. Durante aquellas más de ocho horas en la fiscalía de Carlos Stornelli, contó cómo le cobraban a los empresarios los sobornos y cuál el rol de la ex Presidenta, a quien señaló como “conocedora de los hechos”. En su confesión, dijo que la senadora tenía en sus manos un cuaderno donde se detallaban -de puño y letra de Néstor Kirchner- porcentajes de coimas, empresas, montos y obras.

“En 2010 con la muerte de Kirchner, se suspende todo y en enero de 2011 me llama la presidenta al despacho en Olivos en el sector de la jefatura de gabinete, y me dice “podés ser parte del problema o de la solución, y me muestra el cuaderno que siempre escribía Néstor. Kirchner era de hacer audiencias personales y lo que se desarrollaba en esas reuniones lo anotaba en esos cuadernos que solían ser de marca Arte, yo conocía esos cuadernos porque ahí generalmente anotaba todo”, declaró López.

Después, el ex funcionario K señaló que era Cristina Kirchner “quien fijaba los montos que debían cobrar las firmas de Lázaro Báez, Cristóbal López y Electroingeniería”. Y agregó que “la Presidenta era quien aprobaba el listado de empresas, era requerido todos los meses por Cristina y De Vido y se lo entregaban en mano y en papel, a cada uno por su lado. La Presidenta fijaba los montos que debían cobrar básicamente Austral, CPC, Electroingeniería y JCR y lo que sobraba se repartía en forma proporcional con el resto de empresas”.

El juez Bonadio ponderó este testimonio como uno de los más relevantes para dar por corroborada la “estructura delictiva” que se dedicó a la “recaudación de fondos ilegales” con “Cristina Kirchner como jefa de la asociación ilícita”.

En la oficina de su defensor oficial, el ex funcionario K volvió a leer su confesión en silencio y sin realizar consultas. Lo alivió leer que Bonadio señaló que sus dichos fueron corroborados y que fueron importantes para el avance de la causa. Pidió un poco más de agua. y después se retiró bajo un celoso dispositivo de seguridad. Había permanecido poco más de una hora en el edificio de Tribunales. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí