Cristóbal López y su socio suman otra causa por cobrar con su constructora una obra que no terminaron en Chubut

0
140

Los dueños del Grupo Indalo fueron denunciados por el la SIGEN, que los acusa por defraudación. También están en la denuncia un hijo y el hermano de López. Investiga Bonadio.

Por: Lucía Salinas

Preso en la causa donde se lo procesó por defraudación al Estado al no pagar a la AFIP 8.000 millones de pesos con su empresa Oil Combustible, Cristóbal López suma problemas en la justicia. Fue denunciado por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) por el delito de defraudación al Estado por una obra que su empresa CPC recibió en Chubut, su provincia de origen. El Gobierno de Mauricio Macri lo denunció por percibir fondos injustificados en el marco de la licitación y por no concluir la obra. El empresario K cargó en su declaración contra el juez Claudio Bonadio y dijo que sólo se lo imputó “por ser accionista” y que como tal “no soy responsable de las decisiones de la firma”.

- Publicidad -

El dueño del Grupo Indalo y su socio Fabián De Sousa sumaron otra causa por defraudación. Según la imputación, el perjuicio generado se perpetró contra el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), que había contratado a CPC para la obra, que consistía en el mejoramiento del abastecimiento de agua potable por medio de un acueducto que toma agua del Lago Munster que se ubica en la provincia de Chubut y que finaliza en la ciudad de Caleta Olivia (Santa Cruz). La obra se realizó entre 2013 y 2017.

La SIGEN denunció a ex funcionarios de ENOHSA y a los titulares de la empresa CPC, es decir Cristóbal López, su hijo mayor, Cristóbal Nazareno; su socio Fabián De Sousa, su hermano Osvaldo De Sousa, entre otros.

Según el informe de la SIGEN, se pagó a CPC 13.141.942 pesos  por “obras incompletas que el ENHOSA certificó como culminadas”, detallando una cantidad de obras que figuraban en la certificación. La imputación contra el empresario K y su socio, sostiene que en el análisis de los trabajos realizados, se detectaron faltante de piezas, “falta de instalación del caudalimetro, falta de conexión al Acueducto de la Aspiración, falta de instalación del conducto de ventilación”, entre otros aspectos.

“Otro acto infiel fue que que se aprobó una modificación en el proyecto y se advirtió en dicha obra una infracción a la ley de obras públicas, al momento en que se realizaron las modificaciones al proyecto original alcanzaron un 87,25%, superando así el límite legal previsto por ley”, señala la imputación.

Otra de las acusaciones contra Cristóbal López y De Sousa, según el expediente que lleva el juez Claudio Bonadio, sostiene que ENOHSA emitió “pagos a CPC por la suma de 21.797.311 pesos en concepto de materiales y equipamiento acopiado en obra sin sus respectivos certificados de acopio, otros 5.388.503 pesos en modificaciones al proyecto que no fueron debidamente convalidadas y 1.422.447 pesos en materiales con certificados de acopio que no fueron instalados en la obra”.

Este martes, el empresario K fue trasladado a Comodoro Py para declarar en dicho expediente. Mientras, afuera de la secretaría del juzgado de Bonadio lo esperaba su hijo Cristóbal Nazareno López, que fue citado igual a indagatoria.

Representado por el abogado Fabián Lértora, el dueño del Grupo Indalo sostuvo: “Yo no he participado de ninguna defraudación contra el ENOHSA como se me acusa”, asimismo dijo desconocer a las autoridades imputadas.

Por supuesto admitió conocer a quienes integran la constructora de su holding , pero al respecto aclaró: “Sí sé que la firma CPC hizo la obra del Acueducto de Sarmiento a Comodoro Rivadavia a Caleta Olivia, nunca visité la obra, ni los obradores ni tengo ninguna idea de detalles técnicos de la obra, sé solamente el título”.

En su declaración, Cristóbal López cargó contra el juez Bonadio: “me está imputando por mi condición de accionista titular de CPC cosa que no es real, eso es falso. Yo ya lo recusé y sigo viendo que el juez es parcial y aclaro que no se puede participar de una defraudación por el hecho de ser accionista”.

López indicó que una imputación “que se basa en atribuir responsabilidad penal por el sólo hecho de ser accionista implica violar todos los principios legales y constitucionales vinculados al derecho penal”.

Se refirió entonces a la causa conocida como los cuadernos de las coimas, donde el juez Bonadio lo procesó con prisión preventiva en el tramo donde se investigaron sobornos en la obra pública. Cristóbal López dijo que en dicho expediente “no se imputó a ningún accionista”. Y añadió, “los accionistas no somos responsables de los actos que comete el directorio, la responsabilidad de una sociedad o una persona jurídica la tienen los directores”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí