A dos días de las elecciones los concejales en cinco minutos pasaron a planta a medio centenar de monotributistas

2
195

17:00 –  (Por Rubén Lasagno) – Los Concejales de Río Gallegos, a dos días de las elecciones, hicieron causa común, se reunieron en “extraordinarias” por diez minutos y allí decidieron, por unanimidad, incorporar a 51 monotributistas de la Municipalidad, ampliando nuevamente (y como cada año y cada fin de mandato) la plantilla de personal municipal que desde hoy tiene más empleados con categoría 10, aumentando más aún el déficit municipal y con el pedido y reconocimiento del propio sindicato (SOEM), el cual (también) amplía considerablemente el monto que le ingresa mensualmente por percepción de afiliados.

Lea: El eterno conflicto con la gente del SIPEM

De esta manera el intendente Roberto Giubetich, el SOEM y los Concejales, hicieron “el trabajo sucio” sin siquiera esperar que el nuevo intendente asuma y decida a partir de diciembre. La visión del sindicato es que “gracias a la decisión de los concejales los precarizados pasan a ser empleados de planta”. Sin embargo, cuando en la próxima gestión vuelvan a tomar personal precarizado, el gremio no se va a oponer, porque saben que a la larga, ya sea a fines de cada año con con el cambio de mandato, los concejales y el intendente de turno, se unirán en una decisión clave: meter a todos adentro.

El hecho de haber ocurrido dos días antes de las elecciones, configura el sentido oportunista de la medida y como si fuera poco, los ediles que suelen no ponerse de acuerdo por razones políticas, concurrieron todos (excepto uno de ellos) y levantaron la mano para liquidar el trámite en tiempo express.

Las quejas permanente de los propios intendentes es que el 90% del presupuesto municipal se va en sueldos. El SOEM pide recomposición salarial y hace paros anualmente quejándose de porque en Paritarias el Ejecutivo le dice que no tiene plata. Paralelamente los Concejales y el gremio reclaman al Ejecutivo la provisión de elementos de trabajo, remarcando que los empleados municipales tienen carencia de ropa de trabajo, herramientas y maquinarias. Como contrapartida los Intendentes aluden permanentemente falta de presupuesto.

Pero todos: Intendentes, concejales y el gremio, cierran filas a la hora de (anualmente) hacer ingresar personal precarizado que han tomado sistemáticamente cada año. Obvio, después el sindicato sale a decir “debemos defender a los compañeros precarizados”, pero en realidad lo que debiera haber hecho el sindicato era protestar para que el municipio no tome más gente; sin embargo eso no lo hacen.

Hoy, el titular del SOEM Pedro Mansilla, reconoció en Fm News que “seguramente el próximo intendente va a venir con un montón de gente”, dijo, reconociendo cuál es el problema, pero no aportando a las soluciones.

Conclusión: el sobredimensionamiento de personal en la Municipalidad de Río Gallegos es responsabilidad directa de los intendentes de todos los partidos, los concejales que están y los que pasaron y el SOEM, que no protesta cuando toman gente y luego hace paro exigiendo su pase a planta.

Esto genera lo que se conoce como “capas de cebolla” (unos sobre otros en ingresos sucesivos), fenómeno común en la administración pública provincial y municipal en la provincia. Lo que no suelen ver especialmente los sindicatos, es que más allá de aporte de la cuota sindical, la gente que se incorpora resta al presupuesto municipal y eso impide dar aumento, comprar herramientas y transforma a los casi 5.000 empleados en una carga innecesaria sobre los pocos contribuyentes que aún quedan en la ciudad, porque el trabajador, el empresario, el comerciante y el vecino, entiende que a ninguno de éstos les importa que ese déficit recaiga en ellos en forma de más impuestos, aumentos de tasas, patentes etc.

El accionar de los intendentes, los concejales y el sindicato, es típico de la cultura argentina: quien no tiene trabajo, debe ser cubierto por el Estado. Como si la plata del Estado no fuera de nadie. Sólo que a ese Estado (municipal, provincial o nacional) lo sustentan los trabajadores privados, comerciantes y vecinos, que ya están hartos de tanta mentira, oportunismo y burla desde los sectores que debieran defender los fondos públicos y ser al menos, eficiente en la tarea que tienen encomendada. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 Comentarios

  1. Las “capas de cebolla” son para llorar. Han transformado al municipio en algo inviable cuyas consecuencias las padecen todos los habitantes.

  2. “PRECARIZADOS ” LOS MONOTRIBUTISTAS? JAJAJAA.. CONTATE OTRA. ESTA PROVINCIA NO TIENE ARREGLO. VA A SEGUIR SIENDO UN FEUDO DE CUARTA. Y LAMENTABLEMENTE YO ME VOY A MORIR EN ELLA. QUELEVACHACHE.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí